No lo vamos a negar, cuando comenzó la inestabilidad en Nicaragua en la oficina nos entró el miedo. ¿Qué hicimos? Pues ser lo más profesionales posible, mantener la calma y diversificar carteras lo más rápido que pudimos. Pero no me quiero quedar únicamente con lo negativo ya que solo en las situaciones difíciles se pueden sacar conclusiones valiosas.

Lo que nos ha hecho sufrir:

  • Nicaragua ha pasado por sucesos aislados espantosos. Algunos de nuestros cobradores han pasado por momentos de tensión tanto con la policía como con los militares.
  • Algunos trabajadores han preferido volver y otros se han quedado en el terreno.
  • Algunos inversores han retirado su inversión o han decidido no invertir por la grave situación.

Sin embargo también hay buenas noticias. Noticias que nos demuestran que nuestro proyecto funciona y que el ser humano es maravilloso.

Las buenas noticias:

  • En junio hemos batido el record de recuperación de crédito con algo más de un 85% de crédito normal y un  8% de retraso. Es algo inédito hasta el momento.
  • Algunos inversores han pedido que su dinero vaya destinado a proyectos de Nicaragua. Justo en el momento de mayor dificultad han decidido apoyar y no retirar su inversión. Ha sido increíble vivir esta experiencia.
  • Hemos demostrado que nuestro proyecto, al establecerse en comunidades pequeñas, no depende tanto de la política (y los políticos) y sí de la realidad de la gente. 

Y lo mejor… después de esta triste experiencia en Nicaragua nuestro proyecto sigue en pie, tenemos las mismas ganas y el proyecto nos gusta aún más que antes. ¡Ahora sabemos que es realmente resistente en entornos más hostiles! Microwd sigue creciendo.

AUTOR: Alejandro de León Moreno