Las acciones del gigante del streaming Netflix (NASDAQ:NFLX) han sido unas de las que mejor actuación han ofrecido durante la pandemia. La compañía y sus acciones se beneficiaron del entorno de confinamiento, que impulsó la demanda de sus contenidos.

NFLX Weekly TTM

Las acciones subieron alrededor de un 90% desde los mínimos registrados el 16 de marzo de 2020 hasta mediados de octubre. Pero desde entonces, ha sido un viaje cuesta abajo. Las acciones han caído más de un 17% desde sus máximos del año pasado. La primera señal de que el crecimiento de suscriptores relacionado con el COVID-19 está disminuyendo rápidamente se produjo en abril, cuando la compañía con sede en Los Gatos, California, informó de que el número de nuevos usuarios netos estaba 2 millones por debajo de su propio pronóstico.

Y lo que es peor, Netflix ha previsto la incorporación de sólo 1 millón de suscriptores en el segundo trimestre que termina este mes. Esta repentina desaceleración demuestra el regreso a la normalidad para los consumidores a medida que las economías locales se van reactivando tras un año de medidas de confinamiento.

Eso está sucediendo mucho antes de lo esperado en Norteamérica. Tanto en Estados Unidos como en Canadá, las cifras trimestrales de suscriptores han caído hasta la franja de cientos de miles de millones. En cuanto al trimestre actual, Netflix proyecta que la cifra puede mantenerse incluso plana.

En una situación en la que la economía se está reactivando y la gente está desesperada por disfrutar de experiencias fuera de sus hogares, como viajar o salir a cenar, la programación de Netflix podría situarse al final de sus listas de tareas pendientes. Para Netflix, este cambio en su entorno empresarial se produce cuando los rivales están gastando miles de millones de dólares para hacerse un hueco en el mundo del streaming que en su día dominó Netflix.

Disney+, por ejemplo, superó los 100 millones de usuarios en solo 16 meses tras su lanzamiento en Estados Unidos en noviembre de 2019. Se lanzó en Canadá, Australia, Latinoamérica y Singapur en los meses siguientes. Al final del primer trimestre, los suscriptores de Netflix ascendían a 208 millones.

No más préstamos

Aun así, si la batalla en el mundo postpandemia es evitar que los usuarios cancelen sus suscripciones, está claro que Netflix sigue bien posicionada para ganar esta carrera. Según el gráfico trimestral de Netflix a los accionistas, la tasa de abandono, o el número de suscriptores que abandonan la aplicación, ha sido menor que hace un año, incluso después de que el servicio subiera su precio de suscripción.

Otro punto positivo que los inversores a largo plazo deben tener en cuenta es que Netflix ya no depende de la deuda para impulsar su crecimiento. Tras años de préstamos para financiar las producciones, Netflix ha anunciado que ya no necesita recaudar financiación externa para apoyar las operaciones diarias. La compañía planea reducir la deuda y recomprar hasta 5.000 millones de dólares en acciones.

Según la firma de investigación Jefferies, Netflix ha consolidado su posición como líder del streaming y el precio de sus acciones debería repuntar con fuerza en los próximos meses. En una nota reciente, la empresa decía:

"Estamos asumiendo la cobertura de Netflix justo cuando la compañía da un giro hacia flujos de caja libres y retorno de capital positivos. A pesar de usar contenidos populares de terceros para construir su base de suscriptores y lograr economías de escala, Netflix ahora está en condiciones de autofinanciar una oferta de contenido original que rivaliza con toda la industria de televisión/cine junta".

Jefferies ha estimado un precio de 620 dólares por acción para las acciones, lo que está un 24% por encima de donde cerraron las acciones el viernes. También han señalado que la reactivación económica sigue siendo una "previsión a corto plazo" para Netflix pero la compañía de entretenimiento sigue en una posición fuerte de cara al futuro.

En conclusión

El auge de crecimiento de suscriptores de Netflix de la era de la pandemia parece haber llegado a su fin a medida que se va reactivando la economía y las personas reanudan sus actividades normales. Pero la compañía de streaming ha emergido mucho más fuerte del peculiar entorno del año pasado, solidificando su efectivo y su posición en el mercado.

La debilidad actual de sus acciones ofrece una oportunidad de compra para los inversores a largo plazo.

(Artículo redactado por Haris Anwar para Investing.com. Para preguntas al autor, busque este mismo artículo en la web original).