¿Cómo podemos invertir en el mercado nipón? Marc Garrigasait, gestor del fondo Japan Deep Value en Gesiuris, participó hace unos días en uno de los morning meeting que celebramos en Abante para explicarnos su filosofía de inversión y la estrategia que siguen para invertir en la bolsa de Japón.

Las apuestas de Garrigasait en el mercado japonés se concentran en las compañías de pequeña y mediana capitalización: “Es el único mercado del mundo que está sin explorar, y por ello estas empresas tienen un PER tan bajo”. Y con esta filosofía, el fondo nació en agosto de 2016, revalorizándose, desde entonces, más de un 37%. De hecho, en 2017, Japan Deep Value se consolidó como el fondo de inversión español más rentable de todo el año.

Radiografía del fondo

Garrigasait explicó que invierten directamente en acciones, con una exposición cercana al 100% de la cartera. También señaló que tienen la divisa completamente cubierta y que siguen una estrategia de buy and hold, es decir, comprar y mantener hasta que se normalicen las ratios, con un horizonte temporal de inversión de 5 años.

En cuanto a la composición de la cartera, el gestor destacó que hay poca rotación. Con todo, este año han encontrado 220 nuevas empresas y, de ellas, más de 150 cotizan a múltiplos de flujo de caja libre inferior a 5 veces, lo que les da una rentabilidad estimada superior al 20% anual.

¿Por qué han encontrado tantas nuevas compañías? Garrigasait explicó que su universo de inversión se ha ampliado porque, tras las subidas de 2017, este año las small y micro caps han sufrido fuertes caídas en bolsa, mientras que sus resultados han mejorado. En este sentido, el gestor habló de algunos valores como Tohokushinsha Fil Corporation, que es una productora de televisión, de Ohashi Technica, fabricante de piezas de automóvil, y de otras compañías de ingeniería civil como Fukuda Corporation.

El mercado japonés

El mercado nipón de small caps continúa siendo enormemente ineficiente por la falta de inversores institucionales nacionales, pero, sobre todo, internacionales”, señaló.

Y esto se debe, al menos la parte de los inversores extranjeros, a la enorme dificultad para acceder, en muchos casos, a información sobre las compañías y, principalmente, para hablar con sus responsables, porque, como explicó el gestor “no existen informes de brokers en inglés de todas estas empresas y la gran mayoría de ellas ni siquiera tienen memoria anual en inglés”.

Por último, Garrigasait señaló que Japón tiene más de 3.700 compañías cotizadas: “Un mercado con una gran profundidad, en el que existe una enorme diferenciación de las ratios entre grandes conglomerados y pequeñas compañías cotizadas”.