La economía española crece y, por primera vez desde el inicio de la crisis, se perciben riesgos al alza.
 
Las exportaciones seguirán liderando el crecimiento apoyadas por el progreso de las economías desarrolladas y la diversificación de destinos. 
 
El nuevo crédito aumenta, sobre todo a empresas, lo que contribuirá a consolidar la recuperación. 
 
El BCE debe ser más contundente para asegurar su objetivo de inflación, lo que facilitaría las ganancias de competitividad y el desapalancamiento en España.
 
La reforma fiscal debe propiciar una mayor transparencia, neutralidad y eficiencia con las que ayudar a crear empleo y a la sostenibilidad de las cuentas públicas .

 

 

BBVA  Servicio de estudios económicos. 

BBVA Research