EdwinEl trasfondo de las elecciones de Brasil del 7 de octubre se define por la corrupción de todo el sistema político y un período de decadencia económica. Ambos factores han llevado al electorado brasileño  a estar entre los más divididos e insatisfechos de la historia del país.

No sorprende, por lo tanto, que el populismo esté prosperando en la democracia más grande de América Latina. La primera ronda de las  elecciones presidenciales probablemente verá pasar al populista de extrema derecha,  Jair Bolsanaro, o "O Trumpinho", como se está dando a conocer a nivel local, y a Fernando Haddad, el candidato de izquierdas del desprestigiado Partido de los Trabajadores.

La segunda ronda estará cerca. Bolsanaro tiene la mayor tasa de rechazo de todos los candidatos y es muy impopular entre los muchos grupos minoritarios, especialmente mujeres, ya que ha hecho una carrera a base de ofender.

Mientras tanto, Haddad representa al Partido de los Trabajadores que ha dominado la política brasileña durante tanto tiempo y cuya credibilidad ha sido destruida por las investigaciones de corrupción que se han desarrollado en los últimos años.

Pero la segunda ronda de las elecciones presidenciales en Brasil se define en gran medida por una decisión sobre quién no quieren los votantes que sea Presidente, y quién sí que quieren. En este cálculo, es probable que los votantes rechacen a Haddad como la cara del statu quo y que opten por la promesa de un cambio radical bajo Bolsanaro.

Bolsanaro es sin duda el candidato más favorable para el mercado. Esto no se debe tanto a la fuerza de sus políticas (él admite abiertamente que sabe poco sobre economía), sino a que no es Haddad. Tanto para los inversores extranjeros como para los locales, la diferencia entre los candidatos se reduce a dos cuestiones: la reforma de las pensiones y la privatización.

La reforma de las pensiones es absolutamente crítica para la salud fiscal de Brasil. Un límite en el gasto significa que los costes cada vez mayores de las pensiones se están volviendo gradualmente cada vez menos asumibles. El presidente entrante simplemente se quedará sin dinero a menos que reduzca el gasto en pensiones. Sin embargo, Haddad ha prometido desechar las reformas del actual Presidente Temer. Esto es insensato.

Del mismo modo, Haddad ha prometido eliminar el programa de privatizaciones que el presidente Temer ha establecido. Estoes igual de insensato. Brasil tiene un gran stock de deuda y la privatización de los activos del estado es la forma más sencilla para que el gobierno evite pagar esas deudas.

La reforma de las pensiones es un tema tan vital que cualquiera de los candidatos probablemente se verá obligado a hacer algo. Pero lo que está claro en esta etapa es que Bolsanaro irá más allá en las pensiones y en las privatizaciones que Haddad.

Tanto los inversores extranjeros como los locales tienen posiciones muy bajas  en activos en reales a medida que se acerca la primera ronda electoral. Esto se refleja en que la negociación de contratos de futuros  ha ido disminuyendo de forma constante.

Si Bolsanaro gana, entonces deberíamos ver un retroceso en esa tendencia y un rally de alivio en los activos brasileños. Esto no es muy diferente a lo que sucedió en las elecciones  presidenciales mexicanas cuando los inversores se dieron cuenta de que el populista Andrés Manuel López Obrador no iba a ser tan negativo para la economía como habían temido.

Un hombre clave para Bolsanaro es Paulo Guedes. Se trata de un ex banquero que está ayudando a la formación económica de Bolsanaro y que está detrás de la reforma de las pensiones y los planes de privatización. Si Guedes puede introducirlos pronto en su agenda, entonces la prima de riesgo de los activos brasileños comenzará a disminuir y deberíamos ver una reanudación de la inversión local que ha estado en gran medida moribunda desde 2012.

Pero no será fácil. Ninguno de los candidatos disfrutará de un mandato sólido y Bolsanaro enfrenta a un largo proceso de negociación para obtener el apoyo que necesita en el Congreso para una rápida acción en la reforma de las pensiones. Será más complicado por el hecho de que ahora, afortunadamente, es más difícil sobornar a los políticos que en el pasado.

Si la agenda de Guedes acaba frustrándose  y él renuncia - una posibilidad real dado que comparte poco en términos de ideología política con su jefe-  entonces el perfil populista de Bolsanara realmente entrará en escena. Sin un plan económico claro es probable que regrese a su profunda naturaleza socialmente conservadora. Esto supondría otro momento débil  en un momento especialmente poco favorable para Brasil. Tenemos esperanzas de que se aprueben reformas, pero no hay que entusiasmarse demasiado. 

Aberdeen Standard Investments Head of Emerging Market Sovereign Debt Edwin Gutierrez
 

El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden subir o bajar y los clientes pueden recibir menos de la cantidad invertida inicialmente. 
Información importante

Sólo para inversores profesionales (en Suiza sólo para inversores cualificados) y asesores financieros-no para uso de inversores minoristas
Aberdeen Standard Investments es una marca del negocio de inversiones de Aberdeen Asset Management y Standard Life Investments. A menos que se indique otra cosa, este documento sólo hace referencia a productos de inversión, equipos, procesos y opiniones de Aberdeen Asset Management a la fecha de la publicación.

Datos de contacto
Si necesita información adicional, por favor visite aberdeenstandard.com para obtener detalles de su representante local de Aberdeen. 
El documento anterior es estrictamente una propuesta informativa y no debería ser considerado una oferta, recomendación de inversión o solicitud para contratar o invertir en los fondos mencionados y no constituye un análisis de inversión como define la Directiva Europea 2003/125/EC. Aberdeen Asset Managers Limited (“Aberdeen”) no garantiza la precisión, adecuación e integridad de la información o integridad de la información o los materiales contenidos en documento y expresamente rechaza la responsabilidad por errores u omisiones en esta información o materiales. 
Cualquier investigación o análisis  utilizado por Aberdeen para la elaboración de este documento ha sido elaborado por Aberdeen para su propio uso y puede haber actuado en su propio beneficio. El resultado obtenido está disponible sólo de manera casual y no está garantizada la precisión de la información. Algunas de las informaciones de este documento pueden contener previsiones a futuro u otras declaraciones en relación a eventos futuros o evolución financiera futura de países, mercados o compañías. Estas valoraciones son sólo predicciones y los eventos actuales o resultados pueden diferir significativamente. Los lectores pueden realizar sus propias valoraciones de la relevancia, precisión o exactitud de la información contenida en este documento y hacer sus propios análisis independientes, que puedan considerar necesarios o apropiados para la oferta de dicho asesoramiento. 
Cualquier opinión o estimación contenida en este documento está hecha sobre una base general y el lector no debe confiar como si fuera asesoramiento. Ni Aberdeen, ni ninguno de sus empleados, compañías asociadas al grupo o agentes ha expresado sus consideraciones ni han hecho ni ninguno de ellos un análisis de los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, cualquier persona concreta o grupo de personas. En consecuencia, no garantiza su adecuación y no acepta ninguna responsabilidad sobre las pérdidas derivadas tanto directa como indirectamente en los resultados del lector, persona o grupo de personas que actúen por cualquier información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen se reserva el derecho a realizar cambios y correcciones en la información de este documento sin previo aviso.

 


Este documento puede ser distribuido por las siguientes filiales de Aberdeen en los países relevantes: 
Reino Unido, Noruega y países de la UE por Aberdeen Asset Managers Limited. Autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en Reino Unido. 
Emitido en Suiza por Aberdeen Asset Managers Switzerland AG (“AAMS”). Registrado en Suiza con el número CHE-114.943.983. Oficina de registro Schweizergasse 14, 8001 Zurich. Autorizado por la Autoridad Supervisora de los Mercados Financieros de Suiza como distribuidor de planes de inversión colectiva.
Abu Dhabi Global Market (“ADGM”) por Aberdeen Asset Middle East Limited. Regulado por la ADMG Financial Services Regulatory Authority. Aberdeen Asset Middle East Limited cuenta con licencia FSRA Prudential Categoría 4, y tiene permitido ofrecer las siguientes actividades de servicios financieros en ADGM: (i) asesoramiento de inversiones o créditos y (ii) cerrar acuerdos de inversión.
La información de MSCI puede emplearse únicamente para uso interno, no puede ser reproducida o difundida de ninguna forma y no puede usarse como base para o como componente de ningún instrumento financiero o producto o índice. Ninguna información de MSCI está destinada a constituir un asesoramiento de inversión o recomendación para tomar (o dejar de tomar) cualquier decisión de inversión y no puede invocarse como tal. Los datos históricos y análisis no deberían tomarse como un indicador o garantía de ninguna rentabilidad futura, análisis, previsión o predicción. La información de MSCI se ofrece en un una base “como es” y el usuario de esta información asume el riesgo completo de cualquier uso que se haga de esta información. MSCI, cada uno de sus afiliados y cada persona envuelta en o relacionada con la recopilación, computación o creación de cualquier información MSCI (colectivamente, las partes “MSCI”) renuncian expresamente a todas las garantías (incluyendo sin limitación cualquier garantía de originalidad, exactitud, integridad, adecuación temporal, de no infracción,  comercialización y adecuación para un propósito particular) con respecto a esta información. Sin limitar nada de lo anterior, en ninguna circunstancia ninguna parte de MSCI tendrá ninguna responsabilidad directa, indirecta, especial, incidental, punitiva, o como consecuencia (incluyendo, sin ninguna limitación, la pérdida de beneficios) o cualquier otro daño (www.msci.com).

Visítenos online
aberdeenstandard.com