Principales catalizadores y situación semanal de los mercados, del 10 al 14 de agosto de 2015

Cierre semanal

La semana se ha cerrado con comportamientos divergentes en los mercados de renta variable. Así, destacamos la subida en el entorno del 1% para el conjunto de bolsas europeas, con peor comportamiento relativo de la bolsa española, que acusa la incertidumbre política derivada de las próximas citas electorales y la debilidad de los países emergentes. En Estados Unidos, por el contrario, la semana ha sido negativa para los mercados bursátiles, con caídas de algo más del 1%, a pesar de que siguieron publicándose datos macroeconómicos en general mejores de lo esperado. La debilidad responde a los temores de subidas de tipos por parte de la Fed y al efecto que puede tener sobre la inversión la continua debilidad de los precios del crudo. En Japón, una buena campaña de publicación de resultados empresariales permite a las bolsas registrar alzas semanales ligeramente superiores al 0,5%.

Los emergentes, por su parte, siguen acusando las dudas sobre el crecimiento chino y la caída de los precios de las materias primas y vuelven a mostrar debilidad en los mercados de renta variable, con caídas significativas en el caso de los mercados latinoamericanos y más moderadas en las bolsas asiáticas.

En cuanto al resto de clases de activo, la semana ha sido en general negativa para los mercados de renta fija, con subidas en la rentabilidad de los bonos soberanos. El crédito corporativo también ha tenido una semana bajista.

Las materias primas han seguido sufriendo retrocesos durante la semana, destacando la caída del 5% en los precios del crudo y del 2% en los metales industriales. El oro mostraba un comportamiento plano.

Para terminar, el euro se apreciaba contra la libra esterlina y de forma más modesta contra el yen japonés. El dólar seguía fuerte durante la semana y se apreciaba ligeramente en su cruce contra el euro.

 

20150810_Claves de la semana (Índices RV) 

 

Respecto a los datos macroeconómicos publicados, continúa el dinamismo del mercado laboral en EEUU: se crearon 215.000 nuevos empleos en el mes de julio, algo por debajo de lo esperado (225.000), pero compensado por revisiones alcistas de los dos últimos meses. La tasa de desempleo quedó finalmente en el 5,3% en línea con lo estimado. Por su parte los ingresos medios por hora subieron un 0,2%, también en línea con lo esperado. De esta forma continua la fortaleza del mercado laboral en EEUU, lo que es compatible con una subida de los tipos en el mes de septiembre. También conocimos datos de ingresos (+0,4% mensual) y gastos personales (+0,2% mensual), el ISM manufacturero (52,7), el PMI manufacturero (53,8) y las ventas de vehículos (en niveles equivalentes a la media 2000-2006). Especialmente positivo fue el dato del ISM no manufacturero, que avanzó hasta los 60,3 puntos desde los 56 anteriores. Todos los datos publicados son propios de una economía que sigue expandiéndose a un ritmo moderado. También destacamos las declaraciones de Lockhart (Fed Atlanta), señalando que si los datos hasta la próxima reunión de la Fed (17 septiembre) no cambiaban mucho, su decisión más probable sería la de votar por el inicio de las subidas el propio mes de septiembre.

En Europa, con Grecia fuera de los titulares principales (puede volver a ganar protagonismo en los próximos días, al acercarse la fecha de pago al BCE, el 20 de agosto), la atención sigue centrada en los datos macroeconómicos. Datos que apuntan a un fortalecimiento de la actividad de cara al tercer trimestre, que se ve favorecido además por un nuevo descenso de los precios del crudo. Destacamos los datos de los PMI manufactureros que, con la excepción de Francia, que retorna a zona contractiva, siguen siendo compatibles con unas economías acelerando. Destacamos el buen dato de Italia, con un PMI manufacturero en los 55,3 puntos. Mejor aspecto aún ofrecen los PMI de servicios, en zona de expansión y mejorando los datos del mes anterior (en el caso de España, con un dato muy fuerte, en los 59,7 puntos).

En cuanto a los datos de producción industrial, sorpresa negativa en Alemania, con un dato de junio por debajo de lo esperado y mostrando una caída del 1,4%. En España, por el contrario, el Índice de Producción Industrial desestacionalizado del mes de junio creció un 4,5%, por encima de lo estimado (3,9%) y del dato del mes anterior (3,4%).

En China, se publicó un PMI manufacturero en los 47,8 puntos, mientras que el de servicios mejoró con claridad los registros del mes anterior, situándose en los 53,8 puntos.

Respecto a los datos del fin de semana, las exportaciones chinas retroceden un -8,3% (se esperaba una caída del -1.5%). Las importaciones están bastante en línea con las estimaciones, aunque retroceden un –8,1%. El IPC chino se sitúa en el +1.6% interanual desde el +1.4% en junio y el +1.5% esperado.

Continuar leyendo en bbvaassetmanagement.com