El Ibex 35 sube en la semana un +2,3% completando un buen mes de abril con +2,7%, y marcando tres meses de subidas para alcanzar máximos de 14 meses, con una revalorización en el año de +9,18%, lo que le permite dejar de ser el peor índice europeo en el año.

Los mejores valores del Ibex en el mes fueron Fluidra (MC:FLUI) (+18,69%), Sabadell (MC:SABE) (+15,66%), Indra (MC:IDR) (+15,61%), Santander (MC:SAN) (+11,94%) y Meliá (MC:MEL) (+7,59%). Los peores, Siemens Gamesa (MC:SGREN) (-8,79%), Amadeus (MC:AMA) (-6,09%), Repsol (MC:REP) (-5,89%), Solaria (MC:SLRS) (-5,67%) y ACS (MC:ACS) (-4%).

Las mejores plazas europeas este mes fueron la del Cac francés +3,33% y la del Ftse británico +3,82%. Un mes que ha sido especialmente favorable para algunos mercados que alcanzaron nuevos máximos históricos, como es el caso del Dax alemán y el Eurostoxx 600, sin olvidar al Cac francés y al Eurostoxx 50 que llegaron a niveles de hace 13 años.

El ranking en lo que llevamos de año queda de la siguiente manera: Cac +12,93%, Eurostoxx +11,88%, S&P500 +11,32%, Dow Jones +10,68%, Dax +10,33%, Ibex +9,18%, Mib +8,58%, Nasdaq +8,34%, Ftse +7,88%, Hang Seng +5,49%, Nikkei +4,99%.

El dólar registró la mayor subida en casi dos meses, ya que la economía estadounidense se recupera a un ritmo más rápido que otras y también por las palabras de Robert Kaplan, presidente de la Reserva Federal de Dallas, diciendo que es hora de que el banco central comience a debatir si empezar a retirar algunas de las compras de activos a medida que se acelera el crecimiento. Por su parte, el índice MSCI de las monedas de los mercados emergentes descendió, lo que supuso la primera caída en cinco sesiones.

Respecto a los bonos, el estadounidense se relaja hasta el 1,63%, lejos de los máximos anuales de 1,77%, mientras que la rentabilidad del bund alemán se sitúa en el -0,20% y la del bono español a diez años en 0,50%.

Dentro de las materias primas, destacar a la madera, que ya es 5 veces más elevado que hace 10 años, y el cobre, que subió a niveles del 2011 gracias a las medidas de estímulo y el viraje a la energía verde, ya que aumenta el consumo de cobre que se utiliza en vehículos eléctricos.

El sentimiento de los inversores (AAII) está así:

  • El sentimiento alcista (expectativas de que las acciones suban en los próximos seis meses), hasta el 42,6% y sigue por encima de su media histórica del 38% llevando así 22 semanas de las últimas 24 semanas.
  • El sentimiento bajista (expectativas de que las acciones caerán en los próximos seis meses) aumentó  hasta el 25,7% pero sigue por debajo de su media histórica del 30,5%.

La realidad es que la Fed ve menos riesgos con el avance de la vacunación y es más optimista con el rumbo de la economía estadounidense. Se mantuvo firme con los estímulos monetarios y seguirá comprando bonos y los tipos de interés en 0%-0,25%. Aunque se esperaba este tipo de mensaje, toda confirmación siempre es bienvenida y sigue alentando la presión compradora en renta variable.

Si observamos el ratio put/call, vemos que se encuentra en niveles de finales de los años 90. La idea es que si la mayoría de los inversores tienen expectativas alcistas del mercado, el volumen de opciones call es muy alto, y por tanto mayor al de las opciones put, por lo que el ratio sería menor que 1. En cambio, si la mayoría de los inversores tuviesen expectativas bajistas y el número de opciones put fuese superior al de las opciones call, el ratio sería superior a 1. El gráfico muestra claramente que las expectativas alcistas siguen fuertes.

Las expectativas alcistas siguen fuertes

Las expectativas alcistas siguen fuertes

Entramos en mayo y rápidamente se nos viene a la cabeza el dicho de vender en mayo e irse. Bueno, como dato decir que si miramos el S&P 500, si en los últimos 10 años hubiéramos vendido en mayo nos habríamos perdido ganancias interesantes, concretamente una media del +4%. Salvo en 2011 que ese mes cayó un -8,1% y en 2015 un -0,3%, el resto de años fue un buen mes, siendo los mejores en 2020 +12,3%, 2013 +10%, 2017 +8% y 2014 +7,1%.

¿Y ahora qué? Pues tras una subida de casi +88% desde el suelo formado en marzo de 2020, sería normal y lógico que el mercado se tomase un pequeño respiro, un descanso para oxigenarse aprovechando que entramos en una de las peores combinaciones de 6 meses del año, de mayo a octubre ambos incluidos, aunque pese a esa mala fama también hay que decir que en los últimos 10 años el mercado subió en 8 ocasiones en ese periodo de tiempo.

El caso es que podríamos asistir a una oxigenación, pero gracias a la política acomodaticia de la Reserva Federal, al ritmo de vacunaciones y a que las economías se están recuperando poco a poco, esos presuntos recortes podrían ser bien aprovechados para tomar posiciones a mejores precios.

(Este artículo fue originalmente publicado en Investing.com por Ismael de la Cruz. Si tiene dudas o sugerencias, le recomendamos contacte con el autor en la página original de publicación)