Aprendiendo sobre Inversiones

Kaloxa CMO en Finect. Periodista financiero. Me encantan las finanzas del comportamiento

¿Por qué se le llama renta fija si puedes perder dinero?


Escrito 15 Jun

Este artículo aportará poco o nada para aquellos que estén mínimamente familiarizado con los mercados y la economía, pero uno de los objetivos de Unience es fomentar la cultura financiera. Y en concreto, de esa intención nació este grupo de Aprendiendo sobre Inversiones. 

Entre la gente que no tiene conocimientos de finanzas, cada vez me encuentro a más gente alarmada porque ve que sus fondos están cayendo, cuando les habían dicho que eran de "renta fija". 

Para explicarlo, en esta ocasión no voy a hacer un artículo nuevo, sino que voy a coger y adaptar una parte del capítulo sobre los distintos activos de mi libro Para qué sirven realmente los mercados financieros (que imagino que ya todos habéis comprado :) )

Espero que ayude a quien no conoce cómo funcionan estas inversiones. Un abrazo!

"Uno de los mayores mercados financieros es el de los bonos, que también se conoce como «renta fija», un nombre que ha confundido a muchas familias a lo largo del tiempo, pues ha generado la falsa idea de que son inversiones con rentabilidad asegurada, en las que es imposible perder dinero. Nada más lejos de la realidad.

Lo único «fijo» en estos activos financieros es el interés que pagan, a diferencia de lo que ocurre con los dividendos en las acciones, que son variables en función de si la empresa decide repartir más o menos beneficio entre sus accionistas. 

Pero al igual que ocurre con las acciones, el precio de los bonos sí se mueve y puede subir o bajar. Es decir, la empresa ABZ puede estar pagando cada trimestre un interés del 5% («cupón» en la terminología financiera) por unos títulos de renta fija, pero si yo necesito vender esos bonos u obligaciones tengo que ir al mercado a ver cuánto me dan por ellos.

 Y aquí dependerá de las expectativas que tengan otros inversores de la evolución de la empresa. O de lo que están dispuestos a pagar por esos bonos porque quizá haya otras empresas que están pagando mayores tipos de interés. Por eso, a lo mejor en el mercado sólo me ofrecen 60 euros por unos bonos que yo compré a 100, aunque me sigan pagando el 5%.

El riesgo de incurrir en esta pérdida desaparece si nos quedamos los bonos hasta el final, si no los vendemos antes. Si Telefónica emite deuda a 8 años pagando un 5% anual y nos lo quedamos hasta 2023, siempre recibiremos ese 5% cada año y al final del periodo el total. La incertidumbre está en si tenemos que vender antes.

El auténtico temor en la renta fija es que la empresa o institución a la que compramos la deuda no logre cuadrar sus cuentas y, llegado el momento, nos diga que no puede devolvernos todo el dinero que pusimos al principio, que recibe el nombre de «el principal», sino sólo una parte. Esto es lo que hizo Grecia con sus bonistas durante 2012, con los que renegoció parte de los títulos emitidos.

En origen, el funcionamiento de los mercados de bonos es muy sencillo. Alguien necesita dinero para financiarse y otro tiene ese dinero y quiere sacarle una rentabilidad. Si lo considera conveniente y le pagan un interés atractivo, mayor del que pagan otros activos más seguros, éste último estará dispuesto a prestar su dinero al primero, en función de su perfil de riesgo. Los bonos los pueden emitir tanto Estados, como regiones, empresas, instituciones...

¿Y cuánto interés se paga? Depende de las perspectivas que tenga el inversor de que la otra parte cumplirá y le acabará devolviendo su dinero. Por eso, el mercado le exige menos tipos de interés a Alemania, ya que le parece una economía robusta, que a España, donde ve un modelo menos equilibrado y con mayores riesgos.

El mercado de bonos también es mucho mayor en volumen e influencia que la renta variable, aunque no tanto como las divisas. Sólo en Estados Unidos, que tiene un peso de un tercio en el mercado de renta fija mundial, cada día se negocian una media de unos 850.000 millones de dólares en este mercado, casi cinco veces lo que se mueve en todos los mercados de acciones mundiales.

¿Y cuál es el tamaño de la deuda emitida? Según el BIS, al cierre de marzo de 2012 había emitidos en el mundo un total de 99 billones de dólares, más de un 140% de la economía mundial. Aproximadamente el 70% es deuda local, mientras que el 30% es deuda internacional."

 


También puede interesarte

Comentarios