China

Conocer al equipo directivo de una empresa resulta crucial en un mercado en el que escasean los datos fiables y donde la transparencia y la divulgación de información tienden a ser deficientes.

Aunque a veces pueda parecer que las empresas chinas cuentan con un conocimiento rudimentario de los riesgos y las oportunidades ligados a los factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés), en realidad el marco regulatorio aún se está definiendo, el sistema legal es inmaduro y prácticamente no existe información fiable para evaluar a las empresas.

La transparencia y la divulgación de información tienden a ser deficientes y la participación accionarial puede ser compleja y abarcar estructuras societarias y participaciones cruzadas, generando serias dudas sobre posibles conflictos de interés.

A todo esto hay que sumarle el hecho de que el mercado de acciones de clase A está dominado por inversores minoristas que compran y venden de forma impulsiva y priorizan la rentabilidad a corto plazo. El mensaje que reciben los directivos de las empresas es que lo más importante son los resultados del siguiente trimestre, algo que no contribuye a una planificación estratégica.

Estas cuestiones plantean retos para la inversión a largo plazo. Llevamos tres décadas invirtiendo en China y hemos sido testigos de la evolución de este mercado.

Si repasamos las primeras notas de nuestros analistas tras sus visitas a empresas chinas, encontramos multitud de avisos del estilo «inyecciones de activos a gogó», «conexiones secretas» o «complicadas operaciones entre empresas».

Una de esas notas decía: «La reunión fue divertida pero terrible. Les hicimos muchas preguntas difíciles sobre rentabilidad e inyecciones de activos. Se trata de otro conglomerado de tipo chaebol y estructura piramidal. Evitar y olvidar».

Aunque el mercado ha cambiado –en muchos aspectos, para mejor– nuestros métodos y nuestros procesos no lo han hecho. Entender la estructura y las participaciones de un negocio y conocer a su equipo directivo nos sigue pareciendo fundamental.

Aunque esto es aplicable a todos los mercados emergentes, resulta especialmente importante en China. Seleccionar empresas con un sólido gobierno corporativo mejora nuestras probabilidades de invertir en negocios ganadores a largo plazo y de evitar quiebras y escándalos corporativos.

Gobierno corporativo
Nuestro proceso empieza con los accionistas mayoritarios. Como inversores, queremos estar seguros de que sus intereses están alineados con los de los accionistas minoritarios como nosotros.

Con este propósito, investigamos su historial para saber dónde han trabajado, cómo han progresado en su carrera y si han estado implicados en algún escándalo corporativo. También intentamos determinar si mantienen vínculos con vehículos privados y examinamos de cerca cualquier operación con terceros. Luego estudiamos a los miembros del consejo de administración y al equipo directivo para evaluar sus aptitudes, su reputación y su grado de compromiso.

Después de invertir, nos esforzamos por fomentar una estrecha relación de trabajo con la dirección y los equipos de relación con inversores, mediante visitas y comunicaciones frecuentes. Nuestro objetivo es desarrollar una buena relación y ganar confianza con los directivos de la empresa, ya que la cercanía con el equipo directivo contribuye a que nuestras interacciones sean más efectivas.

Nos consideramos socios y no simples accionistas. Por eso, intentamos ser proactivos a la hora de sugerir mejoras en áreas como las asignaciones de capital o la divulgación de información, así como a la hora de afrontar riesgos y oportunidades en materia de ESG (ver recuadro inferior).

Este compromiso constante también nos ayuda a identificar a los equipos directivos de mayor calidad. Gracias a estas interacciones podemos resolver las cuestiones que nos preocupan o detectar riesgos adicionales. Por otra parte, puede que tengamos que tomar medidas si una empresa actúa de forma inapropiada.

Factores medioambientales
China es el mayor emisor de dióxido de carbono –el gas de efecto invernadero– del mundo. La degradación medioambiental frena el crecimiento económico y amenaza la salud pública y la cohesión social. Reducir la dependencia del carbón para generar electricidad se ha convertido en una prioridad para el gobierno, lo que explica que la divulgación de información sobre prácticas medioambientales esté relativamente desarrollada en China. Se trata de un área en la que podemos obtener datos de forma sistemática, ya que las empresas chinas –sobre todo las más grandes– son muy conscientes de su huella de carbono. Observamos riesgos y oportunidades en segmentos como consumo de energía, eliminación de residuos, acondicionamiento de terrenos, emisiones de carbono, energía renovable y tecnologías limpias.

La concienciación medioambiental de las empresas chinas es relativamente alta, lo que nos permite centrarnos más a menudo en las oportunidades que en los riesgos. La aplicación de prácticas sostenibles puede mejorar la imagen de marca, fomentar la fidelidad de los clientes y proteger frente a catástrofes que podrían tener importantes ramificaciones legales.

Por razones estratégicas, el gobierno respalda decididamente el uso de energías renovables. China es, con diferencia, el país que más invierte en energías renovables y en electrificación del transporte rodado. Observamos un fuerte crecimiento de las empresas que suministran energía solar o que venden coches eléctricos, que a menudo reciben ayudas gubernamentales. Además, los factores económicos de las renovables han mejorado mucho desde una perspectiva fundamental, por lo que esperamos que esta tendencia hacia la energía renovable continúe.

Factores sociales
A diferencia de lo que ocurre con los temas medioambientales, la información sobre cuestiones sociales como, por ejemplo, la interacción entre las empresas y sus empleados, sus proveedores y la sociedad en general, está mucho menos desarrollada. La poca importancia que se le atribuye resulta preocupante, ya que las cuestiones sociales entrañan riesgos para los negocios. Aun así, vemos riesgos y oportunidades.

Trabajamos con las empresas en las que invertimos para definir y mantener unos valores corporativos. Garantizar el bienestar de los empleados y cumplir con los principios del trabajo justo redunda en una plantilla más productiva, capaz de crear valor a largo plazo. Además, las políticas laborales están vinculadas a la estrategia corporativa.

Nuestra labor se centra principalmente en colaborar con los equipos directivos para mejorar sus políticas de empleo. Por ejemplo, la demanda de expertos informáticos va en aumento conforme las empresas chinas se adentran en el mundo de la alta tecnología y la digitalización, por lo que exploramos qué están haciendo para atraer y retener talento.

Otras cuestiones sociales incluyen la gestión de las cadenas de suministros o establecer un código de conducta para los proveedores. También examinamos las políticas de seguridad y salud en el trabajo para entender con qué medidas de protección cuentan las empresas para prevenir la pérdida de productividad.

A medida que China vaya liberalizando sus mercados, la regulación tendrá que atender las demandas de la sociedad en su conjunto y proporcionar una orientación más clara en materia de prácticas corporativas. Trabajamos con las empresas en estas cuestiones, sin perder de vista los cambios que puedan producirse en el futuro.

Cambios graduales
Las cosas están cambiando, aunque de forma gradual. La Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China (China Securities Regulatory Commission) ha endurecido sus normas respecto al pago de dividendos y a la divulgación de información y ha reforzado la protección de los accionistas minoritarios. Algunas empresas de primera categoría han empezado a aumentar sus ratios de pay-out y a diversificar su participación accionarial. Cientos de firmas publican informes de responsabilidad social corporativa (RSC), aunque la información publicada aún no es consistente.

Como inversores, nos gustaría recibir información más detallada sobre cuestiones de sostenibilidad –como los datos de emisiones y los objetivos, así como la estrategia para reducirlos– en vez de un simple informe de RSC.

Pero lo cierto es que las empresas chinas se muestran cada vez más dispuestas a colaborar con nosotros y a tener en cuenta nuestros intereses como accionistas minoritarios. Por ejemplo, después de que les solicitásemos más información, un grupo de servicios financieros personales organizó un día del inversor para que conociésemos mejor su funcionamiento interno y pudiésemos hablar con el equipo directivo.

Esta interacción nos permitió comprender mejor cómo gestionan su capital humano, la ciberseguridad y los riesgos relacionados con la corrupción y el soborno. También pudimos comprobar que sus productos y servicios abarcan numerosos grupos socioeconómicos. Trabajamos con ellos en un plan de sucesión y nos alegra comprobar que lo han puesto en práctica.

También estamos colaborando con un importante promotor inmobiliario que desarrolla su actividad en las ciudades de primer y segundo nivel (tier 1 y 2). En este caso, hemos identificado formas de explotar oportunidades en diseño de edificios respetuosos con el medio ambiente, lo que ha llevado a esta empresa a prestarle más atención a sus procesos de certificación ecológica.

Integración de factores ESG
Además de analizar los números, tenemos en cuenta los riesgos y las oportunidades vinculadas a factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG). Estas cuestiones pueden resultar muy relevantes desde el punto de vista financiero, por lo que deben analizarse con el mismo rigor que cualquier otro riesgo financiero.

Integrar los factores ESG en nuestro proceso de inversión nos permite conocer mejor los aspectos que generan valor, o que entrañan riesgos, en cada empresa, para así determinar adecuadamente el precio y el tamaño de nuestra inversión.

Trabajamos la información a tres niveles. En primer lugar, nuestro equipo central de ESG comparte sus ideas y sus análisis sobre diversos temas y sectores globales. Después, nuestros analistas evalúan las estructuras de propiedad, la calidad del equipo directivo y los factores ESG como parte de nuestro proceso de análisis de renta variable. Por último, los especialistas en ESG ponen a disposición de nuestros analistas su experiencia y sus conocimientos a nivel de empresa.

Usamos una escala del 1 (mejor) al 5 (peor) para calificar el grado de integración de los factores ESG. Una empresa con una calificación de 1 habrá definido indicadores clave de rendimiento (KPI) para los principales riesgos en materia de ESG, divulgará información de forma completamente transparente y contará con sólidas estructuras de gobierno corporativo. Además, la remuneración estará vinculada a KPI extrafinancieros y tendrá un historial de tratar de forma justa a los accionistas minoritarios.

Por el contrario, un negocio con una calificación de 5 será objeto de controversias con importantes implicaciones económicas, no le prestará atención a los riesgos ESG y será poco transparente. La estructura de su consejo de administración hará dudar de la calidad de su gobierno corporativo y tendrá un historial de operaciones cuestionables con terceros y de no tener en cuenta a los accionistas minoritarios.

En nuestra experiencia, aquellas empresas capaces de explicar claramente cómo afrontan los riesgos y las oportunidades que se les presentan en materia de ESG suelen ser también las mejores a la hora de evitar problemas y capturar las ganancias.

 

Si quiere acceder a más artículos e informes sobre mercados puede acudir a nuestra página Thinking Aloud en español.

El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden subir o bajar y los clientes pueden recibir menos de la cantidad invertida inicialmente. 
Información importante.

Sólo para inversores profesionales (en Suiza sólo para inversores cualificados) y asesores financieros-no para uso de inversores minoristas
Aberdeen Standard Investments es una marca del negocio de inversiones de Aberdeen Asset Management y Standard Life Investments. A menos que se indique otra cosa, este documento sólo hace referencia a productos de inversión, equipos, procesos y opiniones de Aberdeen Asset Management a la fecha de la publicación.
 
Datos de contacto
Si necesita información adicional, por favor visite aberdeenstandard.com para obtener detalles de su representante local de Aberdeen. 
El documento anterior es estrictamente una propuesta informativa y no debería ser considerado una oferta, recomendación de inversión o solicitud para contratar o invertir en los fondos mencionados y no constituye un análisis de inversión como define la Directiva Europea 2003/125/EC. Aberdeen Asset Managers Limited (“Aberdeen”) no garantiza la precisión, adecuación e integridad de la información o integridad de la información o los materiales contenidos en documento y expresamente rechaza la responsabilidad por errores u omisiones en esta información o materiales. 
Cualquier investigación o análisis utilizado por Aberdeen para la elaboración de este documento ha sido elaborado por Aberdeen para su propio uso y puede haber actuado en su propio beneficio. El resultado obtenido está disponible sólo de manera casual y no está garantizada la precisión de la información. Algunas de las informaciones de este documento pueden contener previsiones a futuro u otras declaraciones en relación a eventos futuros o evolución financiera futura de países, mercados o compañías. Estas valoraciones son sólo predicciones y los eventos actuales o resultados pueden diferir significativamente. Los lectores pueden realizar sus propias valoraciones de la relevancia, precisión o exactitud de la información contenida en este documento y hacer sus propios análisis independientes, que puedan considerar necesarios o apropiados para la oferta de dicho asesoramiento. 
Cualquier opinión o estimación contenida en este documento está hecha sobre una base general y el lector no debe confiar como si fuera asesoramiento. Ni Aberdeen, ni ninguno de sus empleados, compañías asociadas al grupo o agentes ha expresado sus consideraciones ni han hecho ni ninguno de ellos un análisis de los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, cualquier persona concreta o grupo de personas. En consecuencia, no garantiza su adecuación y no acepta ninguna responsabilidad sobre las pérdidas derivadas tanto directa como indirectamente en los resultados del lector, persona o grupo de personas que actúen por cualquier información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen se reserva el derecho a realizar cambios y correcciones en la información de este documento sin previo aviso.
 
Este documento puede ser distribuido por las siguientes filiales de Aberdeen en los países relevantes: 
Reino Unido, Noruega y países de la UE por Aberdeen Asset Managers Limited. Autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en Reino Unido. 
Emitido en Suiza por Aberdeen Asset Managers Switzerland AG (“AAMS”). Registrado en Suiza con el número CHE-114.943.983. Oficina de registro Schweizergasse 14, 8001 Zurich. Autorizado por la Autoridad Supervisora de los Mercados Financieros de Suiza como distribuidor de planes de inversión colectiva.
Abu Dhabi Global Market (“ADGM”) por Aberdeen Asset Middle East Limited. Regulado por la ADMG Financial Services Regulatory Authority. Aberdeen Asset Middle East Limited cuenta con licencia FSRA Prudential Categoría 4, y tiene permitido ofrecer las siguientes actividades de servicios financieros en ADGM: (i) asesoramiento de inversiones o créditos y (ii) cerrar acuerdos de inversión.
La información de MSCI puede emplearse únicamente para uso interno, no puede ser reproducida o difundida de ninguna forma y no puede usarse como base para o como componente de ningún instrumento financiero o producto o índice. Ninguna información de MSCI está destinada a constituir un asesoramiento de inversión o recomendación para tomar (o dejar de tomar) cualquier decisión de inversión y no puede invocarse como tal. Los datos históricos y análisis no deberían tomarse como un indicador o garantía de ninguna rentabilidad futura, análisis, previsión o predicción. La información de MSCI se ofrece en un una base “como es” y el usuario de esta información asume el riesgo completo de cualquier uso que se haga de esta información. MSCI, cada uno de sus afiliados y cada persona envuelta en o relacionada con la recopilación, computación o creación de cualquier información MSCI (colectivamente, las partes “MSCI”) renuncian expresamente a todas las garantías (incluyendo sin limitación cualquier garantía de originalidad, exactitud, integridad, adecuación temporal, de no infracción, comercialización y adecuación para un propósito particular) con respecto a esta información. Sin limitar nada de lo anterior, en ninguna circunstancia ninguna parte de MSCI tendrá ninguna responsabilidad directa, indirecta, especial, incidental, punitiva, o como consecuencia (incluyendo, sin ninguna limitación, la pérdida de beneficios) o cualquier otro daño (
www.msci.com).
Visítenos online
aberdeenstandard.com