La boutique independiente Seilern Investment Management está de aniversario: cumple 30 años en el mercado y lo hace, como nos contó Tassilo Seilern, responsable de análisis de la firma, durante el morning meeting que celebramos este lunes en Abante, manteniendo la misma filosofía y proceso de inversión desde su nacimiento: “Gestionamos fondos de renta variable y fondos long only con carteras muy concentradas y con la vista puesta en el largo plazo”.

Esta filosofía de inversión se traduce en buscar compañías de calidad que tengan capacidad de crecer a largo plazo. “A medio y largo plazo lo que va a mover el precio de una acción es el beneficio de la empresa y, por eso, cuando nos fijamos en una empresa dejamos que su modelo de negocio se traslade a los beneficios”, explicó Seilern.

En este punto, el gestor habló también de las reglas que siguen en Seilern a la hora de seleccionar empresas con buenos fundamentales para incorporar en cartera: “Queremos compañías que sean líderes en sus sectores, que diversifiquen, que tengan un modelo de negocio escalable y que cuenten con una ventaja competitiva sostenible. De esta forma el beneficio crecerá mediante crecimiento de ventas orgánico”.

¿Y en dónde encuentran esa clase de compañías?

“Nos gustan las empresas de industrias que crezcan estructuralmente, es decir, que puedan crecer en ciclos bajistas”, señaló Seilern. Así, entre sus principales apuestas se encuentran las compañías relacionadas con los medios de pago electrónicos, la digitalización y el envejecimiento poblacional. En cambio, en su radar no se encuentran ni bancos ni aseguradoras y tampoco utilities, ’telecos’ y automovilísticas.

Invertimos en compañías que podamos entender, tanto por balance como por modelo de negocio, y que tengan capacidad para fijar precios”, comentó el gestor. Y así, siguiendo esta premisa, explicó que tampoco invierten en empresas energéticas y de materias primas porque no saben a dónde se puede ir el precio del petróleo.

Stryx America

A nivel geográfico, en Seilern tienen una apuesta global -principalmente por Estados Unidos y Europa- que ponen en práctica a través de sus tres fondos de inversión: Stryx World Growth, Stryx Europa y Stryx America.

Stryx America es una de las posiciones que tenemos en Abante Equity Managers. Con un track record de casi 12 años, en enero se ha revalorizado más de un 7% y en los últimos cinco años tiene una rentabilidad anualizada de casi el 15%.

“El fondo lo hace mejor cuando el mercado cae. Es más defensivo cuando el mercado lo hace mal”, comentó Seilern. Así, señaló que, de media, las durante la crisis, las compañías que formaban parte del fondo incrementaron sus ventas un 65% -mediante crecimiento orgánico-, mientras que las empresas del S&P 500 subieron sus ventas un 34%%, incluyendo fusiones y adquisiciones.

En cuanto a la distribución sectorial del fondo, el mayor peso se encuentra en empresas de informática y tecnología (29,7%), seguido de las compañías de consumo (17%) y de cuidado de salud (14%).  Así, Mastercard, Alphabet y Estee Lauder son las tres principales posiciones de este fondo.