Se esteriliza la deuda cuando  se neutraliza el efecto inflacionista que podría tener en la economía el hecho de que un banco central compre deuda. Así, para contrarrestar el dinero puesto en circulación con esta compra, el organismo retira dinero desde otro lugar. El objetivo, por tanto, es que siga existiendo la misma cantidad de dinero en circulación y se evite una escalada de la  inflación, porque no hay que olvidar que el principal cometido del BCE es la estabilidad de los precios.

A modo de ejemplo:

El Banco Central Europeo compra bonos e inyecta así liquidez al sistema.  Esto aumenta la masa monetaria de la Eurozona (monetización de la deuda pública), ya que a quien ha comprado estos bonos dispone de liquidez. Pero, tras esta acción, una mayor cantidad de dinero provocará un incremento en el nivel de precios y, por tanto, inflación en mayor o menor medida en la economía de Europa.

¿Cómo evitar la inflación?

Para evitar un aumento de la inflación, el BCE (o cualquier banco central que lleve a cabo esta actuación) realiza una compra esterilizada de bonos. Hasta ahora, el BCE ha esterilizado todas sus compras de deuda en los mercados mediante la oferta de depósitos semanales. Con las últimas medidas aprobadas por el organismo y anunciadas por Draghi,  se pone fin a esta esterilización de la compra de deuda.

Publicado en Observatorio Inversis