Una de las preguntas más frecuentes cuando contratas un plan de pensiones es qué formas de rescatar un plan de pensiones tenemos. La respuesta es clara pero hay que tener en cuenta unas cuantas cuestiones.

Lo primero que debemos destacar es que el rescate de un plan de pensiones ofrece una gran flexibilidad, pudiendo realizarse de cualquiera de las siguientes formas:

  1. Capital: Consiste en un pago único. Puede ser inmediato a la fecha de la contingencia o diferido a un momento posterior.
  2. Renta: Consiste en la percepción de dos o más pagos sucesivos con periodicidad regular, incluyendo al menos un pago en cada anualidad.

Las rentas pueden ser:

  • Aseguradas o financieras.
  • De cuantía constante o variable.
  • Vitalicias o temporales.
  • Inmediatas a la fecha de la contingencia o diferidas a un momento posterior.
  • Reversibles.

Hay que añadir que, en razón de la misma contingencia, un beneficiario puede percibir de cada plan de pensiones dos o más prestaciones en forma de renta de distintas modalidades.

¿Cómo tributan las prestaciones de un plan de pensiones?

Otra de las cuestiones clave es que todas las prestaciones derivadas de un plan de pensiones, incluidas las de viudedad y orfandad, tributan en el IRPF del beneficiario como rendimiento del trabajo.

¿Entonces cual es la mejor manera?

Desde Livetopic siempre defendemos que es necesario planificarse financieramente para optimizar nuestro dinero para lo que deberemos tener en cuenta la rentabilidad y la fiscalidad.

Nosotros creemos que salvo que necesitemos todo el capital acumulado en el momento de jubilarnos… la mejor manera es rescatarlo en forma de renta, por 2 motivos:

  1. No necesitamos todo ahora (¿para qué tributar ahora por todo?)
  2. El dinero que no utilicemos puede seguir rentabilizando en el mismo plan de pensiones (o en otro que decidamos). Recordemos el efecto del interés compuesto,lo que puede hacer es que rescatemos más dinero si lo hacemos de manera escalonada, que si lo hacemos en un solo pago (aspectos fiscales aparte)

¿Y cómo fijo esa renta?

Nosotros defendemos que la renta de un plan de pensiones debe ser un complemento a nuestra pensión pública por lo que se podrían dar 3 escenarios:

  1. Necesito el mismo nivel de ingresos que antes de jubilarme para mantener mi nivel de vida: En este caso, fijamos una renta mensual que cubra la diferencia entre pensión y ultimo salario. En este caso tributaremos igual que el último año laboral (si se mantiene la misma ley de IRPF) porque nuestros rendimientos del trabajo serán los mismos.
  2. Necesito más ingresos que mi último salario porque se han incrementado mis gastos: En este caso, fijamos cuales son los ingresos necesarios, y de manera secundaria nos fijamos en que punto nos saltamos de tramo de IRPF, para que esa subida de ingresos no se la lleve la Administración.
  3. Necesito completar mi pensión, pero necesito menos ingresos de los que teníacuando trabajaba: Pues en este caso calculamos la necesidad, y en cada caso concreto observamos en que tramo de IRPF nos quedaríamos para optimizar la fiscalidad.

¿Y si no necesito el plan de pensiones para complementar mis ingresos?

Pues en este caso entra en juego una parte importante de análisis fiscal. Puesto que, o bien no lo rescatamos teniendo en cuenta las implicaciones fiscales que tendrán para nuestros herederos o bien podemos recatarlo para nosotros de una manera óptima.

Una opción, entre otras, podría ser hacer rescates anuales de 8.000 € y aportarlos a un PIAS (Plan Integral de Ahorro Sistemático). ¿Por qué?

El PIAS tiene una serie de requisitos (máximo 8.000 €/ año máximo total de 240.000 €) pero, sin embargo, si pasados, como mínimo 5 años, lo rescatamos como renta vitalicia tendremos ventajas fiscales en función de la edad en la que nos encontremos. a partir de los 70 años sería el 8% del rendimiento del capital frente los tramos actuales del 19-23%).

En este punto podemos resaltar una cuestión que muchas veces genera dudas. Normalmente, pensamos que un plan de pensiones o un PIAS tiene más sentido contratarlo en una entidad financiera puesto que ellos rentabilizarán ese dinero de una manera más eficiente.

Cuando nos hablan de contratar este tipo de productos en una entidad aseguradora nos resulta extraño. Esta percepción es equivocada puesto que los productos que comercializan las entidades financieras son los mismos productos que comercializan las compañías aseguradoras. De hecho, las entidades aseguradoras son las que diseñan y crean el producto para las entidades bancarias por lo que, normalmente, en nuestro banco estaremos contratando un producto de una compañía aseguradora.

Una vez abordadas las opciones de rescate de los planes de pensiones, solo nos queda recomendar que actúes desde hoy para asegurar tu futuro. Entra en livetopic y obtén tu pasaporte financiero, con él podrás conocer la pérdida de capacidad económica que tendrás cuando llegue tu jubilación y actuar desde hoy para cubrir esa gap.