Nicholas Yeo, responsable de renta variable china de Aberdeen Standard Investments

 

1.  ¿Por qué el índice CSI 300 (así como el Hang Seng  o el MSCI China) ha resistido tan bien este año en comparación con otros importantes índices  a pesar de la guerra comercial, la depreciación del Reminbi, la preocupación por el crecimiento de China, los problemas de deuda, etc.?

Creemos que la fuerte corrección del mercado del año pasado fue excesiva. Esto puede haber contribuido al repunte durante el primer trimestre de este año.  En este sentido, es cierto que las entradas de flujos de fondos pasivos que se han producido gracias a la inclusión de las acciones A en los tan seguidos índices MSCI han supuesto un gran impulso. Sin embargo, pensamos que lo más importante es que el consumo interno y los servicios están impulsando el crecimiento del PIB del país en la actualidad y no las exportaciones. El mercado de acciones clase A está mucho más expuesto al consumo interno que los mercados chinos offshore, lo que explica por qué las acciones clase A se están comportando relativamente bien. Asimismo, pensamos que el mercado está volviendo a centrarse en los fundamentales de las compañías.

 

2. ¿Por qué la rentabilidad del fondo Aberdeen Standard SICAV I- China A share fund  ha sido sólida en términos relativos?

Se trata de un mercado ineficiente dominado por inversores minoristas que tienden a estar más influenciados por los titulares de las noticias que por los fundamentales de las compañías. Esto lo convierte en un terreno idóneo para stock pickers, es decir, para inversores que seleccionen compañía a compañía. Como un inversores activos, buscamos compañías de calidad. De un universo  de unas 3.500 acciones, invertimos en poco más de 30. Se trata de compañías que tienen un balance sólido, una ventaja competitiva clara y que son capaces de distribuir dividendos de forma sostenible. Para nosotros la cuestión es poder identificar a las empresas con potencial para ser líderes en el mercado, no sólo a nivel nacional, sino también mundial. Además, colaboramos con los equipos directivos de las compañías para controlar los riesgos ESG e impulsar los retornos.

 

3. ¿Cuáles son sus perspectivas para la renta variable china en la actualidad, qué sectores prefiere? 

Tendemos a no centrarnos en la dirección del mercado. Dicho esto, a nivel de compañías, las perspectivas de beneficios son relativamente buenas. Muchas de las empresas que tenemos en cartera han cumplido o superado sus previsiones de resultados, lo que pone de manifiesto que cuentan con un modelo de negocio robusto. Encontramos el mayor potencial en los títulos orientados al consumo, capaces de beneficiarse del crecimiento estructural en la nación de una población cada vez más envejecida y con mayor poder adquisitivo. Actualmente, en nuestro fondo de acciones clase A sobreponderamos consumo, compañías de seguros de vida y empresa del sector salud.

 

4. ¿Cuáles son los riesgos para su fondo?

Para nosotros, el mayor riesgo en el mercado de acciones clase A es comprar una empresa de mala calidad o pagar de más por una buena. Las compañías chinas siguen caracterizándose por ser de muy diversa calidad y todavía tienen mucho por hacer en términos de transparencia financiera y protección de los inversores. Los débiles estándares de gobierno corporativo dejan a los inversores expuestos a riesgos específicos de las compañías que pueden conducir a pérdidas de capital. La mejor manera de protegerse contra dicho riesgo es examinar a fondo a las compañías e invertir únicamente en aquellas de calidad.