El plástico está en todas partes. Sabemos que se encuentra en las pajitas de nuestros refrescos, las etiquetas de nuestra ropa y en los envoltorios de las chocolatinas. Pero también está presente en la comida, el agua corriente y cada vez más en nuestros pulmones.

Alrededor del 40% de todo el plástico producido es de un solo uso, y la mayor parte se encuentra en los envases. De todo el plástico virgen que se ha producido -alrededor de 8.300 millones de toneladas-, más de 6.000 millones de toneladas se han convertido en residuos. Esto desencadena un efecto mariposa cuando los microplásticos encuentran su camino hacia el agua, el suelo y el aire. Terminan, entre otros lugares, en el pescado que comemos, la miel que consumimos y el agua que bebemos. De hecho, el 83% del agua de grifo en todo el mundo, y hasta el 94% del suministro de Estados Unidos, contiene microplásticos.

La comunidad científica sigue estudiando e informando sobre el perjuicio potencial que genera la dependencia y el empleo de plásticos. Y en los últimos años también ha aumentado la concienciación ciudadana, debido en parte a populares documentales. Esto ha presionado a empresas y gobiernos para que encuentren soluciones alternativas, sobre todo en relación al empleo de plásticos desechables. India, por ejemplo, ha prohibido que para 2022 se empleen plásticos de este tipo. Y cuarenta compañías británicas se adhirieron al Pacto del Plástico en 2018, con el objetivo de eliminar plásticos innecesario de un solo uso para 2025. 

Sin embargo, a pesar de las investigaciones científicas, de la mayor concienciación ciudadana y de las iniciativas gubernamentales, la realidad es que el plástico es barato. Desafortunadamente, el plástico tradicional es más eficiente, en términos de coste, que sus homólogos en el campo de los bioplásticos. Es ligero, de bajo precio y adecuado para proteger alimentos y productos. Los plásticos compostables y biodegradables son más sostenibles, pero también son más costosos. La conclusión es que los consumidores a veces no están dispuestos a pagar más. 

Las empresas también han puesto de manifiesto que las plantas de compostaje para los plásticos biodegradables son limitadas y algunas de ellas podrían presentar problemas de contaminación. Además, muchas empresas de plásticos sostenibles son poco precisas sobre la forma en la que intentan absorber los costes adicionales.

Dado que las alternativas al este tipo de plástico están teniendo un comienzo en cierta manera lento, hay un interés cada vez mayor por el reciclaje. Las empresas y los consumidores se están preguntando cómo podemos mejorar nuestras prácticas de reciclaje, de modo que podamos aumentar el valor de los productos hasta el final de su vida útil. 

A medida que las compañías continúan haciendo frente al problema de la dependencia de los plásticos de un solo uso, van surgiendo nuevos riesgos y oportunidades.Existen riesgos para los fabricantes de plástico que producen envases. Igualmente las empresas petroleras y de gas también se enfrentan a riesgos. Asimismo, también podrían aparecer consecuencias no deseadas generadas por un fin abrupto en el uso de plásticos desechables. Estas incluyen peores condiciones ambientales, “lavado verde” (empresas que hacen declaraciones falsas sobre las características ambientales de un producto), mercado negro de plásticos y riesgos sanitarios.

En el lado contrario, también surgirán oportunidades para los productores de bioplásticos, para las empresa de reciclaje y gestión de residuos y para las compañías de consumo. Se espera que el mercado de bioplásticos crezca un 30% entre 2013 y 2030, frente a un 3% de media de crecimiento para los plásticos basados en combustibles fósiles. En esta misma línea podrían aparecer atractivas oportunidades de crecimiento con el desarrollo de nuevas tecnologías disruptivas encaminadas a reducir la dependencia de plásticos desechables. Empresas de gestión de residuos y de reciclaje que buscan soluciones para prolongar el valor de los productos a lo largo de su vida útil también podrían ofrecer oportunidades de inversión.

Estas posibles soluciones también están en línea con algunos de los principios fundamentales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. Dichos objetivos incluyen la solución de diferentes desafíos como el cambio climático y el crecimiento y desarrollo de los derechos humanos y de las comunidades. Encontrar fórmulas para reducir la presencia de microplásticos en el aire, agua y, en última instancia, en nuestro cuerpo concuerda con los objetivos de Naciones Unidas de asegurar buena salud y bienestar para todos, suministro de agua potable, puesta en práctica de un consumo y producción responsable y también de proteger la vida tanto en la tierra como submarina.

Estos objetivos, a su vez, ofrecen una herramienta de medida. Se puede valorar cuantitativamente una empresa sobre la base de su búsqueda y capacidad para cumplir con los ODS de Naciones Unidas. Este marco podría ayudar a que la inversión de impacto se convirtiese en una tendencia general de inversión y a reforzar la búsqueda de soluciones a los plásticos desechables. A pesar de que el problema de los plásticos seguirá presente en el futuro cercano, pensamos que puede ofrecer oportunidades y sin duda conlleva la necesidad de innovar.

Si quiere acceder a más artículos e informes sobre mercados puede acudir a nuestra página Thinking Aloud en español.

El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden subir o bajar y los clientes pueden recibir menos de la cantidad invertida inicialmente. 
Información importante.

Sólo para inversores profesionales (en Suiza sólo para inversores cualificados) y asesores financieros-no para uso de inversores minoristas
Aberdeen Standard Investments es una marca del negocio de inversiones de Aberdeen Asset Management y Standard Life Investments. A menos que se indique otra cosa, este documento sólo hace referencia a productos de inversión, equipos, procesos y opiniones de Aberdeen Asset Management a la fecha de la publicación.
 
Datos de contacto
Si necesita información adicional, por favor visite aberdeenstandard.com para obtener detalles de su representante local de Aberdeen. 
El documento anterior es estrictamente una propuesta informativa y no debería ser considerado una oferta, recomendación de inversión o solicitud para contratar o invertir en los fondos mencionados y no constituye un análisis de inversión como define la Directiva Europea 2003/125/EC. Aberdeen Asset Managers Limited (“Aberdeen”) no garantiza la precisión, adecuación e integridad de la información o integridad de la información o los materiales contenidos en documento y expresamente rechaza la responsabilidad por errores u omisiones en esta información o materiales. 
Cualquier investigación o análisis utilizado por Aberdeen para la elaboración de este documento ha sido elaborado por Aberdeen para su propio uso y puede haber actuado en su propio beneficio. El resultado obtenido está disponible sólo de manera casual y no está garantizada la precisión de la información. Algunas de las informaciones de este documento pueden contener previsiones a futuro u otras declaraciones en relación a eventos futuros o evolución financiera futura de países, mercados o compañías. Estas valoraciones son sólo predicciones y los eventos actuales o resultados pueden diferir significativamente. Los lectores pueden realizar sus propias valoraciones de la relevancia, precisión o exactitud de la información contenida en este documento y hacer sus propios análisis independientes, que puedan considerar necesarios o apropiados para la oferta de dicho asesoramiento. 
Cualquier opinión o estimación contenida en este documento está hecha sobre una base general y el lector no debe confiar como si fuera asesoramiento. Ni Aberdeen, ni ninguno de sus empleados, compañías asociadas al grupo o agentes ha expresado sus consideraciones ni han hecho ni ninguno de ellos un análisis de los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, cualquier persona concreta o grupo de personas. En consecuencia, no garantiza su adecuación y no acepta ninguna responsabilidad sobre las pérdidas derivadas tanto directa como indirectamente en los resultados del lector, persona o grupo de personas que actúen por cualquier información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen se reserva el derecho a realizar cambios y correcciones en la información de este documento sin previo aviso.
 
Este documento puede ser distribuido por las siguientes filiales de Aberdeen en los países relevantes: 
Reino Unido, Noruega y países de la UE por Aberdeen Asset Managers Limited. Autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en Reino Unido. 
Emitido en Suiza por Aberdeen Asset Managers Switzerland AG (“AAMS”). Registrado en Suiza con el número CHE-114.943.983. Oficina de registro Schweizergasse 14, 8001 Zurich. Autorizado por la Autoridad Supervisora de los Mercados Financieros de Suiza como distribuidor de planes de inversión colectiva.
Abu Dhabi Global Market (“ADGM”) por Aberdeen Asset Middle East Limited. Regulado por la ADMG Financial Services Regulatory Authority. Aberdeen Asset Middle East Limited cuenta con licencia FSRA Prudential Categoría 4, y tiene permitido ofrecer las siguientes actividades de servicios financieros en ADGM: (i) asesoramiento de inversiones o créditos y (ii) cerrar acuerdos de inversión.
La información de MSCI puede emplearse únicamente para uso interno, no puede ser reproducida o difundida de ninguna forma y no puede usarse como base para o como componente de ningún instrumento financiero o producto o índice. Ninguna información de MSCI está destinada a constituir un asesoramiento de inversión o recomendación para tomar (o dejar de tomar) cualquier decisión de inversión y no puede invocarse como tal. Los datos históricos y análisis no deberían tomarse como un indicador o garantía de ninguna rentabilidad futura, análisis, previsión o predicción. La información de MSCI se ofrece en un una base “como es” y el usuario de esta información asume el riesgo completo de cualquier uso que se haga de esta información. MSCI, cada uno de sus afiliados y cada persona envuelta en o relacionada con la recopilación, computación o creación de cualquier información MSCI (colectivamente, las partes “MSCI”) renuncian expresamente a todas las garantías (incluyendo sin limitación cualquier garantía de originalidad, exactitud, integridad, adecuación temporal, de no infracción, comercialización y adecuación para un propósito particular) con respecto a esta información. Sin limitar nada de lo anterior, en ninguna circunstancia ninguna parte de MSCI tendrá ninguna responsabilidad directa, indirecta, especial, incidental, punitiva, o como consecuencia (incluyendo, sin ninguna limitación, la pérdida de beneficios) o cualquier otro daño (www.msci.com).
Visítenos online
aberdeenstandard.com