El estilo de gestión de los fondos de renta variable europea está basado en una estrategia orientada a la búsqueda de valor. La selección de las ideas es por tanto prioritaria y para ello se hace especial hincapié en el análisis de los fundamentales de las compañías. Con el interés de optimizar los recursos, el equipo gestor está dividido en especialistas sectoriales de forma que cada miembro tiene pleno conocimiento de su sector, de los factores específicos que afectan al mismo, y es responsable de la selección de las mejores compañías posibles dentro de su universo.

Somos muy críticos con la valoración, no sólo en relación con el potencial que tienen las empresas o la oportunidad que pueden representar en cada momento del ciclo. Este punto es relevante ya que la maduración de las ideas que incorporamos al fondo es predominantemente de muy largo plazo. Creemos firmemente en la relación existente en la selección de ideas, su valoración y su puesta en valor a lo largo del tiempo. Sólo así entendemos que se puede construir una cartera asentada en compañías de muy alta calidad que sean generadoras de valor de forma recurrente.

Pero no sólo apostamos por el largo plazo a la hora de cristalizar el trabajo de valoración sino que, de la misma manera, somos pacientes a la hora de buscar los mejores precios de entrada para compañías que, siendo una buena idea, no ofrezcan los precios adecuados en un momento determinado del tiempo. Ese mismo análisis es aplicable también a la desinversión en aquellas ideas cuya oportunidad relativa o absoluta desparece con el paso del tiempo. Este es un factor crítico a la hora de seleccionar las compañías ya que conjugamos el valor potencial de los negocios con la oportunidad que supone apostar por ellos ante un determinado precio.

En cuanto al momento actual, creemos que la renta variable ha sabido sobreponerse a un período crítico en la historia reciente, apoyada en factores tanto endógenos como exógenos. El momento del ciclo que atravesamos es históricamente excepcional por la fase prolongada de tipos bajos a nivel global y el soporte que los distintos bancos centrales han dado a la recuperación económica mediante políticas económicas expansivas que han buscado recuperar la confianza y dar credibilidad a la recuperación económica.

En ese contexto, apostamos firmemente no sólo por el activo en general, sino por la renta variable europea en particular. Los motivos son muy concisos. En primer lugar, el apoyo incuestionable del BCE en el sentido de que su política cuantitativa debería permitir una sostenibilidad en la recuperación económica a la vez que incorpora una expectativa en la inflación más acorde a un ciclo de recuperación. En segundo lugar, aporta una serie de factores que le benefician particularmente pues se trata de una economía con un peso relevante en la exportación. Así pues, la depreciación del euro en su cambio con diversas monedas, principalmente el dólar, es un factor “viento de cola” que sin duda tiene un impacto neto positivo tanto en las economías como en los beneficios empresariales. Asimismo, la caída en el precio del crudo supone una transferencia de renta para los consumidores que debería trasladarse al crecimiento. Por último, el entorno de tipos bajos tiene visos de ser duradero y eso permitirá a los agentes continuar con su desapalancamiento a la vez que reducir el coste de la deuda, lo cual vuelve a ahondar en la idea de recuperación en la capacidad de gasto y en los beneficios de las empresas.

Todo ello nos hace creer que el momento es positivo para la renta variable y específicamente para la europea. Creemos que las valoraciones, aun siendo exigentes desde una perspectiva histórica, pueden seguir notando el efecto en precio del momento tan particular que vivimos y por otra parte de revisiones al alza en las estimaciones de beneficio. Por ese motivo, confiamos en los fondos de renta variable Europa como vía para diversificar carteras en un momento en el que la asunción de riesgos tiene sentido por el perfil de inversión en calidad y largo plazo que ofrece el producto de BBVA Asset Management.

AVISO LEGAL

En BBVA velamos por la claridad y la transparencia en la información que le ofrecemos. Todos nuestros gestores le facilitarán explicaciones claras y fáciles de comprender sobre las características del producto.

Este documento contiene información comercial y es independiente de la documentación que legalmente estamos obligados a entregarle antes de suscribir el fondo, por lo que no sustituye ni modifica al DFI/Folleto del fondo. La puesta a disposición de esta información no implica que le estemos presentando el servicio de asesoramiento en materia de inversión, al no haber tenido en cuenta sus circunstancias personales. Antes de suscribir el fondo, lea atentamente su DFI/folleto, que está disponible en  www.bbvaassetmanagement.com, así como en  www.cnmv.es. En caso de discrepancia entre la información contenida en este documento y la información legal del fondo, prevalecerá esta última. Puede que con posterioridad a elaboración del presente documento se haya modificado, mediante la publicación de un Hecho Relevante, algún elemento no esencial del DFI/Folleto del fondo, de ser así estaría disponible para su consulta en  www.cnmv.es. Le recordamos que el valor liquidativo del fondo de inversión puede fluctuar en contra del interés del inversor y suponer pérdida de la inversión inicial.