Beka Asset Management
Beka Asset Management
Ahorrador ¿quieres ser socio de buenos negocios?

Ahorrador ¿quieres ser socio de buenos negocios?

1
Me gusta
1
Comentar
Guardar

Para un porcentaje muy significativo de ahorradores españoles, invertir en bolsa o en producto donde el capital no esté garantizado, es algo que no entra dentro de su estrategia de inversión.

Los típicos frenos para no invertir en bolsa

¿Razones? Muchas: algunos lo consideran muy arriesgado, otros lo desechan de forma sistemática sin pensar en la gran oportunidad que les puede brindar el acceder a los mercados financieros. Otros, puede que tuvieran alguna mala experiencia en el pasado por falta de información, por haber generado unas expectativas sobre rentabilidades que no se cumplieron, seguramente porque no conocían ni entendían en realidad dónde estaban invirtiendo. Y seguro que muchos otros por haber desistido, cuando las rentabilidades de sus acciones se pusieron por primera vez en negativo.

¿Pero todas estas razones son acertadas?

Según nuestra forma de verlo no lo son, y para cambiar esa percepción debemos:

  • Dejar de ver la “inversión en bolsa” como una forma de especular o apostar comprando acciones

  • y verla con otros ojos: “invertir en acciones a través de los mercados (bolsa)” ofrece la posibilidad de invertir en buenísimos negocios, en compañías en que confías porque seguramente muchas las usas en tu día a día.

Y nos deberíamos preguntar, ¿te gustaría ser uno de los dueños de negocios de calidad, como por ejemplo Amazon?

¿Es realmente la bolsa una inversión arriesgada?

Paradójicamente muchas personas que consideran la bolsa como una inversión arriesgada donde nunca se plantearán invertir, invierten en otros productos que consideran de menor riesgo por su seguridad y tranquilidad.

Pero ¿cuánta gente que se consideraba conservadora en cuanto al mundo de la inversión, invirtieron en su momento en participaciones preferentes, sellos, etc. con resultados desastrosos? productos que consideraron de poco riesgo por el simple hecho de no cotizar y no ver la fluctuación de su precio de forma continua, pero a través de los cuales estaban asumiendo un elevado riesgo.

Invertir en bolsa vs invertir en vivienda

Igualmente ocurre con la inversión inmobiliaria. Gran cantidad de ahorradores que se consideran conservadores invierten gran parte de su patrimonio en inmuebles, sin pensar que, dependiendo del tipo de bien, de la zona, etc., puede que haya que esperar meses e incluso años para conseguir vender un activo y no conoces cuál es el valor de tus activos inmobiliarios hasta que no te propones venderlos. En bolsa puedes recuperar tu dinero en tan sólo segundos y la bolsa te muestra qué valen tus inversiones en cada momento.

El hecho de no ver publicado el precio de determinados activos de manera continua puede dar una sensación de “falsa seguridad” y probablemente si se publicase el precio de los inmuebles de forma continua, así como las probabilidades de hacerlos líquidos de manera rápida cambiaría esa percepción.

No inviertes en bolsa, te conviertes en SOCIO

Hay que ver la bolsa con otros ojos: ser conscientes de que estamos invirtiendo en negocios y cuando lo haces, te conviertes en SOCIO de los mismos. Un socio confía en su empresa y debe dejar que lo demuestre y así poder madurar la inversión y tener claro nuestro horizonte temporal. Nadie en su sano juicio invertiría en montar su propio negocio para venderlo poco después.

Al invertir en renta variable te conviertes en socio de negocios (de forma minoritaria) y el principal elemento para ganar dinero suele consistir en:

  • Ser disciplinado en tu inversión
  • Tener un horizonte temporal de largo plazo
  • Seleccionar buenos negocios confiando en buenos equipos directivos

… de forma que si esos negocios evolucionan favorablemente nos veamos recompensados.

Todos nos hemos quedado deslumbrados en alguna ocasión por los grandes emprendedores, como Amancio Ortega en el caso español, Marck Zuckerberg, etc., que han conseguido levantar grandes negocios desde cero, ¿por qué un ahorrador no piensa que al invertir en bolsa se puede convertir en socio de estos grandes emprendedores?

Por ello, creemos que es importante cambiar esa forma de pensar, haciendo hincapié que al invertir en bolsa te conviertes en socio de grandes compañías, y eliminar esa otra forma de pensar, donde invertir en bolsa puede ser considerado sinónimo de especular, de acertar, de buscar el momento para entrar y para salir, más cómo si fuera un juego de azar que una inversión en sí misma.

Una estrategia de inversión centrada en CALIDAD

En Beka Asset Management centramos gran parte de nuestro esfuerzo en encontrar compañías cotizadas a las que acompañar en el largo plazo siendo socios en las mismas y beneficiándonos del crecimiento económico en ese largo plazo, compañías en las que buscamos encontrar buenos negocios en los que invertir.

En la actualidad Beka AM dispone de dos fondos de inversión de renta variable:

  • el fondo Beka International Select Equities FI, fondo de gestión activa, dónde la mayor parte de la cartera está compuesta por compañías con negocios de calidad, sostenibles, con ventajas competitivas y bien gestionados y otra parte de la cartera está compuesta por compañías con negocios sostenibles y con una valoración muy atractiva. El fondo es socio en alrededor de 45-50 compañías, compañías que deben cumplir nuestros criterios de selección para entrar dentro del mismo, así como para mantenerse dentro de él.
  • y el fondo Beka Optima Global FI, fondo que combina gestión activa y pasiva, que invierte en las principales bolsas del mundo en función de la aportación al PIB de cada país con el objetivo de beneficiarse del crecimiento económico mundial en el largo plazo a través de instrumentos que replican las mismas (ETFs), así como de forma directa en grandes compañías con alto dividendo y una razonable valoración.  Invirtiendo en este fondo te conviertes en socio de alrededor de 5.600 compañías.

En ambos fondos se puede invertir desde tan sólo 100 euros, siendo fondos apropiados para inversores con un horizonte temporal a largo plazo, donde se debe eliminar el ruido del mercado a corto plazo para evitar tomar decisiones precipitadas como consecuencia del mismo.

DESCUBRE NUESTROS FONDOS

0 ComentariosSé el primero en comentar
User