Para banca

A primera vista, parece que los bancos europeos ya están preparados para que se produzcan operaciones de fusiones y adquisiciones. Según la Federación Bancaria Europea, existen unas 4.769 entidades de crédito en la zona euro. En un mercado tan fragmentado y con tanta competencia es difícil ser rentable. La rentabilidad media sobre activos propios (RoE) de los bancos de la eurozona es tan solo del 5,6%, comparado con un coste de capital estimado superior al 10%

Por eso no parece que la consolidación genere dudas. Reducirá los costes, creará economías de escala y proporcionará oportunidades para la inversion, generando un mayor beneficio en el proceso. 

Los reguladores llevan tiempo hablando sobre la perspectiva de fusiones. Pero cualquiera que espere un aumento repentino de la actividad corporativa en el futuro próximo se decepcionará.

Una de las razones es que los bancos europeos aun están en reconstrucción tras la crisis global. Hay progresos a nivel regional, así lo señalaban los últimos test de estrés de la Asociación Bancaria Eurepea (EBA). Pero este proceso es lento y los bancos quieren evitar grandes fusiones y adquisiciones antes de haber mejorado de forma significativa tanto en dividendos como en beneficios.

Las grandes fusiones podrían hacer que el proceso de consolidación se complique. Cuando un banco se convierte en sistémico, como ocurrire tras cualquier gran fusión transfronteriza, se le exige un mayor nivel de capital y atrae una mayor vigilancia de los reguladores, lo que hace más difícil generar rentabilidad de los accionistas. Además, desde el 1 de enero  está vigente el reglamento de requisitos prudenciales de las entidades de crédito de la UE, lo que complica la situación.

Otra razón es que es difícil que las fusions se completen satisfactoriamente, como sucedió hace 10 años con Royal Bank of Scotlad y ABN Amro. 
La consolidación es un proceso de mayor riesgo de lo que solía dado que las relaciones entre los bancos y sus clientes son ahora menos estrechas ya que se basan más en los datos,. Los riesgos de ejecución son sustanciales, teniendo en cuenta que la integración de los sistemas tecnológicos es una parte crucial de cualquier fusión bancaria. Estos riesgos son particularmente significativos en las fusions transfronterizas, lo que crea un impedimento adicional importante en los procesos de fusiones y adquisiciones.

Luego hay que tener en cuenta los detalles específicos de cada país. Italia sigue teniendo problemas con los préstamos impagados, y su recuperación ha sido más lenta. El mayor banco de Italia, UniCredit, que históricamente ha sido una gente active en la consolidación transfronteriza del sector, todavía está trabajando en frentar el deterioro de su banco malo hasta 2021. En otras palabras, tiene otras prioridades más allá de fusiones y adquisiciones.

El mercado bancario alemán está saturado, con 1.632 instituciones de crédito que representan aproximadamente un tercio del total de la Eurozona.  La estructura de propiedad de tres pilares de la industria es en sí misma un obstáculo para las fusiones y adquisiciones domésticas. Existe una falta de disciplina en los precios y mucho margen para racionalizar la estructura de sucursales, pero la propiedad estatal a nivel federal y regional limita la motivación política para abordar estos temas.

El apoyo estatal a los bancos no se limita a Alemania ya que los gobiernos de Italia, Países Bajos, Bélgica y los gobiernos del Reino Unido,  también son propietarios de capital bancario y tienen intereses para proteger la inversión del contribuyente y la independencia de la banca local. 

Este conflicto de intereses exigirá de los posibles interesados una paciencia y diplomacia casi infinitas para tratar de alinear sus intereses con los de su objetivo, el gobierno e, incluso, la opinión pública. Habrá consolidación cuando se elimine este apoyo estatal, como lo ha ocurrido en cierta media en España y Alemania. Pero todo lo que ya se ha producido es minúsculo y no habrá más consolidación hasta que se revierta totalmente el apoyo estatal.

La gran construcción inacabada que supone el proyecto de la Unión Bancaria de la UE es otro impedimento. Ha habido cierta armonización de las normas, pero todavía hay grandes diferencias entre los países en áreas importantes como fiscalidad y la ley de quiebras. Esto hace que cualquier fusion o adquisición transfronteriza importante sea mucho más difícil de lograr. Tampoco ayuda el hecho de que no se sepa cuándo se completará el proyecto de la Unión Bancaria. Tanto el nuevo gobierno populista italiano como el inicio del proceso de búsqueda de successor para Merke en Alemania hacen poco probable que veamos progresos rápido.

Frente a todos estos obstáculos está el hecho de que los accionistas necesitan que mejoren los beneficios. Eso debería ocurrir a medida que los balances continúan evolucionando y los bancos se enfrenten a una menor regulación.

Mejorar la salud de los bancos debería engrasar las ruedas de la consolidación. Pero el viaje hasta aquí ha sido largo y todavía queda un buen camino por recorrer. La consolidación sucederá y debería suceder. Simplemente no ocurrirá este año.

Vicki Cockbain, Investment Director de Aberdeen Standard Investments 

Si quiere acceder a más artículos e informes sobre mercados puede acudir a nuestra página Thinking Aloud en español.

El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden subir o bajar y los clientes pueden recibir menos de la cantidad invertida inicialmente. 
Información importante.
Sólo para inversores profesionales (en Suiza sólo para inversores cualificados) y asesores financieros-no para uso de inversores minoristas
Aberdeen Standard Investments es una marca del negocio de inversiones de Aberdeen Asset Management y Standard Life Investments. A menos que se indique otra cosa, este documento sólo hace referencia a productos de inversión, equipos, procesos y opiniones de Aberdeen Asset Management a la fecha de la publicación.
 
Datos de contacto
Si necesita información adicional, por favor visite aberdeenstandard.com para obtener detalles de su representante local de Aberdeen. 
El documento anterior es estrictamente una propuesta informativa y no debería ser considerado una oferta, recomendación de inversión o solicitud para contratar o invertir en los fondos mencionados y no constituye un análisis de inversión como define la Directiva Europea 2003/125/EC. Aberdeen Asset Managers Limited (“Aberdeen”) no garantiza la precisión, adecuación e integridad de la información o integridad de la información o los materiales contenidos en documento y expresamente rechaza la responsabilidad por errores u omisiones en esta información o materiales. 
Cualquier investigación o análisis utilizado por Aberdeen para la elaboración de este documento ha sido elaborado por Aberdeen para su propio uso y puede haber actuado en su propio beneficio. El resultado obtenido está disponible sólo de manera casual y no está garantizada la precisión de la información. Algunas de las informaciones de este documento pueden contener previsiones a futuro u otras declaraciones en relación a eventos futuros o evolución financiera futura de países, mercados o compañías. Estas valoraciones son sólo predicciones y los eventos actuales o resultados pueden diferir significativamente. Los lectores pueden realizar sus propias valoraciones de la relevancia, precisión o exactitud de la información contenida en este documento y hacer sus propios análisis independientes, que puedan considerar necesarios o apropiados para la oferta de dicho asesoramiento. 
Cualquier opinión o estimación contenida en este documento está hecha sobre una base general y el lector no debe confiar como si fuera asesoramiento. Ni Aberdeen, ni ninguno de sus empleados, compañías asociadas al grupo o agentes ha expresado sus consideraciones ni han hecho ni ninguno de ellos un análisis de los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, cualquier persona concreta o grupo de personas. En consecuencia, no garantiza su adecuación y no acepta ninguna responsabilidad sobre las pérdidas derivadas tanto directa como indirectamente en los resultados del lector, persona o grupo de personas que actúen por cualquier información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen se reserva el derecho a realizar cambios y correcciones en la información de este documento sin previo aviso.
 
Este documento puede ser distribuido por las siguientes filiales de Aberdeen en los países relevantes: 
Reino Unido, Noruega y países de la UE por Aberdeen Asset Managers Limited. Autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en Reino Unido. 
Emitido en Suiza por Aberdeen Asset Managers Switzerland AG (“AAMS”). Registrado en Suiza con el número CHE-114.943.983. Oficina de registro Schweizergasse 14, 8001 Zurich. Autorizado por la Autoridad Supervisora de los Mercados Financieros de Suiza como distribuidor de planes de inversión colectiva.
Abu Dhabi Global Market (“ADGM”) por Aberdeen Asset Middle East Limited. Regulado por la ADMG Financial Services Regulatory Authority. Aberdeen Asset Middle East Limited cuenta con licencia FSRA Prudential Categoría 4, y tiene permitido ofrecer las siguientes actividades de servicios financieros en ADGM: (i) asesoramiento de inversiones o créditos y (ii) cerrar acuerdos de inversión.
La información de MSCI puede emplearse únicamente para uso interno, no puede ser reproducida o difundida de ninguna forma y no puede usarse como base para o como componente de ningún instrumento financiero o producto o índice. Ninguna información de MSCI está destinada a constituir un asesoramiento de inversión o recomendación para tomar (o dejar de tomar) cualquier decisión de inversión y no puede invocarse como tal. Los datos históricos y análisis no deberían tomarse como un indicador o garantía de ninguna rentabilidad futura, análisis, previsión o predicción. La información de MSCI se ofrece en un una base “como es” y el usuario de esta información asume el riesgo completo de cualquier uso que se haga de esta información. MSCI, cada uno de sus afiliados y cada persona envuelta en o relacionada con la recopilación, computación o creación de cualquier información MSCI (colectivamente, las partes “MSCI”) renuncian expresamente a todas las garantías (incluyendo sin limitación cualquier garantía de originalidad, exactitud, integridad, adecuación temporal, de no infracción, comercialización y adecuación para un propósito particular) con respecto a esta información. Sin limitar nada de lo anterior, en ninguna circunstancia ninguna parte de MSCI tendrá ninguna responsabilidad directa, indirecta, especial, incidental, punitiva, o como consecuencia (incluyendo, sin ninguna limitación, la pérdida de beneficios) o cualquier otro daño (www.msci.com).
Visítenos online
aberdeenstandard.com