Pictet Asset Management
Pictet Asset Management
Las inversiones sostenibles, en auge en España

Las inversiones sostenibles, en auge en España

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

 

Desde estudios de inversiones millennials a los análisis de las megatendencias pos-COVID, las investigaciones, en todas las ocasiones, remiten a un patrón común: los criterios ASG.

En varias ocasiones hemos mencionado el crecimiento de la inversión en carteras que cumplen los criterios ASG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo, es decir, desarrollo medioambiental, social, económico y financiero sostenibles). Se estima que casi la mitad de los inversores españoles ha apostado en algún momento por una inversión sostenible, mientras que en 2018 sólo era una cuarta parte.

La pandemia, incisiva en este incremento

 Datos prometedores que, inevitablemente, han experimentado un incremento a raíz de la crisis pandémica. Los razones son múltiples y variadas. Se barajan factores de concienciación social, derivados tanto de una teoría sin fundamentos científicos de que el COVID-19 es una llamada de auxilio del Planeta como, y esto sí tiene pruebas y evidencias, el confinamiento forzoso hizo caer en picado las emisiones de CO2 en la atmósfera. Siempre en el plano social, cabe destacar el cambio de hábitos en la elección de medios de transporte para evitar contagios y propagación, que ha resultado en un gran incremento de uso y adquisición de vehículos de movilidad personal eléctricos, como patinetes o bicicletas.

En el aspecto financiero, además, las inversiones de este tipo mostraron una mayor estabilidad en sus cotizaciones respecto a otros sectores, con una volatilidad bursátil inferior a la de otros segmentos del mercado.

Allá donde se mire, dentro del crecimiento general observado en la inversión con criterios ASG, podemos encontrar datos positivos. Así por ejemplo, destaca el buen comportamiento de los activos de renta fija, en parte como resultado de la buena acogida de los bonos verdes y sociales emitidos para hacer frente al COVID-19.

Por otra parte, la inversión colectiva ha registrado un fuerte repunte en la demanda de productos de inversión con criterios ASG, tanto en el ámbito de los fondos de inversión de gestión activa como en los de gestión pasiva. Así, los ETF que siguen criterios ASG representan casi el 50% de los nuevos flujos.

Una cuestión generacional e ideología

El Observatorio Inverco, por su parte, publicó un análisis a gestoras de inversiones que en un 45% afirmaron haber percibido un mayor interés en los factores ASG. Siempre a partir de este estudio, se puede desprender que el factor generacional influye ampliamente en la elección de este tipo de criterio.

Y es que nada menos que el 69% de los inversores interesados en la inversión con criterios sostenibles pertenecen a la generación millennial —aquella nacida entre principios de los años 80 y mediados de los 90 del siglo pasado—, seguidos por un muy lejano 17% de la generación posterior, los centennials —nacidos entre mediados 1990 y mediados de la década de 2000—, un exiguo 12% de la Generación X —la cohorte demográfica justamente anterior a los millennials— y, finalmente tan solo un 2% de los baby boomers —las personas nacidas tras la finalización la Segunda Guerra Mundial.

En general, la estrategia de inversión sostenible más utilizada es la exclusión, que prevé, tal y como la propia palabra indica, excluir las inversiones en empresas, sectores o países que no cumplen con ciertos parámetros. Así, las principales exclusiones son las relativas a bombas de racimo y minas (62%), armas de destrucción masiva (52%) y cualquier tipo de arma, y la violación de derechos humanos y laborales (33%), de lo cual se desprende que las inversiones sostenibles van mucho más allá de los temas medioambientales o de alcance social. No obstante, entre los más excluidos, por supuesto, figuran las actividades dañinas para el medioambiente, como el carbón y el nuclear, pero también la producción de bebidas alcohólicas, de tabaco o el juego de azar.

Los expertos apuntan que cada vez son más los españoles que no invertirían en fondos de inversión que no se alinearan con sus convicciones personales. En este sentido, el interés del impacto que tendrán las inversiones se alinea con el interés que despierta su rentabilidad. 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User