La mayor necesidad de los ahorradores es la rentabilidad, sobre todo para aquellos con procesos de inversión a largo plazo en los que deben evitar la pérdida de poder adquisitivo.

Esta necesidad, junto con el entorno de bajos tipos de interés en el que nos encontramos, genera dificultades a los inversores tanto conservadores como moderados.

Actualmente en el mercado no existe una rentabilidad sin riesgo. Esta estapa puede prolongarse más tiempo ya que el Banco Central Europeo (BCE) manetendrá su política de bajos tipos de interés a causa de la ralentización de las economías de la eurozona y la alta deuda de gobiernos, empresas y familias.

Te contamos aquí cómo rentabilizar el ahorro en esta situación.