• A finales del 2012, los activos consolidados de la banca en la eurozona habrían caído un 12% respecto a los niveles del 2008, para situarse en los 29,5 billones de EUR. La mayor parte del ajuste tuvo lugar en 2009.
  • Dicho ajuste en el tamaño de los activos, se concentra en la partida de préstamos (al sector privado). Ya sea por efecto de mark to market o por la propia caída en el ritmo de concesiones (crecimientos negativos en los últimos años).
  • El número de instituciones financieras ha caído en el mismo período de 2.909 a 2.645 (-10%).
  • En 2008 el tamaño de los activos era de 33,5 billones, lo que implica que el ritmo de caída es de 4 billones en el período 2008-2012. Lo que equivale a un ritmo de 1 billón anual.
  • Si bien es cierto, hay que distinguir aquí entre el desapalancamiento al sector privado vs el sector público, para hacernos una idea del impacto que ha tenido en el PIB (y el que tendrá). Si en 2008 los préstamos a gobiernos representaban entre un 2%-3% (a nivel de banca en eurozona) hoy esta partida representa un 5,6% (siempre considerando posiciones en bonos cash). Eso nos da que la exposición al sector público habría aumentado en 0,835 billones (asumamos 1 billón), lo que inexorablemente nos lleva a la conclusión de que, para alcanzar los 4 billones de reducción total en los activos consolidados (sabiendo que los activos públicos aumentaron en 1 billón), ha sido necesaria una reducción de los activos privados de 5 billones en el período 2008-2012 (1,25bn anuales).
  • El ajuste de la banca probablemente continuará, ya sea por una cuestión de naturalización de su propio tamaño (factor de oferta) o por la falta de una demanda solvente (que persistirá dado el ritmo sub-par de la recuperación). No obstante, el ritmo actual de ajuste en los activos consolidados de la banca nos parece “razonablemente tranquilizador”.
  • Estamos viendo como, a pesar del ritmo negativo en créditos, los mercados laborales parecen haberse estabilizado, la mayor parte de las economías muestran crecimientos leves en PIB en tasa, trimestre a trimestre, e incluso empiezan a aumentar los datos de afiliación a las seguridades sociales (aunque de forma poco significativa aún).
  • Todo ello podría sugerir que si las condiciones globales muestran una cierta mejoría en 2014, el ritmo de “ajuste” de los activos bancarios privados podría suavizarse, siendo legítimo estimar un leve salto en las dinámicas de los factores mencionados (PIB, mercado laboral, etc.) en la región.

Saludos

Àlex Fusté

Chief Economist

Andbank