Tras un calamitoso 2018, los mercados emergentes ven este año con más optimismo