Pictet Asset Management
Pictet Asset Management
Por qué triunfan las Fintech

Por qué triunfan las Fintech

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

La tecnología y la inteligencia artificial acaparan la atención de la sociedad hace ya años y ambos sectores convergen en las Fintech, las empresas tecnológicas del sector financiero, que están experimentando un verdadero auge.

 

Lorem ipsum dolor

La aparición de la banca online es parte de la historia reciente y, sin embargo, lejos parece quedar el modelo clásico de banca que obligaba al cliente a acudir a su oficina para poder realizar cualquier trámite. El sector de la tecnología aplicada a las finanzas evoluciona e innova a ritmos vertiginosos, y con ello ha aumentado sensiblemente la parte de la población que se vale de sus servicios.

Como ya comentamos, el 67% de los millennials —los primeros nativos digitales, nacidos entre principios de los años 80 y mediados de los 90 del siglo pasado— se asesoran a través de herramientas Fintech o mediante inteligencia artificial. Una tendencia que, naturalmente, se augura al alza en la cohorte posterior, los centennials —o generación Z—, pero también entre los baby boomers, los nacidos entre 1946 y 1964. 

El éxito se debe a la variedad de servicios que ofrecen, y a un enfoque basado en la experiencia de usuario. Algo que, precisamente, ha servido de empujón para que bancos tradicionales se centraran en la mejora de sus aplicaciones y banca online en los últimos meses y en coincidencia con la pandemia de COVID. 

Con todo, asociar las Fintech a la banca online exclusivamente sería tan limitativo como poco realista. Las aplicaciones y servicios de este tipo han irrumpido en la vida de la población bajo distintas formas y con finalidades dispares.

El pago contactless es quizá el ejemplo más representativo, por su gran calado en la población, en parte acelerado por la pandemia y la recomendación de la OMS de usar métodos de pago que eviten el contacto entre personas para reducir la transmisión del virus. Así, en un estudio llevado a cabo por MasterCard en mayo de este año, se recoge que el 66% de los españoles afirma que seguirá utilizando este método de pago, un incremento de 11 puntos porcentuales con respecto al 55% de usuarios que se registraron en todo 2019. Una tendencia que ya iba en aumento, no obstante, ya que en 2018 se situaba en el 43% y que induce a la estimación de un incremento del uso de este método para 2024 en un 300%. 

Las razones son sencillas: la comodidad, la variedad y la seguridad. Y es que cuando se habla de tecnología contactless, las posibilidades trascienden las tarjetas y los móviles: llaveros, relojes o pulseras, autenticaciones biométricas por huellas dactilares, o el reconocimiento facial, ocular y vocal.

Pero lo cierto es que la Fintech todavía va muchísimo más allá, gracias a la Inteligencia Artificial —programas que simulan la capacidad cognitiva de los seres humanos, capaces de aprender a partir de algoritmos que no requieren intervención adicional en su programación. Gracias a estos algoritmos matemáticos, capaces de analizar información autónomamente, se han desarrollado tecnologías como la de los roboadvisors, una herramienta que es capaz de dibujar el perfil de un cliente inversor y ofrecerle un servicio de gestión de inversiones automatizado y personalizado.

Dando un paso más allá, las Fintech se han vuelto fundamentales para los negocios por la capacidad de sus algoritmos de detectar y prevenir el fraude en transacciones en línea. PayPal, por ejemplo, emplea el Big Data —la rama de la IA que se centra en analizar datos a la vez demasiado cuantiosos y complejos para el ser humano— para examinar comportamientos no habituales en un usuario y, de este modo, detectar posibles fraudes. El resultado es una tasa de fraude en esta plataforma que puede bajar hasta un 0,2% frente al 1% promedio del comercio electrónico. Ya hemos visto, además, como la Agencia Tributaria utiliza Big Data en el mismo sentido.

Las Fintech también han sido capaces de diseñar programas capaces de operar en la bolsa por medio de los llamados algoritmos high frequency trading (HTF), una negociación automatizada que realiza operaciones en fracciones de segundos a partir de la información en tiempo real de los mercados. 

España es el país europeo con mayor número de Fintech, aunque paradójicamente se sitúa a la cola de Europa en lo referente a inversión, donde incide con un 3% del total de una financiación cuyo 42% procede de Reino Unido y el 28% de Alemania. Con todo, una inversión todavía tan primigenia, puede ser precisamente una ventaja. Así lo estima Jaime Fernández, responsable de innovación de Finnovating, plataforma global de estrategia de innovación abierta, quien recuerda que una inversión más baja puede convertirse en la más rentable. 

Al hilo de las declaraciones de Fernández, cabe recordar algunas tendencias actuales clave: impulso de la digitalización, incremento de los pagos digitales y el crecimiento de los servicios de banca online. De igual manera, en el campo de las inversiones, también se detecta un creciente interés por la tecnología y la inteligencia artificial, dos sectores que, precisamente, confluyen en el sector Fintech.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User