Los expertos de BlacRock analizan en su último informe semanal la inversión de la curva de tipos en Estados Unidos (EE. UU.); es decir, que se pague más intereses por la deuda a corto plazo -dos años- que a largo -10 años-. 

“Una inversión de la curva de tipos de los bonos del Tesoro de EE.UU., con las rentabilidades a dos años superando ahora a sus contrapartes a 10 años, asustó aún más a los mercados”, apuntan.

Los analistas de BlackRock explican que “en el pasado, tales inversiones a menudo han presagiado recesiones, pero creemos que el poder de señalización de la curva de tipos ha disminuido en medio de la dinámica cambiante del mercado”.

Sobre este fenómeno, también reconocen que “el fuerte cambio de tono del Banco Central Europeo (BCE), el aumento de los bonos del Tesoro a corto plazo y la fuerte compra de bonos del Tesoro a largo plazo por parte de instituciones como los fondos de pensiones han contribuido a un aplanamiento de la curva de tipos”.

Además, creen que “un colapso en la prima a plazo, o el exceso de rentabilidad que exigen los inversores para mantener vencimientos más largos, y un exceso de ahorro global también han reducido los tipos de interés a largo plazo”. Por ello, los expertos de BlackRock remarcan que “desaconsejamos emplear el aplanamiento de la curva de tipos de forma aislada como señal”.

Descubre toda su visión sobre la situación actual los mercados