El verano de 2016 podría haberse convertido en algo así como un recuerdo lejano, pero dadas las continuas tramas del Brexit, sigue estando extrañamente fresco en la mente de casi todo el mundo. En aquel día trascendental de junio de 2016, en el que se suponía que la estructura misma del proyecto europeo estaba hecha jirones, la idea que se tenía era que Italia sería la siguiente.  Un país rico, pero al mismo tiempo, un país agobiado por unas imperfecciones estructurales, un sector bancario que no era el más adecuado (y todavía no lo es), una marea populista creciente, un estado que ha tenido más de 60 gobiernos desde el final de la Segunda Guerra Mundial.  ¿Es esta la personificación del proyecto europeo?  Tal vez no, pero sí que es una razón por la que los inversores han optado por buscar oportunidades en otras regiones o se han quedado tan sorprendidos por los diferentes acontecimientos alrededor del Brexit, que Europa ha sido la menor de sus preocupaciones.

Tres años después, el complejo europeo sigue siendo eso: complejo. Es frustrante, incluso desconcertante. Pero más allá de ese bloque, los mercados europeos ofrecen muchas oportunidades de inversión para aquellos que se toman el tiempo de conocerlo y comprenderlo.  De hecho, la falta de un compromiso más amplio lo hace aún más interesante.  Sí, Europa es una región que está luchando por su crecimiento, pero es una de las mayores fuentes de beneficios empresariales a nivel mundial que cuenta con un conjunto interesante de compañías.  Si está dispuesto a darse un chapuzón o incluso a sumergirse, puede ser una experiencia reconfortante.  El crecimiento macroeconómico sí importa, pero no tanto como la gente cree, si se sabe dónde buscar y qué buscar.  En mi experiencia, por cada razón que explica por qué no debería considerarse invertir en Europa, existe otra que daría razones para hacerlo. 

Por ejemplo, muchas de esas razones negativas se vinculan al hecho de que Europa carece de empresas tecnológicas de talla mundial como Amazon, Facebook o Alibaba.  La reciente salida al mercado del grupo de Internet Prosus en Ámsterdam puede sugerir lo contrario. Sin embargo, estamos ante una pista falsa, ya que una gran parte de su valor reside en su participación en el negocio tecnológico chino Tencent.  Sin embargo, a 130 km al sur de Ámsterdam se encuentra uno de los líderes tecnológicos mundiales, ASML.  Hace diez años no muchos inversores mostraron interés en ella, pero al analizarla con detalle, incluso en en el momento álgido de la crisis financiera global quedó claro que ASML tenía el modelo de negocio, el equipo directivo y la tecnología para convertirse en la fuerza dominante que es hoy en día.

Operar en un entorno de bajo crecimiento tampoco es necesariamente algo malo para las empresas, ya que puede ayudar a que el equipo directivo se enfoque en generar valor. Tomemos el caso del fabricante de camiones Volvo, un negocio que tras la crisis financiera de 2008 se tomó su tiempo para hacer una verdadera introspección hasta llegar a la conclusión de que su modelo de negocio no era el adecuado para su propósito. En consecuencia, la empresa redujo costes, aumentó la concentración en sus servicios y, posteriormente, mejoró su posición financiera, recompensando a los accionistas con un dividendo del 8%. No está mal en este mundo de bajo crecimiento y bajos rendimientos.

Por último, está claro que existe una creciente conciencia social y medioambiental a la hora de invertir y que Europa parece estar a la cabeza. Los consumidores son muy conscientes del impacto medioambiental y social que pueden tener sus hábitos de gasto y ahora los inversores exigen cada vez más que sus inversiones no sólo proporcionen un rendimiento financiero sostenible, sino que también reflejen sus valores éticos o morales. Las empresas europeas están a la vanguardia de esta revolución sostenible, liderando sus industrias en las agendas de sostenibilidad.

Un ejemplo es la empresa holandesa DSM.  Su estrategia corporativa se centra en la creación de una "sociedad saludable y funcional para todos" con un enfoque en la nutrición, siendo este uno de los aspectos más destacados el "Proyecto Vaca Limpia". Un proyecto que ha creado un producto que reduce las emisiones de metano bovino en un 30%, un factor clave para las emisiones globales de gases de efecto invernadero.  ¿Quizás DSM podría encontrar la solución a los problemas de aire enrarecido que envuelve a los políticos?


Así pues, tres años después del referéndum, Italia ha tenido tres gobiernos diferentes, ha conseguido seguir adelante, sobreviviendo a una recesión técnica y a la presión populista.  La yuxtaposición de la situación de Reino Unido e Italia es intrigante.  La última vez que llevé a cabo un recuento, Reino Unido ha tenido al menos dos o casi tres gobiernos al mismo tiempo. ¿Quizás no somos tan diferentes después de todo? Durante este tiempo he visto cómo varias empresas europeas se fortalecían cada vez más por lo que el continente sigue siendo un lugar interesante y atractivo para invertir, como siempre.

Will James, Deputy Head of European Equities Aberdeen Standard Investments

Si quiere acceder a más artículos e informes sobre mercados puede acudir a nuestra página Thinking Aloud en español.

El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden subir o bajar y los clientes pueden recibir menos de la cantidad invertida inicialmente. 
Información importante.

Sólo para inversores profesionales (en Suiza sólo para inversores cualificados) y asesores financieros-no para uso de inversores minoristas
Aberdeen Standard Investments es una marca del negocio de inversiones de Aberdeen Asset Management y Standard Life Investments. A menos que se indique otra cosa, este documento sólo hace referencia a productos de inversión, equipos, procesos y opiniones de Aberdeen Asset Management a la fecha de la publicación.
 
Datos de contacto
Si necesita información adicional, por favor visite aberdeenstandard.com para obtener detalles de su representante local de Aberdeen. 
El documento anterior es estrictamente una propuesta informativa y no debería ser considerado una oferta, recomendación de inversión o solicitud para contratar o invertir en los fondos mencionados y no constituye un análisis de inversión como define la Directiva Europea 2003/125/EC. Aberdeen Asset Managers Limited (“Aberdeen”) no garantiza la precisión, adecuación e integridad de la información o integridad de la información o los materiales contenidos en documento y expresamente rechaza la responsabilidad por errores u omisiones en esta información o materiales. 
Cualquier investigación o análisis utilizado por Aberdeen para la elaboración de este documento ha sido elaborado por Aberdeen para su propio uso y puede haber actuado en su propio beneficio. El resultado obtenido está disponible sólo de manera casual y no está garantizada la precisión de la información. Algunas de las informaciones de este documento pueden contener previsiones a futuro u otras declaraciones en relación a eventos futuros o evolución financiera futura de países, mercados o compañías. Estas valoraciones son sólo predicciones y los eventos actuales o resultados pueden diferir significativamente. Los lectores pueden realizar sus propias valoraciones de la relevancia, precisión o exactitud de la información contenida en este documento y hacer sus propios análisis independientes, que puedan considerar necesarios o apropiados para la oferta de dicho asesoramiento. 
Cualquier opinión o estimación contenida en este documento está hecha sobre una base general y el lector no debe confiar como si fuera asesoramiento. Ni Aberdeen, ni ninguno de sus empleados, compañías asociadas al grupo o agentes ha expresado sus consideraciones ni han hecho ni ninguno de ellos un análisis de los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, cualquier persona concreta o grupo de personas. En consecuencia, no garantiza su adecuación y no acepta ninguna responsabilidad sobre las pérdidas derivadas tanto directa como indirectamente en los resultados del lector, persona o grupo de personas que actúen por cualquier información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen se reserva el derecho a realizar cambios y correcciones en la información de este documento sin previo aviso.
 
Este documento puede ser distribuido por las siguientes filiales de Aberdeen en los países relevantes: 
Reino Unido, Noruega y países de la UE por Aberdeen Asset Managers Limited. Autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en Reino Unido. 
Emitido en Suiza por Aberdeen Asset Managers Switzerland AG (“AAMS”). Registrado en Suiza con el número CHE-114.943.983. Oficina de registro Schweizergasse 14, 8001 Zurich. Autorizado por la Autoridad Supervisora de los Mercados Financieros de Suiza como distribuidor de planes de inversión colectiva.
Abu Dhabi Global Market (“ADGM”) por Aberdeen Asset Middle East Limited. Regulado por la ADMG Financial Services Regulatory Authority. Aberdeen Asset Middle East Limited cuenta con licencia FSRA Prudential Categoría 4, y tiene permitido ofrecer las siguientes actividades de servicios financieros en ADGM: (i) asesoramiento de inversiones o créditos y (ii) cerrar acuerdos de inversión.
La información de MSCI puede emplearse únicamente para uso interno, no puede ser reproducida o difundida de ninguna forma y no puede usarse como base para o como componente de ningún instrumento financiero o producto o índice. Ninguna información de MSCI está destinada a constituir un asesoramiento de inversión o recomendación para tomar (o dejar de tomar) cualquier decisión de inversión y no puede invocarse como tal. Los datos históricos y análisis no deberían tomarse como un indicador o garantía de ninguna rentabilidad futura, análisis, previsión o predicción. La información de MSCI se ofrece en un una base “como es” y el usuario de esta información asume el riesgo completo de cualquier uso que se haga de esta información. MSCI, cada uno de sus afiliados y cada persona envuelta en o relacionada con la recopilación, computación o creación de cualquier información MSCI (colectivamente, las partes “MSCI”) renuncian expresamente a todas las garantías (incluyendo sin limitación cualquier garantía de originalidad, exactitud, integridad, adecuación temporal, de no infracción, comercialización y adecuación para un propósito particular) con respecto a esta información. Sin limitar nada de lo anterior, en ninguna circunstancia ninguna parte de MSCI tendrá ninguna responsabilidad directa, indirecta, especial, incidental, punitiva, o como consecuencia (incluyendo, sin ninguna limitación, la pérdida de beneficios) o cualquier otro daño (
www.msci.com).
Visítenos online
aberdeenstandard.com