¿Sabes qué tienen en común los inversores más exitosos?

 

Compran barato y venden caro. O lo que es lo mismo, compran cuando todo el mundo es pesimista y venden cuando todo el mundo se sube a la ola de las compras. Es decir, actúan de forma contraria al resto.

Está demostrado que tener el comportamiento contrario es el camino hacia las ganancias. Puede parecer aterrador comprar acciones cuando el mercado no pasa por su mejor momento o un sinsentido salir del mercado cuando todo parece ir bien. Pero, en un gran número de ocasiones, ir a contracorriente proporciona más beneficios a largo plazo que seguir al rebaño.

Lo sé, ahora mismo te estarás preguntando “¿cuándo es el momento adecuado para invertir? ¿Seguirá cayendo o empezará a subir si compro ahora?”. Por desgracia, ni somos videntes ni podemos controlar el mercado (y quien piense que puede anticiparse a los mercados, se equivoca) pero sí podemos minimizar el riesgo de no acertar invirtiendo en el momento adecuado, ¿cómo? poniendo el piloto automático. Este piloto automático se llama Plan de Inversión Constante y nos va a permitir aumentar nuestras ganancias, pese a las fluctuaciones del mercado, gracias a la constancia y al horizonte temporal. Mantenerse fiel a una estrategia coherente previamente planificada ofrece siempre resultados positivos. Da igual que truene o salga el sol, la compra periódica y constante de activos productores de rentas, a largo plazo, traerá como resultado un retorno positivo.

Invertir cuando cae el mercado y hacerlo de forma constante con un horizonte temporal de largo plazo, tiene sus ventajas. Por un lado, eliminamos el riesgo de comprar en un momento desfavorable, es decir, comprar caro, y suavizamos el impacto negativo que la volatilidad del mercado pueda tener en nuestra cartera de inversiones. Por otro lado, dado el ritmo y la velocidad a la que vivimos, la aportación puntual queda sujeta a eventuales olvidos. Además siempre nos resultará más fácil para el bolsillo ir aportando pequeñas cantidades periódicas que hacer de una vez un gran desembolso.

Por todo esto, en MyInvestor ponemos a tu disposición las órdenes periódicas ayudándote a ser constante en el proceso de ahorro e inversión.

Ahora que ya sabes que invertir poco a poco tiene ventajas y que los inversores de éxito compran cuando todo el mundo vende, aprovecha la situación actual para poner en marcha tu plan. No demores la decisión de cuándo hacerlo, y compra ya tu plan de futuro, las mejores oportunidades se presentan en tiempos de máximo pesimismo.

Y recuerda que, como te hubiera dicho Benjamin Graham, el mejor día para empezar a invertir fue el día que naciste y el segundo mejor es hoy.