La narrativa convencional sobre la economía británica suele ser algo así: la inflación ha subido, el crecimiento de los salarios no aumenta, así que los ingresos reales de los consumidores están cayendo y por ello gastarán menos y una economía fuertemente asentada en el gasto de los consumidores decaerá. La realidad podría ser algo diferente.

Lo primero es que el crecimiento de los salarios se ha estancado o desacelerado. No los salarios. Los últimos datos mostraban que el crecimiento de los salarios (medido por la media de los salarios semanales) se ha reducido desde el 2,8% al 2,6% entre noviembre y diciembre. En ese tiempo, la inflación principal ha aumentado desde el 1,2% hasta el 1,6%, y, de nuevo, hasta el 1,8% en enero. De esta forma, los ingresos reales parecen estar aumentando simplemente más despacio.

En segundo lugar, el foco particular en la inflación del precio de los alimentos es algo extraño. El subcomponente de alimentos del IPC ha registrado hasta la fecha una subida del 0,8% entre noviembre de 2016 y enero de 2017. Esto contrasta con la caída del 7,4% entre febrero de 2014 y octubre de 2016.

Los alimentos importados, al menos anecdóticamente, se han vuelto más caros. Pero la competitividad en el sector minorista, el foco creciente en los productos caseros y el aumento de los descuentos en supermercados como Aldi o Lidl ofrecen a los consumidores la oportunidad de emplear sus hábitos de compra para evitar incrementos más pronunciados en los precios. Los planes para el crecimiento de estos supermercados en Reino Unido en 2017 sugieren que también ven una oportunidad.

El tercer aspecto, según la ONS, es que la economía británica ha incorporado 937.000 puestos de trabajo durante 2016. Así que incluso si hay un impacto en los ingresos per cápita que lleve a que cada individuo gaste menos en términos reales, esto no lastra necesariamente a la economía agregada porque la incorporación de empleos remunerados supera este lastre a nivel de la economía total.

El verdadero riesgo para la economía británica es que aumente el desempleo. Esto impactaría en los ingresos agregados y, finalmente, también en los salarios. Los datos hasta la fecha no sugieren que esto vaya a ocurrir. La lectura del último Barómetro de Negocios de Lloyds sugiere que la confianza empresarial ha vuelto a niveles previos al referéndum y está muy por encima del nivel medio apreciado desde que empezara a calcularse esta serie en 2002. Los últimos datos de empleo apoyan la idea de que las compañías británicas todavía están dispuestas a contratar.

El problema podría llegar si las exageradas preocupaciones por la inflación y el gasto de los consumidores afectasen a la toma de decisiones de empresas e individuos. Si todo esto empieza a posponer el gasto y la inversión, creará una profecía autocumplida para el  desempleo. No hay necesidad de entrar en pánico.

James Athey, gestor de inversiones en Aberdeen Asset Management

 

Información importante

Lo anterior es estrictamente informativo y no debe ser considerado como una oferta o petición para negociar en cualquiera de las inversiones mencionadas en el presente documento. Aberdeen Asset Managers Limited (AAML) no garantiza la exactitud, adecuación o integridad de la información y materiales contenidos en este documento y rechaza expresamente toda responsabilidad por errores u omisiones en la información y los materiales. Cualquier investigación o análisis utilizado en la preparación de este documento ha sido obtenido por AAML para su propio uso, y la entidad puede haber actuado por su propia finalidad. Los resultados así obtenidos se ponen a disposición sólo por coincidencia y la exactitud de la información está garantizada. Una parte de la información en este documento puede contener proyecciones u otras declaraciones prospectivas con respecto a eventos futuros o rendimiento financiero futuro de los países , mercados o empresas. Estas afirmaciones son sólo predicciones y los eventos o resultados reales pueden diferir materialmente. El lector debe hacer su propia evaluación de la exactitud y pertinencia de la información contenida en este documento y hacer tales investigaciones de forma independiente, si él las considere necesarias o convenientes para el objetivo de esta evaluación. Cualquier opinión o estimación contenida en este documento se hace con carácter general y no debe ser considerada por el lector como un consejo. Ninguno de los empleados o agentes de AAML ha dado ninguna consideración y tampoco ha realizado ninguna investigación sobre los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, de cualquier persona o grupo de personas. En consecuencia, no se da ninguna garantía y no se acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida que surja directa o indirectamente del lector, cualquier persona o grupo de personas actuando según la información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen Asset Managers Limited se reserva el derecho de realizar cambios y correcciones a sus opiniones expresadas en este documento en cualquier momento, sin previo aviso.

 

Emitido en la UE por Aberdeen Asset Managers Limited (" AAML ") . Registrada en Escocia N. º 108419 . Domicilio social: Terraza 10 Reina, Aberdeen, AB10 1YG . Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority) en el Reino Unido.