Una de las mayores preocupaciones que aparecen en una sociedad cuando aumenta el grado de bienestar es: cuidar de nuestro entorno.

Es un gran síntoma de evolución y demuestra una sociedad asentada y con buenos recursos.

Cuando nuestra situación y la de los que nos rodean es muy buena, nos empezamos a preocupar por cuidar el entorno.

Desde hace más de 20 años estamos haciendo un gran esfuerzo por identificar de qué forma estamos estropeando el planeta.

Uno de los primeros descubrimientos fue la emisión de gases a la atmosfera y sus efectos en la capa de ozono.

La gran mayoría de estas emisiones provienen de la generación de energía mediante el uso de fuentes fósiles.

Por esta razón hemos visto el crecimiento y la rápida evolución de las energías renovables en España y en el resto de países desarrollados.

Los gobiernos han llevado a cabo planes de desarrollo de energías renovables con grandes partidas presupuestarias, y han surgido muchas empresas dedicadas exclusivamente a la producción de energía a través de fuentes renovables.

Cuando el interés por estas fuentes de generación de energía empezó a cobrar importancia, los gobiernos tuvieron que buscar la manera de hacer estas inversiones atractivas ya que en aquel momento no eran económicamente rentables. Esto se hizo con subvenciones a la construcciones en algunos parques y, más adelante, a través de regímenes retributivos que incluían una prima sobre el precio del mercado de la electricidad.

Estás subvenciones han distorsionado la realidad de la producción de energía con fuentes renovables, pues hasta hace poco los rendimientos por invertir en renovables se han basado más en subvención que en rentabilidad real.

Esto provocó que cuando se acabaron las subvenciones este tipo de inversiones en España perdieron el interés.

Ahora mismo estamos en una situación mucho más avanzada y asentada. Nuestra misión es encontrar empresas que busquen generar energía de forma más limpia y sostenible.

¿Qué significa invertir en energías renovables? ¿Cómo se invierte en energías renovables?

Existen diferentes formas de invertir en energías renovables, pero la que más nos gusta ahora mismo es hacerlo a través de fondos de inversión.

Tanto por diversificación como por profesionalización tenemos una gran oportunidad de buscar rentabilidades muy interesantes a largo plazo.

Cuando llevamos a cabo este tipo de inversión no solo nos centramos en la construcción de plantas de producción de energía renovable, como pueden ser parques solares o eólicos, también miramos todas las tecnologías asociadas a una producción eficiente.

La tecnología es un factor fundamental en la producción de este tipo de energía, y por eso confiamos en su rentabilidad a largo plazo.

La construcción de estas infraestructuras cada vez es más eficiente gracias a los avances tecnológicos. Esto permite que sea un negocio más rentable.

Solidaridad + Rentabilidad

La energía no contaminante es uno de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) fijados por la ONU para 2030.

La inversión de impacto y sostenible nos permite invertir en estas empresas que están consiguiendo generar energía minimizando la contaminación y las tecnologías que soportan este cambio productivo.

Distinguimos 5 características que van a marcar el futuro de este tipo de inversión:

  • Coste del material: el precio de los materiales tiene una gran influencia sobre la rentabilidad del negocio. Placas solares, seguidores, molinos o el propio transporte de estos productos. Gracias a la gran evolución de este sector y a las economías de escala, estos precios se están ajustando y mejorando la rentabilidad.
  • Eficiencia del material: sin duda es uno de los factores más determinantes, cuánta energía somos capaces de generar con el material que tenemos. Aquí la ciencia también ha provocado una evolución importante hacia materiales que son capaces de recoger mejor la energía de fuentes renovables y transformarla.
  • Coste de la energía: el precio al que se paga la energía en el mercado también determina la rentabilidad de este tipo de inversiones. En muchos mercados los precios están fijados de forma artificial.
  • Presión social: el aumento de la presión social por este tipo de energías provoca que haya mucho interés en este sector, tanto para inversores, gobiernos o clientes finales.
  • Almacenamiento: el gran reto es que seamos capaces de almacenar la energía producida para consumirla cuando más lo necesitemos. Por ejemplo, producir energía solar durante el día y almacenar el excedente para consumirlo por la noche o cuando haya varios días sin sol. La tecnología también esta siendo muy revolucionaria en este sector y cada vez podemos almacenar más y mejor.

Creemos que la evolución de estos 5 factores gracias a la tecnología y a un mejor conocimiento del sector está provocando que muchas empresas ganen más dinero construyendo plantas de energía renovable, produciendo energía o desarrollando tecnologías asociadas.

El impacto positivo en el planeta de este tipo de energías en detrimento de la energía de producción fósil es muy significativo. Además, tiene especial importancia para la protección de la capa de ozono, ya que es uno de los factores que más contribuye al cambio climático, siendo hoy en día todavía, esta energía, la responsable del 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Siempre hablamos de inversión de impacto, por lo que no nos vale solo con producir un impacto positivo con nuestro dinero sino que debemos sacar rentabilidad también.

Es una inversión con un impacto muy positivo para el Mundo, y que puede tener una repercusión en la rentabilidad para el inversor.

Siempre recordamos que las inversiones se hagan de manera diversificada, en productos internacionales y que puedan ser líquidos por si en un momento puntual necesitamos ese dinero que hemos invertido.

Tener el dinero parado en la cuenta mientras no lo estás usando es un coste de oportunidad cuando ese dinero podría estar mejorando el Mundo y generándote una rentabilidad.