Los fondos de inversión ofrecen muchas ventajas al inversor particular:

  • Acceso a cualquier mercado: Al invertir de forma colectiva, un fondo le permite el acceso a mercados e instrumentos que, en muchos casos, no están a su alcance.
  • Gestión profesional: La gestora del fondo pone un profesional que dedica toda su tiempo a analizar el comportamiento de los mercados, investigar las empresas y tomar las decisiones de inversión buscandola mayor rentabilidad a las aportaciones de los inversores, siempre de acuerdo con el objetivo y política de inversión del fondo.
  • Menor coste: la inversión colectiva aprovecha las economías de escala, incurriendo en menos costes por operación en los mercados.
  • Diversificación de las inversiones: Al invertir es recomendable diversificar, es decir, “no poner todos los huevos en la misma cesta”. Si invierte todos sus ahorros en acciones de una compañía, su rendimiento dependerá única y exclusivamente de la evolución de esa empresa, de manera que si la cosa va mal, podría perder todo. Sin embargo, si reparte el capital entre varias compañías, el riesgo se reduce, ya que no se lo juega todo a una sola carta. Pues bien, los fondos de inversión, con independencia de cual sea su política de inversión (es decir su estrategia de inversión), tienen siempre la obligación de diversificar. Además, gracias a su conocimiento del mercado en el que operan y al volumen que invierten, tienen mayor capacidad para hacerlo.
  • Fiscalidad eficiente: Pero hay que tener en cuenta que los resultados de los fondos de inversión, sean beneficios o pérdidas, no se consideran realizados de manera efectiva hasta el reembolso (venta) de las participaciones. Es decir, hasta que no se vendan las participaciones no hay que pagar impuestos.