Siempre que oímos hablar de los CFDs los asociamos directamente a alto riesgo y así lo entienden casi todos los clientes y agentes del mercado a día de hoy, ‘¡cuidado, pérdida asegurada!’.  Pero,  ¿es posible invertir sensatamente con CFDs y utilizar estrategias que aprovechen todas sus ventajas de forma conservadora?,  ¿es posible hacer, por ejemplo,  Value Investing con ellos?. La respuesta, aunque parezca mentira, es   sí, se puede.

Un buen ejemplo de ello sería utilizar CFDs para replicar el fondo  Gotham Absolute Return de Joel Greenblatt. Éste fondo utiliza una estrategia  Long/Short Value Investing  y tiene una  rentabilidad histórica impresionante.

La estrategia de Greemblatt es sencilla, él invierte un 120% en posiciones largas y un 60% en posiciones cortas, dejando en mercado una exposición neta a largos de un 60%. La inversión bruta de fondo por lo tanto es del 180%, pero la neta alcista es del 60%.

Para saber dónde invertir, Greenblatt utiliza  criterios cuantitativos que le ayudan a elegir aquellas compañías que cumplen con los ratios financieros que él busca. En la práctica crea un screen para seleccionar compañías excelentes a bajo precio e invierte en ellas las posiciones largas. Luego crea otro para los cortos que selecciona compañías fuertemente deterioradas en sus estados financieros.

Nuestra replica en  CFDs, de esta estrategia tendría entonces una inversión bruta de un 180% con lo que nuestro apalancamiento sería de 1:1,8,  pero al tener tan solo una inversión neta alcista del 60%, casi todos los riesgo de la inversión apalancada se han controlado al máximo. ¿Y para la selección de valores? Creamos nuestros propios  screen value para buscar buenas y desastrosas compañías. Nada que no se pueda hacer con las herramientas adecuadas.

Éste  planteamiento estratégico nos da una idea de las enormes posibilidades que ofrecen los CFDs para crear estrategias de todo tipo incluso en un universo  tan tradicional como el   Value, y de esta manera aprovechar todas las ventajas que tienen (apalancamiento y liquidez en muchísimos subyacentes) pero de una forma conservadora y eficiente a largo plazo.

Los CFDs, por tanto, nos permiten desarrollar infinidad de estrategias e ir mucho más allá de las  ’rabiosas’  estrategias de  trading  muy apalancadas con las que se asocian normalmente y que conllevan unos riesgos muy elevados. Ningún producto está reñido con un estilo de inversión y  el CFD no esta reñido con estrategias conservadoras. Al revés,   un buen uso del CFD, uno de los productos mas versátiles que ha habido nunca al alcance del inversor particular, nos permite desarrollar todo el potencial de las estrategias más avanzadas y rentables del mundo de la inversión.

José Iván García

Director de Análisis y Estrategia de Kau finanzas SL

Publicado en Observatorio Inversis