En esta segunda parte, reflexionamos sobre la evolución de nuestra opinión sobre las acciones chinas clase A, desde nuestras reservas iniciales hasta las expectativas de crecimiento futuro.

Nuestra entrada en el mercado de acciones chinas clase A se produjo tanto por necesidad como por preferencia. A principios de los años 90, el mercado interno estaba aislado, accesible solo para los inversores locales, pero China ha ido abriendo de forma gradual sus bolsas de valores al exterior, primero a través del esquema para inversores cualificados, Qualified Foreign Institutional Investor (QFII), en 2002. Posteriormente las autoridades introdujeron la extension del QFII denominado en RMB en 2011 o las Stock Connect de 2014 y 2016. Además, recientemente, se han incluido las acciones clase A en los índices generales de MSCI. Todas estas desregulaciones han facilitado nuestra transición desde observadores a inversores en acciones chinas clase A.

Ganando confianza


Durante años, los inversores globales que buscaban acceder al crecimiento económico de China invirtieron sobre todo en acciones que cotizaban en Hong Kong. Sin embargo, el mercado interno de acciones clase A es mucho más profundo y líquido y sus empresas y sectores más variados. Nuestro desafío fue identificar firmas que cumplieran nuestros estrictos criterios de calidad. Definimos una empresa de calidad como aquella que cuenta con un balance sólido, ingresos sostenibles, una gestión progresiva y buen gobierno. Y vimos que a las empresas clase A les quedaba mucho trabajo por hacer para mejorar su transparencia financiera y fortalecer la protección del inversor. Ádemás carecían de una trayectoria que generara confianza. A menudo nos encontrábamos con fundadores de empresas que se excedían en su autoridad y teníamos motivos para cuestionar la independencia del consejo de administración.

Fuimos especialmente cautos respecto a las injerencias políticas en la toma de decisiones comerciales. Favorecemos aquellas áreas de la economía donde es probable que las empresas privadas conserven su independencia, donde la competencia es real y donde las decisiones de inversion tienen en cuenta el coste de capital y producen un retorno comercial. Cuando nos familiarizamos con los mecanismos internos de las compañías, nuestra visión se volvió menos rígida. Algunas de las mayores empresas estatales tienen sólidos equipos de gestión, operan de forma internacional y disfrutan de pseudo-monopolios en casa, por lo que aprendimos a apreciar estas fortalezas.


Analizamos el universo de acciones clase A durante más de una década antes de hacer nuestra primera inversion en 2011. Durante los cinco años siguientes, mantuvimos alrededor de 500 reuniones con empresas, nod comprometimos con los equipos de gestión e hicimos campaña en favor de mejores prácticas de administración del capital. En nuestra opinión, las empresas bien gestionadas y con una buena gestión del capital hacen mejores inversions. Vimos avances graduales, como una composición mejorada de las juntas directivas, mayores pagos de dividendos y recompras de acciones, más transparencia en los informes e informes publicados en inglés para hacerlos accesibles a todo el mundo. Más entidades introdujeron esquemas de acciones para sus empleados, que permiten alinear major los intereses del equipo directive con los de los accionistas.

Por supuesto, no todo fue un camino de rosas. Tuvimos que vender nuestras participaciones en empresas que continuaban invirtiendo en activos no fundamentales, que tenían luchas internas y que siguieron impulsando planes de privatización pese a las valoraciones deprimidas y las opiniones en contra tanto nuestra como de otros otros accionistas minoritarios. A medida que más empresas concedan derechos de propiedad a accionistas externos, nuestra comodidad con el mercado de acciones clase A continuará creciendo.

Después derealizar un exhaustivo análisis, fuimos capaces de articular una lista de las empresas con los mejores estándares. Esto nos permitió lanzar un fondo dedicado a acciones clase A en marzo de 2015, que, de un universo de 3.500 compañía contiene 30 valores de cartera. En general, son empresas bien gestionadas, líderes en sus respectivas industrias y que además disfrutan de ventajas competitivas sostenibles.

En los últimos años hemos estado monitorizando el progreso de las empresas en materia ESG (social, medioambiental y de gobierno corporativo). Por ejemlo, nuestros esfuerzos han hecho que una de las empresas financieras que tenemos en el fondo ponga en práctica un plan sucesorio y que otra haya reforzado su infraestructura de ciberseguridad.

Evolución financiera


En los últimos cinco años, hemos asistido a la introducción de dos planes Stock Connect, lo que creó un bucle comercial que vincula directamente los intercambios de Hong Kong con Shanghái y Shenzen. Esto disipó las dudas de los inversores sobre la falta de un acceso directo al mercado y fue decisivo para que el proveedor de indices MSCI aceptara admitir las acciones clase A en sus índices principales de forma paulatina.

Esto acelerará los flujos de capitales de instituciones extranjeras que replican de forma pasiva estos índices. Vemos la ampliación de la base de accionistas como algo positivo: algunas empresas clase A nos han dicho que quieren más instituciones extranjeras como accionistas porque invierten a largo plazo. Después de todo, este sigue siendo un mercado volátil, impulsado por la especulación de los inversores minoristas.

La inclusión de las acciones clase A en los índices no tiene ninguna aplicación práctica para nosotros como inversores fundamentales: no afecta a nuestra visión sobre si una empresa es buena o mala ni tampoco sentimos la necesidad de ajustar las carteras. La importancia real es lo que dice sobre la evolución financiera de China. Con el tiempo, el mercado clase A se está volviendo más institucional, profesional e internacional. Se trata del comienzo de un enorme cambio financiero.

Pero Stock Connect iba más allá de atraer la participación extranjera. China ya no necesita que su sistema financiero financie el rápido crecimiento económico: necesita que genere ingresos para las pensiones de una sociedad cada vez más envejecida. Significa que la calidad de los activos importa más que nunca y que los fondos de pensiones chinos deben invertir de forma sostenible.

A largo plazo, el crecimiento estructural de China vendrá motivado por el consumo local y por una clase media en aumento. Creemos que la clave para impulsar el valor de los accionistas es identificar empresas que puedan aprovechar el aumento de la renta disponible. Hemos encontrado compañías con perspectivas de crecimiento a largo plazo en segmentos como la tecnología de internet, los viajes y la sanidad. Estos son algunos de los cosas que las personas demandan cuando aumentan su capacidad adquisitiva. Estamos buscando nuevas oportunidades todo el tiempo, visitando más empresas fuera de las ciudades principales. Algunas de ellas podrían tener el potencial de convertirse en líderes tanto a nivel local como global.

 

Nicolas Yeo, Director and head of equities (China/Hong Kong)

 

Si quiere acceder a más artículos e informes sobre mercados puede acudir a nuestra página Thinking Aloud en español.

El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden subir o bajar y los clientes pueden recibir menos de la cantidad invertida inicialmente. 
Información importante.

Sólo para inversores profesionales (en Suiza sólo para inversores cualificados) y asesores financieros-no para uso de inversores minoristas
Aberdeen Standard Investments es una marca del negocio de inversiones de Aberdeen Asset Management y Standard Life Investments. A menos que se indique otra cosa, este documento sólo hace referencia a productos de inversión, equipos, procesos y opiniones de Aberdeen Asset Management a la fecha de la publicación.
 
Datos de contacto
Si necesita información adicional, por favor visite aberdeenstandard.com para obtener detalles de su representante local de Aberdeen. 
El documento anterior es estrictamente una propuesta informativa y no debería ser considerado una oferta, recomendación de inversión o solicitud para contratar o invertir en los fondos mencionados y no constituye un análisis de inversión como define la Directiva Europea 2003/125/EC. Aberdeen Asset Managers Limited (“Aberdeen”) no garantiza la precisión, adecuación e integridad de la información o integridad de la información o los materiales contenidos en documento y expresamente rechaza la responsabilidad por errores u omisiones en esta información o materiales. 
Cualquier investigación o análisis utilizado por Aberdeen para la elaboración de este documento ha sido elaborado por Aberdeen para su propio uso y puede haber actuado en su propio beneficio. El resultado obtenido está disponible sólo de manera casual y no está garantizada la precisión de la información. Algunas de las informaciones de este documento pueden contener previsiones a futuro u otras declaraciones en relación a eventos futuros o evolución financiera futura de países, mercados o compañías. Estas valoraciones son sólo predicciones y los eventos actuales o resultados pueden diferir significativamente. Los lectores pueden realizar sus propias valoraciones de la relevancia, precisión o exactitud de la información contenida en este documento y hacer sus propios análisis independientes, que puedan considerar necesarios o apropiados para la oferta de dicho asesoramiento. 
Cualquier opinión o estimación contenida en este documento está hecha sobre una base general y el lector no debe confiar como si fuera asesoramiento. Ni Aberdeen, ni ninguno de sus empleados, compañías asociadas al grupo o agentes ha expresado sus consideraciones ni han hecho ni ninguno de ellos un análisis de los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, cualquier persona concreta o grupo de personas. En consecuencia, no garantiza su adecuación y no acepta ninguna responsabilidad sobre las pérdidas derivadas tanto directa como indirectamente en los resultados del lector, persona o grupo de personas que actúen por cualquier información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen se reserva el derecho a realizar cambios y correcciones en la información de este documento sin previo aviso.
 
Este documento puede ser distribuido por las siguientes filiales de Aberdeen en los países relevantes: 
Reino Unido, Noruega y países de la UE por Aberdeen Asset Managers Limited. Autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en Reino Unido. 
Emitido en Suiza por Aberdeen Asset Managers Switzerland AG (“AAMS”). Registrado en Suiza con el número CHE-114.943.983. Oficina de registro Schweizergasse 14, 8001 Zurich. Autorizado por la Autoridad Supervisora de los Mercados Financieros de Suiza como distribuidor de planes de inversión colectiva.
Abu Dhabi Global Market (“ADGM”) por Aberdeen Asset Middle East Limited. Regulado por la ADMG Financial Services Regulatory Authority. Aberdeen Asset Middle East Limited cuenta con licencia FSRA Prudential Categoría 4, y tiene permitido ofrecer las siguientes actividades de servicios financieros en ADGM: (i) asesoramiento de inversiones o créditos y (ii) cerrar acuerdos de inversión.
La información de MSCI puede emplearse únicamente para uso interno, no puede ser reproducida o difundida de ninguna forma y no puede usarse como base para o como componente de ningún instrumento financiero o producto o índice. Ninguna información de MSCI está destinada a constituir un asesoramiento de inversión o recomendación para tomar (o dejar de tomar) cualquier decisión de inversión y no puede invocarse como tal. Los datos históricos y análisis no deberían tomarse como un indicador o garantía de ninguna rentabilidad futura, análisis, previsión o predicción. La información de MSCI se ofrece en un una base “como es” y el usuario de esta información asume el riesgo completo de cualquier uso que se haga de esta información. MSCI, cada uno de sus afiliados y cada persona envuelta en o relacionada con la recopilación, computación o creación de cualquier información MSCI (colectivamente, las partes “MSCI”) renuncian expresamente a todas las garantías (incluyendo sin limitación cualquier garantía de originalidad, exactitud, integridad, adecuación temporal, de no infracción, comercialización y adecuación para un propósito particular) con respecto a esta información. Sin limitar nada de lo anterior, en ninguna circunstancia ninguna parte de MSCI tendrá ninguna responsabilidad directa, indirecta, especial, incidental, punitiva, o como consecuencia (incluyendo, sin ninguna limitación, la pérdida de beneficios) o cualquier otro daño (
www.msci.com).
Visítenos online
aberdeenstandard.com