Principales catalizadores y situación semanal de los mercados, del 8 al 12 de febrero de 2016

Cierre semanal

Los temores de desaceleración económica global siguen pesando en el ánimo de los inversores y los mercados de renta variable volvieron a corregir de forma significativa durante la semana pasada. Con unos precios del petróleo que han mostrado estabilidad en los últimos días y una aparente mayor tranquilidad en China (de la mano de un PMI de servicios que mejoraba respecto de la lectura del mes de diciembre y estabilidad en los mercados de divisas y bursátiles), el catalizador del mal comportamiento bursátil lo encontramos en la debilidad de los datos macroeconómicos estadounidenses, que muestran una economía en desaceleración y agravan los temores de recesión económica.

Así pues, la semana se ha caracterizado por una acusada debilidad en los mercados bursátiles mundiales, con un peor comportamiento relativo de las bolsas europeas, que retrocedían más de un 5%, lastradas por el mal comportamiento del sector financiero, que acusaba los efectos negativos de los bajos tipos de interés en los márgenes de la banca, la escasa visibilidad regulatoria y los temores de pérdidas relacionadas con la inversión en el sector de la energía. Tuvimos un mejor comportamiento relativo de la bolsa española, que retrocedió algo más del 3,5% semanal.

En Estados Unidos, las caídas fueron más moderadas, pero mostrando una mayor debilidad en la parte final de la semana. Aun así, las bolsas estadounidenses acumulan caídas semanales superiores al 3%, mientras que la bolsa de Japón retrocede un 4% en la semana.

Índices Renta Variable, semana del 8 al 12 de febrero de 2016

Continuamos viendo un mejor comportamiento relativo de las bolsas de los países emergentes, que se benefician de la recuperación de los precios de las materias primas y de la debilidad del dólar. Las bolsas de los países emergentes han retrocedido en el entorno del 3% en la semana, con mejor comportamiento de Latam.

En cuanto a la renta fija, tras las caídas de rentabilidad de los bonos soberanos que vimos después de la reunión del Banco de Japón, apreciamos una mayor estabilidad, con un ligero retroceso semanal en los precios de los bonos soberanos y un peor comportamiento relativo del crédito corporativo.

Buena semana para los activos físicos, que han repuntado con claridad, especialmente el precio del oro, que sube un 5% en la semana y acumula ya una revalorización superior al 10% en el año. Los metales industriales también repuntan durante la semana y el crudo retrocede cerca de un 2%. La debilidad del dólar ha contribuido claramente al buen desempeño de los precios de las materias primas.

Para terminar, el dólar ha sufrido una fuerte corrección, al acusar los malos datos macroeconómicos publicados, que hacen menos probable que continúe la normalización monetaria por parte de la Fed al ritmo inicialmente previsto. El dólar retrocede un 3% en la semana frente al euro, mientras que el yen ha sido la divisa más fuerte de la semana.

En cuanto a los datos macroeconómicos publicados, en Europa tenemos que destacar las lecturas finales de los PMI de enero, que se situaron en línea con los datos preliminares. El PMI compuesto de la Eurozona se revisó una décima al alza, hasta niveles de 53,6 puntos. También tuvimos buenas noticias en el mercado de trabajo, con la tasa de desempleo en la Eurozona y en Alemania bajando una décima respecto del dato anterior, en niveles del 10,4% y 6,2% respectivamente. En España, el mes de enero nos dejó 57.000 personas más inscritas en las listas del INEM, por debajo de las 71.000 esperadas. Por último, la Comisión Europea bajó su previsión de crecimiento en 2016 para el área hasta un 1,7%, desde el 1,8% anterior. Se mantiene la previsión de crecimiento para 2017 en el 1,9%. Respecto a la inflación, la Comisión rebaja la expectativa para 2016 al 0,5%, desde el 1,0% anterior y la del 2017 pasa al 1,5%, desde el 1,6% anterior. Para España, aumentó sus estimaciones de crecimiento del PIB para 2016 y 2017 hasta el 2,8% y el 2,5%, pero sigue dudando de que se pueda cumplir el objetivo de déficit público para esos años.

En Estados Unidos, el ISM manufacturero de enero sorprendía a la baja, quedando de nuevo en terreno de contracción, hasta los 48,2 puntos desde los 48,4 esperados. Los datos de ingresos personales aumentaron un 0,3%, frente al 0,2% esperado y las ventas de vehículos volvieron a dar señales positivas. Por el contrario, las peticiones iniciales de desempleo superaban las expectativas de los analistas y la productividad del cuarto trimestre se desaceleraba hasta el -3%, peor que el -2% esperado y el 2,2% anterior. Los pedidos de fábrica de diciembre caían un 2,9% mensual (el peor dato desde diciembre de 2014), por debajo del -2,5% esperado. Hizo mucho daño la publicación del ISM no manufacturero, que decepcionó con una lectura muy por debajo de lo esperado, al situarse en los 53,5 puntos, desde los 55,8 anteriores. Por último, los datos de empleo del viernes mostraron una creación de empleo muy inferior a la anticipada, con la generación de 151.000 nuevos puestos de trabajo, frente a los 190.000 previstos. Los datos de diciembre se revisaron a la baja (en -30.000 empleos) y los de noviembre se revisaron al alza (en +28.000 empleos). La tasa de paro se redujo una décima, hasta 4,9%, frente 5,0% esperado. Los ingresos/hora aumentaron un +0,5% en el mes (+2,5% interanual), por encima de lo esperado, y el número de horas trabajadas a la semana también superó las previsiones (34,6 horas frente a las 34,5 previstas).

En China, que celebra su festividad del año nuevo y con los mercados cerrados durante la semana, el Caixin PMI de servicios subió al nivel más alto en 6 meses (52,4 puntos desde 50,2 en diciembre), mientras que el PMI manufacturero continúa por debajo de 50 por undécimo mes consecutivo. Las autoridades chinas continúan con políticas de oferta, relajando los requerimientos para acceder a préstamos hipotecarios.

Leer artículo completo de claves de la semana en bbvaassetmanagement.com...