abrdn
abrdn
Una cartera baja en carbono por sí sola no salvará el planeta Tierra

Una cartera baja en carbono por sí sola no salvará el planeta Tierra

abrdn-cartera-baja-carbonoLos inversores pueden creer que la mejor manera de ayudar a afrontar la crisis climática es asignar fondos a empresas y carteras con baja huella de carbono. Sin embargo, esto no es suficiente: también necesitamos soluciones de inversión activas y con visión de futuro.

Han pasado seis años desde el Acuerdo de París, un tratado internacional sobre el cambio climático. Su objetivo es limitar el calentamiento global a menos de 2 grados centígrados en comparación con los niveles preindustriales1. En la COP26 y más adelante, la atención se centra en la aplicación del acuerdo de 2015 y en las ambiciones a largo plazo para hacer frente a la emergencia climática.

En 2020, sin embargo, la pandemia de covid-19 eclipsó todas las demás preocupaciones. A la trágica cifra de muertos se sumó una grave recesión económica. Con la imposición de confinamientos por parte de las autoridades, un resquicio de esperanza fue el impacto en las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI), que se estimó que habían disminuido alrededor de un 6% a lo largo del año en comparación con los niveles de 2019. Aunque se trata de un paso en la dirección correcta, también supone una constatación bastante dura: para limitar el cambio climático a un calentamiento de menos de 1,5 grados, el planeta necesita reducir a la mitad las emisiones de GEI para 20302. Eso equivale a una disminución anual del 7,7% desde ahora hasta entonces. En otras palabras, cada año tenemos que reducir las emisiones globales más de lo que logramos durante 2020, cuando el mundo prácticamente se paralizó. Si no alcanzamos este objetivo, las consecuencias serán probablemente catastróficas, superando con creces la pérdida de vidas humanas causada por la pandemia.

Mejorar nuestro comportamiento

Por desgracia, es poco probable que alcancemos este objetivo en la actualidad. Hasta ahora, los compromisos de cero emisiones cubren el 73% de las mismas. Incluso aunque se cumpliesen, el planeta se calentaría 2,4 grados3. Nuestro propio análisis de escenarios climáticos respalda estas conclusiones. Si queremos tener alguna esperanza de alcanzar el nivel cero neto en 2050, necesitamos invertir en soluciones climáticas y en nuevas innovaciones. Creemos que la búsqueda de estas empresas requiere un enfoque de inversión activo, fundamental y con visión de futuro.

abrdn-grafico

Las métricas climáticas pueden llevar a error

Para los inversores, puede parecer que la mejor manera de ayudar es asignar el capital a aquellas empresas y carteras que tienen una baja huella de carbono.

Por ejemplo, el sector financiero es el de menor intensidad de carbono desde el punto de vista operativo. (Una métrica de intensidad de carbono normaliza las emisiones directas en relación con los ingresos, y es el estándar de la industria para comparar las emisiones de carbono). Según nuestros cálculos, el sector financiero tiene una intensidad de carbono de 13 toneladas de CO2 por cada millón de dólares de ingresos. La mayor parte proviene de la electricidad que las empresas utilizan para iluminar los edificios y alimentar los centros de datos. Esta cifra se compara con la media de referencia de 162 toneladas de CO2 por cada millón de dólares de ingresos.

Por lo tanto, crear una cartera baja en carbono no es tan difícil de conseguir en la práctica. Los gestores pueden simplemente evitar invertir en sectores de alto consumo energético como los servicios públicos, los materiales y las empresas energéticas. En su lugar, pueden asignar sus inversiones hacia aquellos con una huella de carbono relativamente pequeña, como las empresas financieras, de comunicación o de consumo.

Sin embargo, en el mundo real, esto no ayudará a reducir a la mitad las emisiones de GEI para 2030. Al adoptar este enfoque, los inversores también corren el riesgo de perderse las áreas en las que es posible el mayor cambio positivo y donde existen algunas de las mejores oportunidades de inversión.

En cambio, creemos que los inversores deberían considerar la posibilidad de asignar capital a las empresas que están innovando para crear soluciones reales a la crisis climática, y comprometerse de forma activa con ellas. A largo plazo, estas soluciones deberían hacer más viables sus modelos de negocio, reduciendo potencialmente el coste del capital. Estas empresas también pueden reducir algunos de los riesgos transitorios y físicos que el cambio climático supone para sus negocios. Al mismo tiempo, pueden ofrecer oportunidades convincentes de crecimiento de los ingresos y los beneficios, a medida que crece la demanda de sus productos y servicios.

Además, con el tiempo, los datos deberían mejorar, permitiendo una mejor medición del impacto positivo de una empresa. Para identificar estas oportunidades, hay que analizar los ámbitos de la economía que más emisiones de gases de efecto invernadero aportan en la actualidad, lo que se puede dividir en cuatro pilares:
⦁    Cómo nos abastecemos y alimentamos
⦁    Cómo nos movemos
⦁    Cómo construimos
⦁    Cómo fabricamos y utilizamos

abrdn-cartera-clima
Climate Watch, Instituto de Recursos Mundiales (2020).

Otra medida común para evaluar las credenciales climáticas de una empresa es el porcentaje de sus "ingresos verdes". Se trata de la proporción de las ventas de una empresa que se destinan a actividades "verdes". Sin embargo, basarse únicamente en este dato, como hacen muchas carteras pasivas, tiene sus trampas. En primer lugar, es un dato retrospectivo y no tiene en cuenta la evolución de la combinación de productos. Al fin y al cabo, muchas de las soluciones necesarias para alcanzar las cero emisiones netas en 2050 están en desarrollo o aún no se han inventado. Por lo tanto, pueden representar una proporción muy pequeña de los ingresos totales actuales de una empresa a pesar de ser un motor clave del crecimiento futuro. En segundo lugar, esta métrica mide la importancia de la solución mirando sus ingresos en relación con los ingresos totales de la empresa. Creemos que es mejor evaluar la materialidad de la solución en el contexto del tema en cuestión, como la reducción de las emisiones de GEI.
Image

Las vacas emiten más que los aviones jumbos...

Por ejemplo, el metano. Según la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE), el metano provoca entre 28 y 34 veces más calentamiento por partícula que el dióxido de carbono4. Este organismo también estima que las emisiones de CO2 equivalente causadas por la fermentación entérica del ganado son más de 2.000 millones de toneladas cada año, lo que supone aproximadamente el 4% del total de las emisiones de carbono a nivel mundial. Para poner esto en contexto, según la AIE, el 2% de las emisiones mundiales de GEI son generadas por la industria de la aviación (con datos anteriores al covid). Esto significa que el metano liberado por las vacas emite el doble de las emisiones totales producidas por todos los vuelos comerciales del mundo cada año5.

Aquí entra en escena Koninklijke DSM, una empresa mundial de nutrición. Según el grupo, su nuevo producto de alimentación "Bovaer" puede reducir la cantidad de metano que producen las vacas en un 30%. Si se aplicara a toda la población mundial de vacas, podría reducir las emisiones en el equivalente a 600 millones de toneladas de CO2 al año. El producto acaba de recibir la aprobación reglamentaria en todos los mercados, por lo que actualmente sólo representa una fracción de los ingresos de Koninklijke DSM. Sin embargo, creemos que el producto podría ser un factor importante en la lucha contra el cambio climático.

abrdn-cartera carbono

DSM destaca la complejidad de basarse en parámetros específicos para invertir en una economía baja en carbono. Aunque estas métricas son útiles, creemos que los inversores deben combinarlas con un análisis fundamental y una visión de futuro para crear una estrategia de inversión eficaz. Esto ofrece la mejor oportunidad de identificar a las empresas con las soluciones ganadoras necesarias para ayudarnos a alcanzar el cero neto.
Empresas seleccionadas con fines ilustrativos únicamente para demostrar el estilo de gestión de la inversión descrito en este documento y no como recomendación de inversión o indicación de resultados futuros.

  1. Acuerdo de París de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Dic. 12, 2015, T.I.A.S. No. 16-1104.https://unfccc.int/process-and-meetings/the-paris-agreement/the-paris-agreement
  2.  https://sciencebasedtargets.org/net-zero
  3. https://climateactiontracker.org/global/temperatures/
  4. https://unece.org/challenge#:~:text=Methane%20is%20a%20powerful%20greenhouses,are%20due%20to%20human%20activities.
  5. IEA (2018), CO2 Emissions from Fuel Combustion, www.iea.org/statistics

 Blair Couper, Investment Manager, Tony Hood, Investment Director, abrdn

Si quiere acceder a más información puede acceder a Thinking Aloud

Invertir entraña riesgos. El valor de las inversiones y los ingresos que se deriven de ellas puede bajar y subir y los inversores podrían recuperar un importe menor que el invertido. La rentabilidad pasada no es orientativa de los resultados futuros. Las opiniones y conclusiones expresadas en esta comunicación se basan únicamente en el interés general y no deben tomarse como asesoramiento de inversiones o como una invitación a comprar o vender ningún título específico.
 

Cualesquiera datos que figuren en este documento y que se atribuyan a un tercero ("Datos de terceros") son propiedad de un(os) proveedor(es) externo(s) (el "Propietario") y abrdn está autorizada a usarlos. Está prohibida la copia o distribución de Datos de terceros. Los Datos de terceros se facilitan a título orientativo y no se garantiza que sean exactos, completos u oportunos. En la medida en que lo permita la legislación aplicable, ninguno de los Propietarios, abrdn, o ninguna otra parte (incluida cualquier parte involucrada en el suministro y/o recopilación de Datos de terceros) tendrá ninguna responsabilidad respecto a los Datos de terceros o respecto a ningún uso que se haga de los Datos de terceros. Ni el Propietario ni ningún otro patrocinador externo respaldan o promocionan el fondo o el producto al que se refieren los Datos de terceros.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User