“La bolsa no está ni demasiado cara ni demasiado barata, está en su precio justo. La macroeconomía, sin embargo, está cogida con alfileres”, contrapesa Alberto Espelosín, uno de los cuatro responsables de los fondos de autor de Abante Asesores y gestor del Abante Pangea [ +info], de filosofía global, dinámico y multiactivo. El propio Espelosín define su fondo, que cuenta actualmente casi con un 68% de renta variable en cartera y con 50 millones de euros de patrimonio bajo gestión y que obtiene, a cierre de octubre y desde su creación el pasado mayo, una rentabilidad del 6,56%: “No se trata de preservar capital, ya que es un producto flexible, aunque trato de protegerme en las bajadas utilizando las señales de vigilancia que la macro me da”.

Hoy día, tal y como explica el gestor de Abante, las bolsas estadounidense, española y emergentes, hay que mirarlas con distancia y con cautela. Quizá por motivos distintos, pero con reticencia al fin y al cabo. A su juicio, sólo se salva el parqué europeo por atractivo y recorrido.

Básicamente, el S&P 500 y el Ibex 35 por estar caros y no contar con el “margen de seguridad” necesario para Espelosín. “El S&P 500 tendría que caer un 15% para volver a él, mientras que, por su parte, si el Ibex 35 se corrige hasta el rango de los 8.800 o 9.000 puntos, sería un buen momento de engancharlo de nuevo mientras suba hasta los 10.500 puntos”, explica el gestor de Abante.

Leer entrevista completa