Aberdeen Standard Investments
Aberdeen Standard Investments
¿Cuál es la diferencia entre la deuda pública y la privada?

¿Cuál es la diferencia entre la deuda pública y la privada?

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

Con los tipos de interés en niveles históricamente bajos, clases de activo como la deuda inmobiliaria comercial, la deuda de infraestructuras y la deuda corporativa son cada vez más atractivas, pero no solo porque sus yields sean potencialmente más altos. En este artículo comparamos la deuda privada y la pública (los mercados de bonos). Resaltamos algunos de los beneficios de las inversiones en deuda privada y las principales características que la diferencian de la deuda pública.


Acceso a motores únicos  
Una de las ventajas de la deuda privada es que permite invertir en mercados que de otra forma no serían accesibles. Por ejemplo, la deuda privada de infraestructuras puede ofrecer acceso a segmentos como las energías renovables. En Reino Unido y Europa, los proyectos de energías renovables normalmente están respaldados por subsidios gubernamentales. Dichos subsidios salvaguardan el proyecto frente a las fluctuaciones en los precios de la energía. Y lo que es más importante, la compañía puede utilizar los pagos por la energía que ofrece para crear un flujo de caja estable para los inversores.


Por supuesto, algunas empresas de servicios públicos cotizadas también cuentan con proyectos de energías renovables. Sin embargo, sus negocios son tan extensos que invertir en estas compañías también expone a los inversores a fluctuaciones en el precio de la energía y a los cambios en los precios minoristas. Al incluir proyectos renovables en sus carteras, los inversores pueden obtener exposición potencial a motores que son más idiosincráticos y que están menos ligados al ciclo económico. De esta forma, los inversores pueden buscar diversificar las fuentes de rentabilidad de sus carteras. Los retornos de un proyecto renovable no se ven influenciados por los cambios en los precios de la electricidad, sino por factores ambientales y por riesgos tecnológicos específicos del proyecto. Por ejemplo, los proyectos solares se ven afectados por la fiabilidad de los pronósticos solares y por la eficiencia de la tecnología aun en desarrollo.


Acceso a emisores más pequeños 
La deuda inmobiliaria comercial en los mercados privados suele englobar uno o algunos activos en diferentes regiones en Reino Unido. Los motores subyacentes del mercado varían en función del sector y de la localización. Una oficina en una ubicación prime en Londres tiene un conjunto de motores económicos diferentes a un parque industrial en el norte de Inglaterra. La deuda comercial inmobiliaria nos permite invertir en emisores pequeños o menos comunes con activos únicos. Estas compañías no suelen buscar financiación en el mercado público de bonos.
Influencia directa.


Los inversores en deuda privada pueden tener una influencia mucho mayor en la negociación y estructuración de la deuda. Las inversiones en deuda privada suelen hacerse a la medida de las necesidades específicas del activo o de la compañía que está siendo financiada. Además, casi siempre suelen tener algún tipo de cláusula financiera. Esto puede ser un determinado nivel de deuda o de rentabilidad que, si se incumple, alertaría a los inversores y les permitiría intervenir para evitar problemas. 


Estructura de la deuda y valores de recuperación 
Cerca del 95% de las emisiones del mercado público de bonos no están aseguradas, es decir, no están aseguradas por activos que podrían ser vendidos para repagar a los inversores en el caso de que se produjese un impago. En los mercado privados de deuda, casi todas las emisiones están aseguradas, por lo que se reduce el riesgo para los inversores.


Dado que la deuda privada está asegurada, si se produjese un impago, los valores de recuperación para los activos privados suelen ser mucho más elevados que los de los mercados públicos. El gráfico 1 muestra que un instrumento de deuda corporativa privada tiene un valor de recuperación de cerca del 80%. Para un bono corporativo público no asegurado, el valor de recuperación es del 50%. 


Gráfico 1: Valores de recuperación para la deuda pública (en gris) frente a la deuda privada (azul)

Flexibilidad en la negociación 
Un bono puede ser vendido a muchos participantes en el mercado. Las operaciones privadas implican a muchas menos partes –normalmente el prestatario y/o un pequeño número de inversores. Esto aporta un margen considerable en las negociaciones. Por tanto, si un inversor tiene un determinado requisito, como salidas de caja que tienen que cumplirse en 20 años, puede trabajar con el prestatario para gestionar las necesidades de ambas partes.


Ratings
La mayoría de los bonos públicos cuentan con el rating de una o más agencias de calificación, lo que da a los inversores una idea la calidad y riesgo del bono. Por el contrario, la mayoría de la deuda privada carece de dichos ratings. Corresponde al inversor o al gestor de activos llevar a cabo el análisis del rating dentro de la valoración del crédito. Sin embargo, esto también significa que menos inversores podrán participar en la deuda, por lo que hay menos competencia. Además, esta realidad alienta un enfoque más prudente con respecto a la gestión del riesgo que depende de un análisis robusto de la deuda. Esto contrasta con los mercados públicos de bonos, que suelen depender en gran medida de las agencias de rating.


Compensación por la iliquidez
Los bonos públicos suelen negociarse de forma activa lo que hace que los precios de mercado estén disponibles inmediatamente. Por el contrario, los activos privados no suelen negociarse de forma regular por lo que no existen precios de mercado inmediatos para ellos. En cambio, se valoran a un “coste amortizado” o mediante el cálculo de su “valor justo”. La deuda privada y otros tipos de activos ilíquidos suelen pagar yields más elevados para compensar a los inversores el hecho de que no puedan liquidar de forma inmediata una posición. Este potencial retorno extra frente a los bonos públicos comparables se conoce como “prima de iliquidez”. 


Asimismo, resulta clave que dicho retorno extra sea lo suficientemente elevado como para compensar la iliquidez del activo. Los gestores de activos con conocimientos y experiencia tanto en los mercados públicos como privados de deuda son los que están mejor posicionados para realizar esta valoración.

 
Conclusión 
La inversión en deuda privada ofrece muchas potenciales ventajas: yields más elevados, más seguridad (y, por tato, mayores niveles de recuperación), flexibilidad e influencia sobre la estructura del activo y el derecho a intervenir en el caso de que surgiesen problemas. La inversión en deuda privada también puede mejorar la diversificación de la cartera al ofrecer exposición a motores idiosincráticos diferentes de aquellos que afectan a los mercados públicos de bonos.


Estas ventajas también conllevan un pero. La falta de un mercado en el que operar de forma inmediata limita la capacidad de los inversores para cambiar las posiciones rápidamente. Por tanto, es fundamental invertir solo en activos bien estructurados que estén gestionados de forma profesional y que hayan pasado por un proceso de valoración crediticia.

Si quiere acceder a más artículos e informes sobre mercados puede acudir a nuestra página Thinking Aloud en español.

El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden subir o bajar y los clientes pueden recibir menos de la cantidad invertida inicialmente. 
Información importante.

Sólo para inversores profesionales (en Suiza sólo para inversores cualificados) y asesores financieros-no para uso de inversores minoristas
Aberdeen Standard Investments es una marca del negocio de inversiones de Aberdeen Asset Management y Standard Life Investments. A menos que se indique otra cosa, este documento sólo hace referencia a productos de inversión, equipos, procesos y opiniones de Aberdeen Asset Management a la fecha de la publicación.
 
Datos de contacto
Si necesita información adicional, por favor visite aberdeenstandard.com para obtener detalles de su representante local de Aberdeen. 
El documento anterior es estrictamente una propuesta informativa y no debería ser considerado una oferta, recomendación de inversión o solicitud para contratar o invertir en los fondos mencionados y no constituye un análisis de inversión como define la Directiva Europea 2003/125/EC. Aberdeen Asset Managers Limited (“Aberdeen”) no garantiza la precisión, adecuación e integridad de la información o integridad de la información o los materiales contenidos en documento y expresamente rechaza la responsabilidad por errores u omisiones en esta información o materiales. 
Cualquier investigación o análisis utilizado por Aberdeen para la elaboración de este documento ha sido elaborado por Aberdeen para su propio uso y puede haber actuado en su propio beneficio. El resultado obtenido está disponible sólo de manera casual y no está garantizada la precisión de la información. Algunas de las informaciones de este documento pueden contener previsiones a futuro u otras declaraciones en relación a eventos futuros o evolución financiera futura de países, mercados o compañías. Estas valoraciones son sólo predicciones y los eventos actuales o resultados pueden diferir significativamente. Los lectores pueden realizar sus propias valoraciones de la relevancia, precisión o exactitud de la información contenida en este documento y hacer sus propios análisis independientes, que puedan considerar necesarios o apropiados para la oferta de dicho asesoramiento. 
Cualquier opinión o estimación contenida en este documento está hecha sobre una base general y el lector no debe confiar como si fuera asesoramiento. Ni Aberdeen, ni ninguno de sus empleados, compañías asociadas al grupo o agentes ha expresado sus consideraciones ni han hecho ni ninguno de ellos un análisis de los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, cualquier persona concreta o grupo de personas. En consecuencia, no garantiza su adecuación y no acepta ninguna responsabilidad sobre las pérdidas derivadas tanto directa como indirectamente en los resultados del lector, persona o grupo de personas que actúen por cualquier información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen se reserva el derecho a realizar cambios y correcciones en la información de este documento sin previo aviso.
 
Este documento puede ser distribuido por las siguientes filiales de Aberdeen en los países relevantes: 
Reino Unido, Noruega y países de la UE por Aberdeen Asset Managers Limited. Autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en Reino Unido. 
Emitido en Suiza por Aberdeen Asset Managers Switzerland AG (“AAMS”). Registrado en Suiza con el número CHE-114.943.983. Oficina de registro Schweizergasse 14, 8001 Zurich. Autorizado por la Autoridad Supervisora de los Mercados Financieros de Suiza como distribuidor de planes de inversión colectiva.
Abu Dhabi Global Market (“ADGM”) por Aberdeen Asset Middle East Limited. Regulado por la ADMG Financial Services Regulatory Authority. Aberdeen Asset Middle East Limited cuenta con licencia FSRA Prudential Categoría 4, y tiene permitido ofrecer las siguientes actividades de servicios financieros en ADGM: (i) asesoramiento de inversiones o créditos y (ii) cerrar acuerdos de inversión.
La información de MSCI puede emplearse únicamente para uso interno, no puede ser reproducida o difundida de ninguna forma y no puede usarse como base para o como componente de ningún instrumento financiero o producto o índice. Ninguna información de MSCI está destinada a constituir un asesoramiento de inversión o recomendación para tomar (o dejar de tomar) cualquier decisión de inversión y no puede invocarse como tal. Los datos históricos y análisis no deberían tomarse como un indicador o garantía de ninguna rentabilidad futura, análisis, previsión o predicción. La información de MSCI se ofrece en un una base “como es” y el usuario de esta información asume el riesgo completo de cualquier uso que se haga de esta información. MSCI, cada uno de sus afiliados y cada persona envuelta en o relacionada con la recopilación, computación o creación de cualquier información MSCI (colectivamente, las partes “MSCI”) renuncian expresamente a todas las garantías (incluyendo sin limitación cualquier garantía de originalidad, exactitud, integridad, adecuación temporal, de no infracción, comercialización y adecuación para un propósito particular) con respecto a esta información. Sin limitar nada de lo anterior, en ninguna circunstancia ninguna parte de MSCI tendrá ninguna responsabilidad directa, indirecta, especial, incidental, punitiva, o como consecuencia (incluyendo, sin ninguna limitación, la pérdida de beneficios) o cualquier otro daño (
www.msci.com).
Visítenos online
aberdeenstandard.com

0 ComentariosSé el primero en comentar
User