Tener un hijo es una de las decisiones más importantes que podemos afrontar en la vida. Un hijo aporta miles de satisfacciones y alegrías y también implica una gran responsabilidad. No hay que perder de vista que los gastos de tener un hijo pueden alterar la situación financiera de la familia.

gastos_hijo

Afortunadamente, la mayoría de las personas no basan esta importante decisión solo en cuestiones financieras. Pero, al igual que con cualquier otra decisión que afecte a las finanzas familiares, es inteligente estar preparados. Los cambios que acompañan al nacimiento de un nuevo miembro de la familia pueden ser estresantes, minimizar el factor financiero puede ayudar a reducir ese estrés.

El diario La Vanguardia ha hecho una actualización basada en el informe de referencia elaborado por la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) en 2006.

Vamos a ver, según los datos, a cuánto ascienden los gastos de tener un hijo y algunos consejos que te serán de ayuda.

Los datos del informe

Según el análisis del periódico, que se centra en los tres primeros años de vida, un hijo cuesta casi 14.300 euros el primer año y algo más de 14.000 los dos siguientes. Sumando y haciendo una media, sale a casi 1.200 euros mensuales. ¿Cuáles son los mayores gastos?

  • Educación: es el gasto más elevado. Una guardería puede costar 400 euros mensuales, es decir, 4.800 euros al año.
  • Accesorios: cuna, carrito, silla del coche, trona… Si no tenemos quien nos los preste y a ello sumamos mobiliario, el coste en esos tres primeros años, según el estudio, puede superar los 3.400 euros.
  • Alimentación: alrededor de 1.400 euros el primer año y más de 3.400 los siguientes.
  • Ropa: el primer año, alrededor de 1.400 euros, y 900 los dos siguientes.
  • Otras partidas: el estudio recoge gastos como la sanidad, alrededor de 1.000 euros al año; ocio y juguetes, otros 400 euros; o higiene, cerca de los 1.100 euros.

¿Cómo afrontar los gastos de tener un hijo?

Aunque los datos puedan impresionar, hay que tener en cuenta que algunos de los gastos se pueden evitar y que circunstancias como el tipo de lactancia de los primeros meses o el hecho de contar con la ayuda de familiares en la crianza también influye.

Por supuesto, es esencial tomar algunas decisiones financieras previas o plantearse tomarlas cuando el bebé nazca.

Analizar las finanzas familiares y la situación laboral

De ellas dependerán decisiones importantes. Si es posible, siempre se puede planificar con tiempo un colchón financiero. De esta forma, cuando llegue el momento, no habrá problema en afrontar esos primeros gastos relacionados con el equipamiento necesario para cuidar al bebé.

Y siempre, es imprescindible analizar los ingresos y calcular los gastos para ajustar al máximo el presupuesto.

Otra posibilidad es valorar una modificación del horario laboral para evitar o rebajar, en la medida de lo posible, la necesidad de tener que buscar una guardería, con el gasto que ello conlleva.

Buscar soluciones para reducir gastos

Si no es posible contar con la ayuda de familiares para compaginar el trabajo y el cuidado del bebé a medida que va creciendo, es recomendable visitar varias guarderías para comparar precios y servicios y comprobar que se puede ajustar al presupuesto. También hay algunas empresas e instituciones conceden ayudaspara afrontar este gasto.

También se puede ahorrar en el equipamiento del niño. Siempre hay familiares y amigos que pueden prestar una silla para el coche o una trona. Y, si no es así, tiendas y plataformas digitales de objetos de segunda mano pueden ser de ayuda.

Otra de las partidas de las que hablaba el informe de La Vanguardia eran los gastos médicos. La sanidad pública cubre las necesidades médicas de los más pequeños. Pero, en caso de optar por un seguro privado, es imprescindible comparar pólizas, prestaciones y precios.

Pensar a largo plazo

Hay otro tipo de consideraciones que pueden influir también a la hora de decidir si es posible afrontar los gastos de tener un hijo. La previsión de cambiar de casa (si tu vivienda es muy pequeña y vas a necesitar más espacio cuando seáis uno más), la perspectiva de un nuevo trabajo que cambie tu estabilidad financiera (por ejemplo, si decides emprender tu propio negocio), poder continuar con otros objetivos financieros (como ahorrar para tu jubilación), etc.

Todas estas preguntas y pasos son importantes para ayudarte a decidir si es el momento de aumentar la familia. Y prepararte para ello.

En Livetopic te ayudamos a conocer cuál es el estado real de tus finanzas, proyectar el futuro que quieres tener y asegurarlo con recomendaciones basadas en tu situación personal. Obtén ahora tu pasaporte financiero.