El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha afirmado literalmente: “Vamos a arreglar nuestras ciudades y a reconstruir nuestras carreteras, puentes, túneles, aeropuertos, escuelas y hospitales. En definitiva, vamos a reconstruir nuestra infraestructura“. Es otro buen argumento, pero no el único, para encontrar en las infraestructuras un sector en el que posicionarnos en 2017. De ahí que como fondo de inversión del mes de diciembre hayamos elegido el de Morgan Stanñey MS Global Infraestructure Fund (Clase en EUR HEDGED: LU0512092221 Clase en USD: LU0384381660)

¿Por qué invertir en infraestructuras?

El nuevo escenario tras la victoria de Trump es especialmente positivo y favorable para este tipo de sectores. Pero podemos esgrimir argumentos adicionales para la inversión en este sector:

Históricamente es un sector con atractivos retorno/riesgo ajustados
Aporta una clara diversificación ya que posee una baja correlación con otras categorías de activos
Habilidad para generar ingresos recurrentes
Suele actuar como protección contra la inflación
Además en los últimos años los flujos y el peso en este tipo de activos por parte de clientes institucionales ha crecido de manera importante

El fondo invierte en diferentes tipos de infraestructuras cotizadas como son las utilities, energía (el último año han incrementado especialmente el peso en el sector), comunicaciones, transporte y temas sociales como educación o salud.

Conclusión

El nuevo escenario que se nos plantea para los próximos meses nos obliga a ajustar nuestro posicionamiento en carteras. Ante la victoria de Trump, sectores como el de infraestructura gana momentum, sector que en el largo plazo consigue tener crecimientos por encima del MSCI World.