El mundo financiero está repleto de términos que hoy en día forman parte del paisaje diario. Al leer la prensa o estar ante un telediario te habrás preguntado más de una vez qué son o qué significan, por esto seguimos con nuestra serie de Cultura Financiera y, después de escribir sobre el Interés Compuesto te traemos tres nuevos conceptos para dejar boquiabierto a tu cuñado.

¿Qué es el PIB?

El PIB o Producto Interior Bruto es una magnitud macroeconómica que expresa el valor monetario de todos los bienes y servicios producidos en un país durante un espacio de tiempo, generalmente un año. Así, el PIB es la principal medida empleada para valorar la riqueza de un país, por esto también se le conoce como renta nacional. Si el PIB crece se considera un logro para la economía del país y si disminuye hace presuponer que el país pueda estar pasando dificultades o una crisis económica. El PIB es fundamental para conocer el grado de desarrollo económico de un país y su tendencia.

La medición del PIB se hace para obtener los datos de lo que se produce de manera interna en un país. No se tienen en cuenta a los nacionales que han emigrado y trabajan en otro país. Así mismo, sí se tienen en cuenta todos aquellos habitantes de otras nacionalidades que trabajan en el país.

El cálculo realizado para medir el PIB es:

PIB = Consumo + Inversión + Gasto público + Exportaciones – Importaciones

¿Qué es la INFLACIÓN? ¿Es lo mismo que el IPC?

La inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios en un periodo determinado de tiempo. Para poder controlar la inflación hay que medirla, y la forma más común de hacerlo es creando una cesta de bienes y servicios ponderada según lo que se quiera medir. En España el índice que se suele usar es el Índice de Precios al Consumidor, más conocido por sus siglas, IPC.

El IPC, tal y como lo define el propio Instituto Nacional de Estadística (INE), es la evolución de los precios de los bienes y servicios que consume la población residente en viviendas familiares en España. Su elaboración consiste en comprar una cesta de productos lo más homogénea posible todos los años y ver cuánto ha subido o bajado el precio de esa cesta a lo largo del tiempo (entendiéndose una cesta de la compra simbólica, donde también entran desde coches a cortes de pelo). La idea es que la cesta sea representativa y comparable, tanto entre distintos años como entre distintos países.

Digamos pues que la inflación es el fenómeno, y el IPC es el indicador de cómo varía este fenómeno. 

¿Qué es el EURIBOR?

Euribor es el acrónimo de Euro Interbank Offered Rate y que se traduce en “tipo europeo de oferta interbancaria”. El Euribor pues es el tipo de interés aplicado a las operaciones entre bancos de Europa, es decir, el porcentaje que paga un banco cuando otro le presta dinero. Realmente no es un solo tipo de interés, sino la media de los tipos de interés que los bancos pagan cuando se prestan dinero entre sí.

El Euribor está muy presente en nuestro día a día porque es el valor de referencia en determinadas operaciones crediticias. La más importante de ellas es el préstamo hipotecario. Para determinar el tipo de interés que un cliente paga por el crédito que el banco le concede para comprar su vivienda, se puede optar por una de estas dos posibilidades:

  • Tipo de interés fijo: siempre será el mismo tipo de interés, por lo que las cuotas mensuales tendrán un importe similar, prácticamente sin variaciones.
  • Tipo de interés variable: la cuota mensual a pagar no siempre es la misma porque se calcula en función de cuál es el valor del Euribor. Cada banco establece su propio tipo de interés para la hipoteca, con la fórmula de Euribor + un diferencial