Los portavoces de la Fed han comenzado a debatir la cuestión sobre el balance de la Fed, que ha aumentado hasta los 4,5 billones de dólares con motivo de las compras que hizo como parte de la política de flexibilización cuantitativa. El presidente de la Fed de Filadelfia, Patrick Harker, ha sugerido que la Fed debería “empezar a considerar seriamente frenar las reinversiones y, después, durante un tiempo, desenrollar el balance” una vez que los tipos de interés a corto plazo alcancen el 1%, algo que según las expectativas de la Fed, ocurrirá este año.

Para la propia Fed, la motivación para abordar su balance es por lo menos doble. Primero, es sensible a las críticas en torno a la inflación y los riesgos de burbujas de activos. En segundo lugar, los cambios en los tipos de interés a largo plazo guiados por la reducción del balance pueden ayudar a amortiguar las presiones inflacionistas domésticas, de forma similar a un incremento de los tipos de interés a corto plazo –pero con un impacto potencialmente menor en el tipo de cambio-.

Un cambio de enfoque

Pero una reducción del balance marcaría un cambio significativo en la política, con riesgos asociados. En este momento, la Fed reinvierte los ingresos del vencimiento de bonos, manteniendo así una política neutral y el tamaño de su balance. Para suavizar su retroceso, y reducir el riesgo de una respuesta negativa del mercado, parece que la Fed reducirá gradualmente sus reinversiones. Pero este enfoque no está libre de riesgo. Si la Fed empieza a reducir sus inversiones al mismo tiempo que la Administración Trump emite deuda a más largo plazo –como se ha cuestionado-, puede dar lugar a una indigestión en el mercado de bonos. Si aumentan los rendimientos de los bonos y caen los precios, se puede incrementar el atractivo de los bonos en relación a la renta variable, golpeando potencialmente a los mercados de renta variable. 

¿Otro ‘taper tantrum’?

También hay preocupaciones en torno al impacto del coste del endeudamiento en el mercado residencial, dado que la cartera de hipotecas de la Fed actualmente aglutina cerca del 20% del mercado doméstico. De forma más general, los inversores pueden temer a un ‘taper tantrum’ global, similar a la reacción del mercado en 2013 cuando el entonces presidente de la Fed, Ben Bernanke, sugirió que el banco central podría reducir el alcance de su programa de compra de activos. Y todavía hay que ver cómo se sienten en relación a estos temas los nuevos miembros del comité de la Fed –Trump tiene margen para dos nombramiento este año, sin mencionar al nuevo presidente de la Fed en 2018-.

El balance de la Fed es el legado de su compra de bonos y de bonos hipotecarios durante la crisis financiera. Empezar con su reducción sería un movimiento enormemente simbólico. Con toda esta complejidad y riesgo en juego, sin embargo, el debate actual entre los funcionarios de la Fed parece más un tanteo temprano que el preludio de una acción inmediata.

Lucy O’Carroll, Economista jefe de  Aberdeen Solutions

 

Información importante

Lo anterior es estrictamente informativo y no debe ser considerado como una oferta o petición para negociar en cualquiera de las inversiones mencionadas en el presente documento. Aberdeen Asset Managers Limited (AAML) no garantiza la exactitud, adecuación o integridad de la información y materiales contenidos en este documento y rechaza expresamente toda responsabilidad por errores u omisiones en la información y los materiales. Cualquier investigación o análisis utilizado en la preparación de este documento ha sido obtenido por AAML para su propio uso, y la entidad puede haber actuado por su propia finalidad. Los resultados así obtenidos se ponen a disposición sólo por coincidencia y la exactitud de la información está garantizada. Una parte de la información en este documento puede contener proyecciones u otras declaraciones prospectivas con respecto a eventos futuros o rendimiento financiero futuro de los países , mercados o empresas. Estas afirmaciones son sólo predicciones y los eventos o resultados reales pueden diferir materialmente. El lector debe hacer su propia evaluación de la exactitud y pertinencia de la información contenida en este documento y hacer tales investigaciones de forma independiente, si él las considere necesarias o convenientes para el objetivo de esta evaluación. Cualquier opinión o estimación contenida en este documento se hace con carácter general y no debe ser considerada por el lector como un consejo. Ninguno de los empleados o agentes de AAML ha dado ninguna consideración y tampoco ha realizado ninguna investigación sobre los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, de cualquier persona o grupo de personas. En consecuencia, no se da ninguna garantía y no se acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida que surja directa o indirectamente del lector, cualquier persona o grupo de personas actuando según la información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen Asset Managers Limited se reserva el derecho de realizar cambios y correcciones a sus opiniones expresadas en este documento en cualquier momento, sin previo aviso.

 

 Emitido en la UE por Aberdeen Asset Managers Limited (" AAML ") . Registrada en Escocia N. º 108419 . Domicilio social: Terraza 10 Reina, Aberdeen, AB10 1YG . Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority) en el Reino Unido.