Luna

Después del largo periodo de relativa calma en los mercados durante 2016 y 2017, preveíamos que desde 2018 en adelante veríamos una vuelta a niveles de volatilidad más normales. Las fluctuaciones al alza y a la baja en los precios de cotización, e incluso grandes movimientos, son comportamientos normales en los mercados. Las subidas en los mercados de renta variable proceden del potencial para retornos más elevados; las caídas provienen de más volatilidad, frente a la tenencia de activos como bonos o activos inmobiliarios. La cuestión más importante es mantener la calma y recordar los objetivos de inversión a largo plazo.

En cuanto a unas consecuencias económicas más amplias, no creemos que el actual nivel de elevada volatilidad en el mercado constituya el presagio de una recesión inminente. Ciertamente, no antes de 2020 o 2021, en todo caso. A menos que Estados Unidos o China cometan serios errores políticos.

Lo que los grandes inversores compran y venden genera volatilidad

En la mayoría de los mercados desarrollados de renta variable, los inversores profesionales (fondos de pensiones y compañías de seguros, hedge funds y fondos soberanos) realizan las mayores decisiones de inversión. Tratan de valorar de forma constante un amplio abanico de factores económicos, corporativos, regulatorios y políticos en los que lo resultados de diversos escenarios pueden ser muy diferentes. Por ejemplo, la existencia de un brexit blando o duro es muy importante para las acciones británicas, mientras que una guerra comercial total entre Estados Unidos y China tiene mucha más importancia para las acciones a nivel global.

La forma en la que los grandes inversores interpretan los potenciales resultados, y las decisiones que tomen para comprar o vender ciertos títulos, genera una buena parte de las fluctuaciones de los mercados.

Por otro lado, en un mundo digital, las redes sociales pueden influir en ciertos mercados, como el mercado de acciones chino, en el que los inversores minoristas son especialmente importantes.

El sector tecnológico se ha visto castigado de forma particularmente severa en los últimos episodios de volatilidad. En parte, esto se debe a que los precios de los títulos tecnológicos eran demasiado abultados. El índice Nasdaq ha caído un 10% desde sus máximos de agosto. En la actual temporada de resultados, aquellas compañías tecnológicas que no han cumplido las expectativas de los inversores se han visto duramente castigadas, mientras que las que han demostrado que todavía pueden generar un buen crecimiento de los beneficios resistieron mejor.

Todas las miradas en la retórica sobre los tipos

Las personas que deciden el camino de los tipos de interés en Estados Unidos -los responsables de la Reserva Federal- han dicho a los inversores que deben esperar de dos a cuatro subidas más, dependiendo de lo optimista o pesimista que cada uno de los responsables sea. Todas las señales indican que las compañías sólo ofrecerán un crecimiento de los ingresos moderado en el actual entorno, mientras que los factores tecnológicos harán que la inflación general de mantenga bajo control. Si la Reserva Federal se vuelve más agresiva en su ciclo de subidas, sin duda deberíamos preocuparnos. Pero si se mantiene a su actual ritmo, no.

Mientras tanto, el Banco Central Europeo (BCE) ha dicho claramente que detendrá su programa de flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés) a finales de año y que subirá los tipos de interés en la segunda mitad de 2019, asumiendo, por supuesto, que no se produzcan más crisis en el comercio mundial. A pesar de toda la volatilidad en los mercados financieros, la economía europea está mostrando crecimiento suficiente para asegurar una subida gradual en los salarios y, por ende, inflación.

Siguen persistiendo todavía algunos riesgos: un brexit desordenado en marzo dañaría la actividad regional, mientras que sin duda el gobierno italiano está poniendo el sistema a prueba con sus planes que apuntan a un importante déficit presupuestario. En general, el BCE mantiene una actitud reactiva, y no proactiva, frente a los acontecimientos globales. Esto nos hace desconfiar de los mercados de bonos europeos y creemos que en un escenario de este tipo, las acciones europeas parecen ofrecer mejores perspectivas.

Muchos inversores todavía siguen buscando crecimiento en un mundo de escaso crecimiento, con sectores como el sanitario que recientemente ha atraído la atención. Una de las ventajas de una amplia caída en los precios de cotización es la oportunidad para comprar activos atractivos. En este entorno, los activos emergentes nos parecen particularmente interesantes.

Andrew Milligan Obe, head of global strategy de Aberdeen Standard Investments

Si quiere acceder a más artículos e informes sobre mercados puede acudir a nuestra página Thinking Aloud en español.

El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden subir o bajar y los clientes pueden recibir menos de la cantidad invertida inicialmente. 
Información importante

Sólo para inversores profesionales (en Suiza sólo para inversores cualificados) y asesores financieros-no para uso de inversores minoristas
Aberdeen Standard Investments es una marca del negocio de inversiones de Aberdeen Asset Management y Standard Life Investments. A menos que se indique otra cosa, este documento sólo hace referencia a productos de inversión, equipos, procesos y opiniones de Aberdeen Asset Management a la fecha de la publicación.

Datos de contacto
Si necesita información adicional, por favor visite aberdeenstandard.com para obtener detalles de su representante local de Aberdeen. 
El documento anterior es estrictamente una propuesta informativa y no debería ser considerado una oferta, recomendación de inversión o solicitud para contratar o invertir en los fondos mencionados y no constituye un análisis de inversión como define la Directiva Europea 2003/125/EC. Aberdeen Asset Managers Limited (“Aberdeen”) no garantiza la precisión, adecuación e integridad de la información o integridad de la información o los materiales contenidos en documento y expresamente rechaza la responsabilidad por errores u omisiones en esta información o materiales. 
Cualquier investigación o análisis utilizado por Aberdeen para la elaboración de este documento ha sido elaborado por Aberdeen para su propio uso y puede haber actuado en su propio beneficio. El resultado obtenido está disponible sólo de manera casual y no está garantizada la precisión de la información. Algunas de las informaciones de este documento pueden contener previsiones a futuro u otras declaraciones en relación a eventos futuros o evolución financiera futura de países, mercados o compañías. Estas valoraciones son sólo predicciones y los eventos actuales o resultados pueden diferir significativamente. Los lectores pueden realizar sus propias valoraciones de la relevancia, precisión o exactitud de la información contenida en este documento y hacer sus propios análisis independientes, que puedan considerar necesarios o apropiados para la oferta de dicho asesoramiento. 
Cualquier opinión o estimación contenida en este documento está hecha sobre una base general y el lector no debe confiar como si fuera asesoramiento. Ni Aberdeen, ni ninguno de sus empleados, compañías asociadas al grupo o agentes ha expresado sus consideraciones ni han hecho ni ninguno de ellos un análisis de los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, cualquier persona concreta o grupo de personas. En consecuencia, no garantiza su adecuación y no acepta ninguna responsabilidad sobre las pérdidas derivadas tanto directa como indirectamente en los resultados del lector, persona o grupo de personas que actúen por cualquier información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen se reserva el derecho a realizar cambios y correcciones en la información de este documento sin previo aviso.

 

Este documento puede ser distribuido por las siguientes filiales de Aberdeen en los países relevantes: 
Reino Unido, Noruega y países de la UE por Aberdeen Asset Managers Limited. Autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en Reino Unido. 
Emitido en Suiza por Aberdeen Asset Managers Switzerland AG (“AAMS”). Registrado en Suiza con el número CHE-114.943.983. Oficina de registro Schweizergasse 14, 8001 Zurich. Autorizado por la Autoridad Supervisora de los Mercados Financieros de Suiza como distribuidor de planes de inversión colectiva.
Abu Dhabi Global Market (“ADGM”) por Aberdeen Asset Middle East Limited. Regulado por la ADMG Financial Services Regulatory Authority. Aberdeen Asset Middle East Limited cuenta con licencia FSRA Prudential Categoría 4, y tiene permitido ofrecer las siguientes actividades de servicios financieros en ADGM: (i) asesoramiento de inversiones o créditos y (ii) cerrar acuerdos de inversión.
La información de MSCI puede emplearse únicamente para uso interno, no puede ser reproducida o difundida de ninguna forma y no puede usarse como base para o como componente de ningún instrumento financiero o producto o índice. Ninguna información de MSCI está destinada a constituir un asesoramiento de inversión o recomendación para tomar (o dejar de tomar) cualquier decisión de inversión y no puede invocarse como tal. Los datos históricos y análisis no deberían tomarse como un indicador o garantía de ninguna rentabilidad futura, análisis, previsión o predicción. La información de MSCI se ofrece en un una base “como es” y el usuario de esta información asume el riesgo completo de cualquier uso que se haga de esta información. MSCI, cada uno de sus afiliados y cada persona envuelta en o relacionada con la recopilación, computación o creación de cualquier información MSCI (colectivamente, las partes “MSCI”) renuncian expresamente a todas las garantías (incluyendo sin limitación cualquier garantía de originalidad, exactitud, integridad, adecuación temporal, de no infracción, comercialización y adecuación para un propósito particular) con respecto a esta información. Sin limitar nada de lo anterior, en ninguna circunstancia ninguna parte de MSCI tendrá ninguna responsabilidad directa, indirecta, especial, incidental, punitiva, o como consecuencia (incluyendo, sin ninguna limitación, la pérdida de beneficios) o cualquier otro daño (www.msci.com).
Visítenos online
aberdeenstandard.com