La gestión pasiva toma el nombre por oposición a la gestión activa. Ningún gestor selecciona acciones, si no qué sigue de forma pasiva a un índice.