Mayor esfuerzo de ahorro


Tipos de interés desde 1962 hasta 2013.
Fuente: Elaboración propia.

Tras la crisis económica, el sistema financiero ha cambiado mucho. Uno de los factores más afectados ha sido el tipo de interés de referencia de los principales bancos centrales. Los elevados tipos previos, el elevado endeudamiento de hogares y empresas y la baja actividad económica son los motivos por los que las autoridades monetarias decidieron rebajar los tipos hasta niveles históricamente mínimos. La profundidad de la crisis financiera invita a pensar que los tipos se mantendrán bajos durante varios años.

Otra consecuencia de la coyuntura económica de estos años es el cambio de paradigma en la renta fija. Durante la segunda mitad del siglo XX la deuda pública ofreció rentabilidades cercanas a las de la renta variable en términos agregados, ofreciendo una rentabilidad media del 8% entre 1979 y 2009. Al igual que los tipos de interés, la rentabilidad de la deuda soberana ha sufrido un importante recorte y no hay expectativas de cambio en el corto-medio plazo con los efectos consecuentes.


Proyección de 100.000 euros actuales en tres escenarios diferentes.
Fuente: Elaboración propia.

La importante rebaja vista en estos dos conceptos tiene como consecuencia principal un mayor esfuerzo por parte de los ahorradores para alcanzar sus objetivos ya que el interés compuesto carece de la fuerza que tenía anteriormente.

Para comprender mejor los efectos del descenso de los tipos de interés y de la rentabilidad de la renta fija proponemos un sencillo caso:

LEER ARTÍCULO COMPLETO

@abanteasesores