Aprendiendo sobre Inversiones

Ciclo bursatil de Kostolany


Escrito 8 Jul
Imagen http://www.tackfilm.se/?id=1265196059031RA95 La historia está para repetirse, con distintos nombres, en distintas épocas, pero el ser humano sigue siendo el mismo, lo que demuestra la existencia de los ciclos bursátiles y que voy a describir según André Kostolany en su libro de “enseñanzas”.
Este especulador clasifica el ciclo bursátil en tres fases alcistas, A.1, A.2 y A.3 más otras tres fases bajistas B.1, B.2, y B.3 Existen tres factores fundamentales en el desarrollo de los movimientos bursátiles, son el alma de su funcionamiento: la liquidez (precio del dinero), la psicología y los beneficios empresariales.
A 3. La bolsa se encuentra baja, las cotizaciones han caído desde un movimiento ascendente anterior, los intereses han subido, se ha agotado la liquidez y reina un pesimismo en lo que se refiere al desarrollo económico y los posibles beneficios de las empresas. Las acciones han sido traspasadas de las manos débiles a las manos fuertes, si las cotizaciones no siguen descendiendo pese a las malas noticias, ya están descontadas, es la mejor señal de compra. Es la fase de la exageración en negativo, desesperación, mucho dolor, abatimiento, el número de operadores es muy bajo, los especuladores a la baja se vuelven muy optimistas. FASE DE COMPRA Y CIERRE VENTAS A CREDITO. A 1. Los bancos centrales empiezan a bajar el precio del dinero para incentivar la economía, se empieza a disponer de más liquidez, la relación entre los dividendos y el precio del dinero se hace favorable para las acciones, llegan los primeros especuladores, se compra poco y despacio, el ambiente pesimista se va suavizando llegando nuevos interesados, se va produciendo una reacción en cadena, menos pesimismo, más liquidez, más compras, es la primera fase del movimiento alcista, la fase de corrección de la situación pesimista, la situación económica va mejorando. FASE DE COMPRA. A 2. El dinero está cada vez más barato, la economía está reactivada, llegan noticias sobre aumento de los beneficios empresariales, es la fase de acompañar las cotizaciones y el optimismo se instala, poco a poco, en el parquet, es la fase de incremento del desarrollo económico, cada vez llegan más especuladores. Las cotizaciones suben con más volumen y descienden con poco. FASE DE MANTENER B 3. El optimismo llega a convertirse en euforia, los intereses dejan de seguir bajando, los beneficios empresariales son mucho mayores, la volatilidad desciende y con ella la sensación del riesgo, acuden cada vez más compradores y los medios de comunicación alientan a los particulares, las manos fuertes traspasan el papel a las manos débiles, la liquidez de los bancos es muy grande, se conceden prestamos en condiciones muy favorables, existe una clara distribución siendo los bancos quien se deshacen de grandes cantidades de acciones, hay muchas salidas de nuevos actores a los mercados, la inflación se dispara y los bancos centrales empiezan a subir el precio del dinero y a restringir la liquidez. Fase de exageración, (beneficios altos, euforia, número de de inversores muy elevado) la fase de la distribución. FASE DE VENTA. B 1. Se espera a que una nueva ola de inversores llegue a precios más altos pero a consecuencia de la política monetaria el dinero fresco ha cesado y las cotizaciones no siguen subiendo (los dividendos son altos y los beneficios empresariales empiezan a ralentizarse). Es la primera fase del movimiento de caída, fase de corrección, empiezan a llegar las malas noticias de la economía, el pesimismo va ganando adeptos, los primeros miedosos empiezan a salir y se producen reacciones en cadena, las cotizaciones empiezan a descender, se instalan los vendedores a crédito que cada vez ganan más terreno. FASE DE VENTAS B 2. Las cotizaciones siguen bajando, las malas noticias se suceden, los miedosos empiezan acelerar las salidas, el optimismo se ha transformando en pesimismo, se instala el miedo, los vendedores a crédito son los amos del parquet y finalmente llega el pánico vendedor. Las caídas son con gran volumen y los rebotes con muy poco, es la fase de acompañamiento bajista y poco a poco los inversores van disminuyendo, se llega de nuevo a la fase de la exageración de las caídas. (FASE DE VENTAS A CREDITO Y DE ACUMULACIÓN DE EFECTIVO). La duración de los ciclos no es posible fijarlas ya que depende de lo sobrevendido o sobrecomprado que estuviera el mercado, de la psicología de las masas y de los factores impoderables (catastrofes,terrorismo) que pueden correr de forma paralela a los ciclos económicos y ésta no es posible de preveer a largo plazo, por ello es tan dificil saber en cual coyuntura nos encontraremos en el fúturo.
Imagen Imagen Después del análisis de estas tres fases de movimientos de alza y caída, está claro que hay que ir dos tercios en contra de la tendencia de la Bolsa y un tercio con la tendencia.
Este comportamiento es, sin embargo, extremadamente difícil y exige mucha disciplina. La mayor parte, es decir un 90% de los participantes en la Bolsa, piensa siempre lo mismo y por ello resulta muy difícil ser optimista cuando los demás están hundidos y abatidos, y es igual de difícil ser cauto cuando todos los demás gritan de alegría.
Es por esto que la gran clave para el éxito está en el comportamiento anticíclico. Naturalmente no siempre, ya que, como hemos dicho anteriormente, durante un tercio del movimiento cíclico hay que ir junto a la tendencia general: en los movimientos al alza dejar a las cotizaciones seguir su curso y no vender inmediatamente, asimismo en los movimientos de caída esperar y no incorporarse al momento, sino hacer lo contrario que la euforia, esto es, esperar a que se haya vendido más de las existencias. No es posible fijar la duración de estas fases y movimientos cíclicos. Depende de lo sobrevendido o sobrecomprado que estuviera el mercado anteriormente, de la psicología de las masas y de otros factores imponderables. No sólo la Bolsa no corre paralela a las tendencias económicas, sino que la misma tendencia del desarrollo económico no es previsible a largo plazo. Si se supiera hoy, por ejemplo, que el próximo año habrá una alta coyuntura, cada cual se haría ya hoy a la idea.
Si un ordenador pudiera determinar con absoluta seguridad que una acción estará a 100 el año que viene, hoy estaría ya a 99.
Fuente:Foros de bolsa

También puede interesarte

Comentarios