(Artículo elaborado por Haris Anwar, analista de Investing.com)

* Presenta sus resultados del tercer trimestre de 2019 este lunes, 28 de octubre, tras el cierre

* Expectativa de ingresos: 40.300 millones de dólares

* Expectativa de BPA: 12,28 dólares

Para el gigante de los motores de búsqueda Alphabet (NASDAQ:GOOGL), sociedad matriz de Google, es más importante que nunca mostrar a los inversores que su generador de crecimiento permanece intacto en un momento en que se enfrenta a una de las investigaciones antimonopolio más intensas de nuestros tiempos.

Y de hecho, a pesar de este incierto entorno regulatorio, no hay señales de que el gasto en publicidad digital se esté debilitando. Por esa razón, los analistas esperan un crecimiento del 19% de las ventas de Google hasta un total de 40.300 millones de dólares en el tercer trimestre, y aproximadamente el mismo crecimiento para el actual año fiscal.

Pero el alto nivel de escrutinio significa que un pequeño traspiés en el rendimiento de los ingresos de Alphabet podría causar un gran movimiento negativo de sus acciones, que cerraron el viernes en 1.264,30 dólares, tras subir un 13% este año. Las acciones se han visto sometidas a una gran presión durante la mayor parte de este año ante las preocupaciones en torno a que un aumento del gasto podría deteriorar los resultados finales.

 

Alphabet

Alphabet

 

Alphabet y Amazon.com (NASDAQ:AMZN) se encuentran entre las empresas que están siendo investigadas en la gran revisión antimonopolio del Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre si las empresas tecnológicas más importantes del mundo están asfixiando a la competencia.

El jefe antimonopolio del Departamento de Justicia, Makan Delrahim, dijo en una conferencia de tecnología del Wall Street Journal este mes que el desmantelamiento de una empresa tecnológica está "claramente sobre la mesa" si las pruebas descubiertas en la investigación lo justifican.

Por otra parte, los fiscales generales de 48 estados de Estados Unidos, la Comisión Federal de Comercio, los comités del Congreso de Estados Unidos y la autoridad antimonopolio de Europa también están investigando a Alphabet y otros gigantes tecnológicos.

El ancho foso de Google

No es la primera vez que Google se enfrenta a investigaciones antimonopolio. Se ocupó de una larga investigación federal que terminó en 2013 sin daños importantes a la compañía. Esta vez, sin embargo, el tamaño y el alcance de estas investigaciones son lo suficientemente grandes como para sembrar el pánico entre los inversores y la incertidumbre en torno a sus acciones.

La pregunta para los inversores es si deben seguir centrándose en los fundamentos comerciales de la empresa o empezar a tener en cuenta un posible resultado adverso de estas investigaciones, que podría tardar años en completarse.

En nuestra opinión, Google es una empresa con un fuerte foso que es casi imposible de desafiar. Más del 90% de todas las búsquedas en Internet tienen lugar a través de Google y su filial YouTube. Cada día, Google procesa 3.500 millones de búsquedas que convierten su plataforma en la más valiosa para los anunciantes.

Eso significa que las empresas no tienen más remedio que anunciarse en la plataforma de Google. Debido a su enorme presencia en Internet, el gigante de los motores de búsqueda domina el mercado de la publicidad digital con un 40% de control del mercado a nivel mundial.

Es casi imposible predecir el resultado de estas investigaciones regulatorias y su impacto en el negocio de Google, pero si nos fiamos de la historia, tales investigaciones generalmente terminan con una enorme multa e imponen cambios en las prácticas internas de la compañía. Google ha lidiado recientemente con ambas cosas en Europa, sin perder su cuota de mercado allí.

La compañía, con su fuerte músculo financiero, está a la vanguardia de las innovaciones tecnológicas que impulsarán el crecimiento futuro y podrían ayudar a diversificar sus ingresos que ahora giran en torno al negocio publicitario. En particular, la tecnología de los vehículos autónomos presenta la mayor de las oportunidades para Alphabet.

Según una nota reciente de los analistas de Deutsche Bank, el negocio en la nube de Alphabet por sí solo asciende ahora a 225.000 millones de dólares. La unidad podría anunciar un crecimiento anual compuesto del 55% entre los años 2018 y 2022, y alcanzar unas ventas anuales de alrededor de 38.000 millones de dólares para 2025, escribieron los analistas.

En conclusión

Google tiene el poder financiero y la estrategia de crecimiento futuro para hacer frente a los próximos desafíos de las acciones regulatorias y el aumento de la competencia. El ruido suscitado en torno a las últimas investigaciones antimonopolio, en nuestra opinión, no debería desviar a los inversores de lo que tiene que ofrecerles. Sus motores tradicionales de crecimiento se mantienen intactos y la compañía se dispone a hacerse con una parte importante de las nuevas áreas de crecimiento, de manera que Alphabet es sin duda una buena opción de compra y retención.