Todos necesitamos desconectar, vivir experiencias nuevas y disfrutar de unas merecidas vacaciones. Viajar permite escapar de la rutina y, para muchos, es casi un estilo de vida. 

Aunque la realidad es tozuda y en ocasiones nos topamos con un problema: el dinero.

¿Hay que renunciar a ese viaje soñado? La previsión siempre va a jugar a tu favor y al de tu bolsillo, eso el lo primero que tienes que tener en cuenta. Pero hay muchas otras formas de ahorrar dinero en viajes y conseguir que tus finanzas apenas lo noten.

Trucos para ahorrar dinero en viajes

Lo más obvio: huye de lo que todo el mundo busca

Verano, Semana Santa, Navidades, puentes… Si puedes, evita las temporadas altas. Pero no solo las de aquí, también las del destino al que viajes. Si no lo haces, puede que te lleves alguna sorpresa cuando estés allí.

Otra forma de ahorrar dinero en viajes es buscar lugares que no sean tan turísticos. Al fin y al cabo, hay millones de posibilidades más allá de París, Tailandia o Nueva York. Y descubrirlos puede ser el mejor plan para tus vacaciones. 

Ahorrar en los vuelos

Es uno de los grandes gastos de muchos viajes. Pero pueden salirte a precios económicos si tienes en cuenta algunos pequeños consejos:

  • Apunta este dato: martes tres de la tarde. Dicen que es cuando los precios de los billetes son más bajos. En cualquier caso, evita los fines de semana, al haber más búsquedas, los precios suben. Y, si tienes claro tu destino, reserva con mucha antelación. Plataformas como Hopper te avisan de las fluctuaciones de los precios.
  • Borra las cookies: tus consultas dejan huella y las compañías lo aprovechan para encarecer los billetes.
  • Haz caso a tu espíritu aventurero: deja un margen a la improvisación y no te centres en un destino. Busca billetes de última hora, quizá descubras un lugar maravilloso en el que no habías pensado.
  • Lleva solo lo necesario: de poco te va a servir ahorrar en el vuelo si luego tienes que facturar maletas. Si puedes llevar lo justo en el equipaje de mano, perfecto. Recuerda que siempre puedes comprar en el lugar al que vayas.
  • Practica el ‘stopover’: los vuelos con escalas tienen mala fama, pero no solo son más baratos. A veces, las compañías cubren los gastos de alojamiento si la escala es larga. Si es así, puedes dedicar unas horas a descubrir una ciudad nueva sin pagar por ello. Atractivo, ¿no?

¿Y si no viajas en avión?

Sí, también se puede ahorrar en viajes si prefieres otros medios de transporte. Y no, no es necesario hacer autostop. Por ejemplo, Interrail te permite recorrer Europa por muy poco. Hay varias tarifas que se pueden adaptar a planes muy diferentes. Y, si además duermes algún día en el tren, te ahorrarás el alojamiento.

¿No vas muy lejos? Siempre puedes compartir coche, el tuyo o el de otros. Para ello, existen plataformas como BlaBlaCar, la más famosa, pero no la única.

Y, apelando de nuevo a tu espíritu aventurero, hay una forma diferente de recorrer el mundo gratis. Eso sí, te tiene que gustar el mar. Es el barcostop. En plataformas como Find a crew se ofrecen embarcaciones en las que podrás viajar gratis a cambio de hacer algún trabajo o ayudar.

El alojamiento, el otro gran gasto de un viaje

Puedes ahorrar una buena cantidad de dinero en tus viajes si prescindes de algunos lujos a la hora de alojarte: albergues, hostels o campings son algunas opciones, pero hay muchas más.

Hoy en día están muy de moda plataformas para intercambiar casas en vacaciones. Intercambiodecasas o Homeexchange son dos de ellas, pero navegando por Internet encontrarás algunas más. También cabe la posibilidad de encontrar alojamiento a cambio, por ejemplo, de cuidar a una persona mayor o de pequeños trabajos en casa, es el llamado house sitting.

Si eres de los que duerme en cualquier parte, otra opción es el couchsurfing. Es un poco más modesta que la anterior porque, básicamente, de lo que se trata es de dormir en un sofá 

Y en el caso de tener un espíritu solidario, puedes realizar trabajos colaborativos a cambio de alojamiento y comida. Te mencionamos dos posibilidades: Workaway y el Barco de la Paz, que recorre el mundo realizando campañas de cooperación y concienciación.

La comida

También puedes ahorrar buena parte del presupuesto de un viaje si prestas atención a este aspecto. No se trata solo de buscar restaurantes de comida rápida o comprar en puestos callejeros.

Huye de las zonas turísticas para comer. A las afueras de las ciudades podrás hacerlo mucho mejor y a un precio más asequible. Y, si tienes el desayuno incluido en el alojamiento, no lo dudes y aprovéchalo.

Y aún puedes seguir ahorrando

Hay otras muchas formas de ahorrar en viajes. Quizá el ahorro no sea tan grande como en el transporte o el alojamiento, pero al final lo notarás en tu presupuesto:

  • Si puedes, camina. Disfrutarás mucho más de tu destino, descubrirás rincones increíbles y, además, harás deporte. ¿Las distancias son algo largas? Entonces, alquila una bicicleta o usa el transporte público.
  • Aprovecha los free tours. Los hay en todas las ciudades turísticas y te permiten descubrirlas de la mano de guías locales que solo te cobrarán lo que tú quieras o puedas pagar.
  • Busca horarios gratuitos. Grandes museos, como el del Prado en Madrid o el del Louvre en París, y reconocidos monumentos tienen horarios de visita gratuita. Investiga en sus páginas web.
  • Cuidado con el uso de datos. Aprovecha el WiFi gratuito de hoteles, restaurantes y espacios públicos. Si no lo haces, puedes llevarte una desagradable sorpresa con el consumo de datos.
  • Si tienes que cambiar divisas, compara. En lugares como aeropuertos o casas de cambio en zonas turísticas saldrás perdiendo, seguro.

Con estos consejos para ahorrar dinero en viajes, además de un poco de previsión, podrás disfrutar de unas vacaciones más que merecidas sin que tengas que renunciar a nada. Eso sí, recuerda que conviene hacer antes un presupuesto realista de lo que puedes invertir en el viaje y que te ciñas a él. Si no lo haces, puede ser que a la vuelta tengas que apretarte el cinturón unos meses.

Si quieres empezar ya a planear ese viaje, obtén tu pasaporte financiero para conocertu situación financiera real y el margen del que dispones para gastar, así como formas de ahorrar para disfrutar de tus sueños.

Configurando tus objetivos adicionales, puedes obtener un análisis personalizado para asegurar tu estabilidad financiera y además conseguir los objetivos que te has marcado. Como en el siguiente ejemplo, ir al concierto de tu grupo favorito

ahorrar dinero en viajes