Investing.com
Investing.com
¿Qué pasa con las vacunas? Hemos preguntado a las farmacéuticas y...

¿Qué pasa con las vacunas? Hemos preguntado a las farmacéuticas y...

0
Me gusta
1
Comentar
Guardar

(Artículo elaborado por Laura Sánchez, editora jefe de Investing.com)

La tensión entre la Unión Europea y las farmacéuticas va en aumento. Cada día que pasa, conocemos nuevas noticias que avivan el fuego entre ambas partes.

En Investing.com hemos querido conocer de primera mano qué está pasando y la opinión de las farmacéuticas al respecto, ya que el hermetismo en torno a los contratos y a los problemas de suministro resulta extraño.

Hemos contactado con Pfizer (NYSE:PFE) y con AstraZeneca (LON:AZN). Las preguntas eran simples y sencillas:

1- La Comisión Europea acusa a la compañía de no cumplir con el contrato. ¿Qué tienen que decir a este respecto? ¿Por qué no se cumple el contrato?

2- Se dice que algunas farmacéuticas están revendiendo vacunas destinadas a la UE a otros países que pagan más dinero por las vacunas. De ahí los "problemas" de desabastecimiento. ¿Es el caso de su compañía?

3- Se está hablando mucho de que los contratos entre farmacéuticas y estados/países sea privado, a petición de las farmacéuticas. No se puede hacer público. No se conoce el contenido. ¿Por qué este hermetismo? En caso de que no sea cierto, ¿podría cualquier persona conocer los términos de este acuerdo?

4- También se dice que en estos contratos hay cláusulas relacionadas con los posibles efectos secundarios de la vacuna en los pacientes, en los que la farmacéutica se descarga de toda responsabilidad. ¿Es cierto?

5- También se dice que, históricamente, el desabastecimiento en las vacunas/medicamentos contra enfermedades viene impulsado por las propias farmacéuticas, con el objetivo de finalmente poder subir los precios. ¿Es cierto? Si no lo es, en su opinión, ¿cuál es el porqué del desabastecimiento que está sufriendo la UE en este momento, si ya había un compromiso previo?

Pero, además de simples y sencillas, quizá también eran algo incómodas.

En el caso de AstraZeneca, no ha habido respuesta. “En estos momentos no tenemos portavoces disponibles. Si más adelante tuviéramos algún portavoz para entrevistas tendremos en cuenta tu petición”, nos han dicho desde la farmacéutica.

Por su parte, Pfizer no ha respondido a las preguntas, sino que nos ha enviado una respuesta ‘tipo’ en unos breves párrafos. Esta ha sido su respuesta:

“Debido a la urgente necesidad de vacunar a más personas, hemos explorado formas innovadoras de aumentar la cantidad de dosis que podemos suministrar este año, y ahora creemos que potencialmente podemos administrar aproximadamente 2.000 millones de dosis para finales de 2021.

Pfizer y BioNTech han desarrollado un plan que permitirá la ampliación de las capacidades de fabricación en Europa y que permitirá suministrar de manera significativa más dosis en el segundo trimestre. Para lograrlo, se requieren ciertas modificaciones de los procesos de producción. Como resultado, nuestras instalaciones en Puurs, Bélgica, experimentaron una reducción temporal en el número de dosis entregadas durante la pasada semana. Hemos retomado el programa original de suministro a la Unión Europea este lunes 25 de enero, y a partir de la semana del 15 de febrero, habrá un aumento de suministro lo que nos permitirá alcanzar la cantidad de dosis de la vacuna comprometidas totalmente en el primer trimestre y significativamente más en el segundo trimestre.

La empresa informó sobre los cronogramas de entrega actualizados a la Comisión Europea, los estados miembros de la UE y otros países afectados por los cambios.

Pfizer y BioNTech están trabajando incansablemente para respaldar la implementación de las campañas de vacunación en todo el mundo no solo expandiendo sus propias capacidades de fabricación, sino también agregando más proveedores y fabricantes para aumentar la capacidad total de fabricación”.

AstraZeneca ha desmentido en otros medios que esté revendiendo vacunas al mejor postor, pero esto no parece haber convencido a la Comisión Europea (CE).

Ayer por la mañana, AstraZeneca cancelaba una reunión prevista para ese mismo miércoles con la Unión Europea para tratar sobre los problemas en el suministro de vacunas, y después de que la Comisión Europea, tras no estar contenta con las explicaciones aportadas por la farmacéutica, solicitaba que el contrato entre ambas partes se hiciera público.

AstraZeneca cancelaba la reunión de forma unilateral. La CE amenazaba a la farmacéutica con hacer público el contrato y, acto seguido, la compañía reculaba y volvía a aceptar la reunión.

Una reunión que duró cerca de 3 horas y que terminaba con la petición de la CE de que AstraZeneca cumpla con su contrato, y proporcione dosis de las plantas de Reino Unido si hace falta.

Cada vez hay más voces contrarias con un hermetismo absoluto alrededor de unos contratos que no pueden hacerse públicos y con unas cláusulas abusivas (potencialmente), de las que nadie habla tampoco públicamente.

Y, lo que es peor, cada vez se hace más extraño el porqué de la imposibilidad de las farmacéuticas a cumplir con los contratos de suministro. Al menos, con algunos países.

Pfizer podría enfrentarse a acciones legales por parte de algunos países europeos, como Italia, tras incumplir el contrato de suministro. Pero algunas voces apuntan que, mientras la compañía se excusa con Europa que no tienen dosis suficientes, se estarían comprometiendo ya con Estados Unidos al suministro de 100 millones de dosis antes de lo que se había pactado.

En medio de este caos, los mercados asisten incrédulos al espectáculo y tratan de sobreponerse y recalcular agendas: ¿Qué ocurre con el que fuera el evento de mayor interés para impulsar la recuperación económica en 2021, que era la tan ansiada inmunidad de rebaño? ¿Se conseguirá en los plazos establecidos ante los problemas de suministro que están surgiendo? ¿Quizá se ha depositado una confianza extrema en que la vacuna iba a ser la solución a todos os problemas en un corto espacio de tiempo?

Es complicado aventurarse, sobre todo teniendo en cuenta que cada vez son más voces las que apuntan que el poder en estos momentos está en manos de las farmacéuticas. Ellas se reafirman en su compromiso con el cumplimiento de los contratos y aseguran que habrá suministro, pero la tensión crece en un momento en el que la lista de países que se ven desbordados ante la expansión sin control del coronavirus y sus variantes va en aumento.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User