Otro genérico

Los análisis de los medios de comunicación sobre el rendimiento de los mercados bursátiles tienen un problema: al centrarse en los altibajos en la evolución de los precios de las acciones rara vez hablan sobre el retorno total.

La mayoría de los inversores saben que las empresas suelen pagarles un dividendo a cambio de la compra de sus acciones. En un mundo de tipos de interés cada vez más bajos, los dividendos son atractivos por derecho propio. Históricamente, Reino Unido ha sido un mercado que ha ofrecido elevados rendimientos, que en la actualidad se sitúan cerca del 4%. Esto es más del doble del rendimiento de las grandes empresas estadounidenses. En los últimos años otros mercados han avanzado también hacia dividendos más elevados. Japón y Asia ofrecen ahora más del 2% y Europa más del 3%, de aquí la popularidad de los fondos de renta variable de income entre algunos inversores.

Los dividendos no son la única forma en que las empresas pueden recompensar a sus accionistas...
Sin embargo, los dividendos no son la única forma en que las empresas pueden recompensar a sus accionistas. Las recompras de acciones son otro método significativo. Por ejemplo, son muy importantes en Estados Unidos, que representa alrededor de dos tercios de todas las recompras mundiales. Pero también son relevantes en Reino Unido y se están convirtiendo cada vez más en una característica en Europa y Japón.

Algunas recompras están relacionadas con eventos puntuales como, por ejemplo, cuando una empresa devuelve capital a los accionistas después de una gran operación. Sin embargo, en Estados Unidos las empresas activan y desactivan rutinariamente los programas de recompra de acciones en función del precio de las mismas, del estado de la empresa y de los incentivos para sus equipos directivos. Este año, Estados Unidos va en camino de devolver más de 800.000 millones de dólares de capital a los accionistas de esta manera, siendo el sector tecnológico particularmente activo. Dentro del vocabulario técnico, este fenómeno ha recibido en inglés el nombre de “de-equitisation”. Dicho de forma sencilla, significa que el número total de acciones en el mercado de valores está reduciéndose y no aumentando.

En algunos momentos las empresas también tratar de atraer dinero de los inversores, lo que conduce a la “re-equitisation” a través de la emisión de nuevas acciones. Por ejemplo, Tesla ha llevado a cabo una serie de rondas de ampliación de capital para financiar su programa de construcción de coches eléctricos. Estas operaciones aumentan el número de acciones en circulación. Sin embargo, en actualidad son muchas las empresas que prefieren no invertir en proyectos muy intensivos en términos de capital. La percepción es que hay demasiado riesgo en la economía mundial.

Al mismo tiempo, los modelos de negocio también están cambiando. La tecnología permite un enfoque menos intensivo en el uso del capital, con compañías que incorporan software inteligente en lugar de invertir en costosas plantas y fábricas. Las empresas también están tardando más en demostrar un crecimiento sólido. El año pasado el número de salidas a bolsa en Estados Unidos fue la mitad del nivel de principios de siglo.

Estas tendencias han acelerado el proceso de “de-equitisation”. Hasta 2003, los mercados de renta variable de las principales economías contribuyeron, en general, a la oferta neta de acciones. Desde 2011, la reducción de la oferta neta está a la orden del día. Más del 2% del mercado bursátil de Estados Unidos ha sido reembolsado desde principios de 2018 y aunque la “de-equitisation” es más moderada en Japón y Europa, también está aumentando notablemente.

La recompra de acciones no es el único camino hacia la reducción del volumen de acciones. El número de empresas que un inversor puede comprar también puede reducirse mediante la actividad de fusiones y adquisiciones. Desde el comienzo de 2018, el mercado de valores de Reino Unido se ha reducido en un 3%, principalmente a través de adquisiciones. Los acontecimientos políticos han acelerado este proceso. Tras la votación sobre el Brexit, la libra se ha depreciado de forma considerable, lo que ha otorgado a los inversores extranjeros una ventaja única para la compra de activos en Reino Unido.

A menudo se tiende a señalar a la ingeniería financiera como la responsable del proceso de reducción de acciones. No olvidemos que las acciones son mucho más caras de financiar para una empresa que la deuda, lo que puede alentar a las compañías a pedir prestado para recomprar sus acciones. No obstante, hay otros matices que también deben ser tenidos en cuenta. Las recompras de acciones a menudo reflejan altos niveles de crecimiento interno y de generación de efectivo. Y los directivos a veces pueden ser algo escépticos respecto a los beneficios de los mercados públicos, quizás debido a los accionistas activistas, a los riesgos regulatorios o al escrutinio público.

Por estas razones, muchas empresas están aprovechando la oportunidad para pasar al sector privado. Esta podría ser una consecuencia involuntaria de los programas de flexibilización cuantitativa de los bancos centrales. En busca de una mayor rentabilidad, los fondos de pensiones están invirtiendo en activos privados. Esto significa que los gestores de capital privado tienen mucho dinero para ofertar por empresas, que podrían tener modelos de negocio problemáticos, pero también potencial para mejorar. En total, en 2016 el número de empresas estadounidenses que cotizaban en bolsa era de aproximadamente el 75% del total que existían en 1976.

¿Qué significa todo esto para los retornos totales? En los últimos 15 años el índice bursátil mundial ha crecido un 107% en términos de precio. Sin embargo, si se tienen en cuenta todos estos otros factores (dividendos, recompras y efectos de fusiones y adquisiciones) la rentabilidad total de la renta variable global ha sido del 205%. Curiosamente, a nivel de acciones, hay pruebas de que existe una prima de rentabilidad de recompra en las acciones globales. Desde 1995, las empresas con elevados niveles de recompra de acciones han batido a las menos activas en este campo.

En consecuencia, en lugar de centrarse en exclusiva en los precios de las acciones, los inversores a largo plazo deberían profundizar en la forma en que las empresas generan efectivo y en el modo en que lo invierten. Esto, junto con las tendencias más amplias de “re-equitisation” o “de-equitisation”, nos dará pistas útiles sobre dónde se encuentran los mejores retornos totales.

Andrew Milligan Obe, Head of Global Strategy, Aberdeen Standard Investments

Si quiere acceder a más artículos e informes sobre mercados puede acudir a nuestra página Thinking Aloud en español.

El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden subir o bajar y los clientes pueden recibir menos de la cantidad invertida inicialmente. 
Información importante.

Sólo para inversores profesionales (en Suiza sólo para inversores cualificados) y asesores financieros-no para uso de inversores minoristas
Aberdeen Standard Investments es una marca del negocio de inversiones de Aberdeen Asset Management y Standard Life Investments. A menos que se indique otra cosa, este documento sólo hace referencia a productos de inversión, equipos, procesos y opiniones de Aberdeen Asset Management a la fecha de la publicación.
 
Datos de contacto
Si necesita información adicional, por favor visite aberdeenstandard.com para obtener detalles de su representante local de Aberdeen. 
El documento anterior es estrictamente una propuesta informativa y no debería ser considerado una oferta, recomendación de inversión o solicitud para contratar o invertir en los fondos mencionados y no constituye un análisis de inversión como define la Directiva Europea 2003/125/EC. Aberdeen Asset Managers Limited (“Aberdeen”) no garantiza la precisión, adecuación e integridad de la información o integridad de la información o los materiales contenidos en documento y expresamente rechaza la responsabilidad por errores u omisiones en esta información o materiales. 
Cualquier investigación o análisis utilizado por Aberdeen para la elaboración de este documento ha sido elaborado por Aberdeen para su propio uso y puede haber actuado en su propio beneficio. El resultado obtenido está disponible sólo de manera casual y no está garantizada la precisión de la información. Algunas de las informaciones de este documento pueden contener previsiones a futuro u otras declaraciones en relación a eventos futuros o evolución financiera futura de países, mercados o compañías. Estas valoraciones son sólo predicciones y los eventos actuales o resultados pueden diferir significativamente. Los lectores pueden realizar sus propias valoraciones de la relevancia, precisión o exactitud de la información contenida en este documento y hacer sus propios análisis independientes, que puedan considerar necesarios o apropiados para la oferta de dicho asesoramiento. 
Cualquier opinión o estimación contenida en este documento está hecha sobre una base general y el lector no debe confiar como si fuera asesoramiento. Ni Aberdeen, ni ninguno de sus empleados, compañías asociadas al grupo o agentes ha expresado sus consideraciones ni han hecho ni ninguno de ellos un análisis de los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, cualquier persona concreta o grupo de personas. En consecuencia, no garantiza su adecuación y no acepta ninguna responsabilidad sobre las pérdidas derivadas tanto directa como indirectamente en los resultados del lector, persona o grupo de personas que actúen por cualquier información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen se reserva el derecho a realizar cambios y correcciones en la información de este documento sin previo aviso.
 
Este documento puede ser distribuido por las siguientes filiales de Aberdeen en los países relevantes: 
Reino Unido, Noruega y países de la UE por Aberdeen Asset Managers Limited. Autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en Reino Unido. 
Emitido en Suiza por Aberdeen Asset Managers Switzerland AG (“AAMS”). Registrado en Suiza con el número CHE-114.943.983. Oficina de registro Schweizergasse 14, 8001 Zurich. Autorizado por la Autoridad Supervisora de los Mercados Financieros de Suiza como distribuidor de planes de inversión colectiva.
Abu Dhabi Global Market (“ADGM”) por Aberdeen Asset Middle East Limited. Regulado por la ADMG Financial Services Regulatory Authority. Aberdeen Asset Middle East Limited cuenta con licencia FSRA Prudential Categoría 4, y tiene permitido ofrecer las siguientes actividades de servicios financieros en ADGM: (i) asesoramiento de inversiones o créditos y (ii) cerrar acuerdos de inversión.
La información de MSCI puede emplearse únicamente para uso interno, no puede ser reproducida o difundida de ninguna forma y no puede usarse como base para o como componente de ningún instrumento financiero o producto o índice. Ninguna información de MSCI está destinada a constituir un asesoramiento de inversión o recomendación para tomar (o dejar de tomar) cualquier decisión de inversión y no puede invocarse como tal. Los datos históricos y análisis no deberían tomarse como un indicador o garantía de ninguna rentabilidad futura, análisis, previsión o predicción. La información de MSCI se ofrece en un una base “como es” y el usuario de esta información asume el riesgo completo de cualquier uso que se haga de esta información. MSCI, cada uno de sus afiliados y cada persona envuelta en o relacionada con la recopilación, computación o creación de cualquier información MSCI (colectivamente, las partes “MSCI”) renuncian expresamente a todas las garantías (incluyendo sin limitación cualquier garantía de originalidad, exactitud, integridad, adecuación temporal, de no infracción, comercialización y adecuación para un propósito particular) con respecto a esta información. Sin limitar nada de lo anterior, en ninguna circunstancia ninguna parte de MSCI tendrá ninguna responsabilidad directa, indirecta, especial, incidental, punitiva, o como consecuencia (incluyendo, sin ninguna limitación, la pérdida de beneficios) o cualquier otro daño (www.msci.com).
Visítenos online
aberdeenstandard.com