Saben ustedes que me encantan los cisnes en sus distintos colores, siendo los negros (que intento amaestrar para que muten a blanco) los que más me ocupan. Recientemente he descubierto una especie mitad blanco mitad negro, que se llama Cygnus melancoryphus o cisne cuellinegro, que no anda lejos de alguna de las mutaciones a las que aspiro. Ante un hecho que ya anticipamos en el anterior Pangea Insights: la posible caída del oro hacia la zona de los 1.000 dólares, las fauces del mercado están empeñadas en seguir creando especies nuevas y en las últimas semanas he visto cómo está haciendo nacer un nuevo cisne, que esta vez es de color amarillo. Un animal representado no solo por el precio de la onza de oro sino también por las mineras de oro, que acumulan ya una caída cercana al 75-80% desde los máximos de 2011. Les recuerdo lo que les expuse en aquel documento, “ Ejercicios de verano 2015”, publicado el mes pasado:

Vigilar la zona de soporte del oro en 1.150-1.110 dólares para ver si hay pánico hacia el 1.000 y comprar.

Creo que el oro puede ser una de las grandes temáticas en la segunda parte del año con rentabilidades muy importantes por encima del 25% en las mineras. El escenario de recrudecimiento de guerra de divisas, junto con un entorno de bajo crecimiento y no sostenibilidad de subidas de tipos, hará que el flujo inversor hacia el oro se incremente. La importante paralización de proyectos de inversión hace que la oferta vaya a ser rígida los próximos años, situación que favorece una vuelta hacia los 1.400 dólares. Eso sí, no sería de extrañar que antes de hacer ese proceso y ante la cercanía del gran soporte en 1.150-1.110 dólares se produzca una última caída hacia los 1.000, nivel en el que se produciría una oportunidad de compra relevante. Antes que comprar el HUI Index (índice que agrupa a las principales mineras de oro), que tiene una volatilidad muy alta, les recuerdo que tienen ETFs a su disposic ión. Cuanto más impriman los occidentales, más oro comprarán los emergentes”.

El 19 de junio, cuando escribí el párrafo de arriba, el oro estaba a 1.200 dólares. Hoy, apenas 34 días después, el oro ha hecho lo que sospechaba y ha caído hacia la zona cercana a los 1.080 dólares, abriendo la caja de Pandora de las estimaciones, algunas de las cuales caen en la irracionalidad económica de la industria.

Si quieres leer el documento completo, puedes descargarlo en PDF: Pangea Insights XVIII.