Estimado inversor, 

Finalizamos el primer semestre del año con una rentabilidad del 11,94% y un 43,99% desde el lanzamiento del fondo, que cumplirá dos años el próximo mes de septiembre.

Continuamos observando con cierta cautela la extrema polarización de los retornos en las diferentes temáticas. Del mismo modo, el mercado sigue respondiendo con mucha rapidez y cierta irracionalidad a los mensajes de los bancos centrales y los datos de inflación. Hemos comentado en otras ocasiones que pensamos que cualquier dato de inflación por encima del 2% es transitorio, ya que el cierre de las diferentes economías en 2020 y la vuelta la normalidad con la rapidez que se ha producido, ha provocado un desfase temporal entre la oferta y la demanda. Los países menos desarrollados siguen sufriendo los efectos de la pandemia en mucha mayor medida que los demás. Cabe recordar que la gran mayoría de los productos se producen en estos países y, por ende, hasta que estas regiones consigan volver a la normalidad, veremos falta de oferta y por lo tanto, si la demanda se mantiene estable o aumenta, subirán los precios. Si la evolución de la vacunación sigue el ritmo actual es muy probable que la oferta y la demanda consigan estabilizarse en los próximos 6-12 meses y volvamos a la situación de los últimos 10 años en los países desarrollados (bajo crecimiento, baja inflación, bajos tipos de interés).

En lo que respecta a nuestra cartera, continuamos tratando de aprovechar los movimientos cortoplacistas del mercado para generar retornos satisfactorios a largo plazo. En este sentido, hemos aumentado nuestra exposición en muchas de nuestras compañías de mayor calidad y en alguna de nuestras compañías de situaciones especiales como Blue Owl. Lo más destacado de nuestros movimientos es que hemos reducido la exposición a las compañías que más se han beneficiado de los movimientos procíclicos. Cabe destacar dos posiciones en el sector aeronáutico, Heico y Air Lease. Desde nuestro punto de vista, el mercado ha descontado casi todas las buenas noticias que se pueden esperar los dos próximos años y si bien, somos conscientes de la demanda latente existente, pensamos que el múltiplo es demasiado alto.

En lo que respecta a la segunda mitad del año, seguimos analizando múltiples compañías, pero observamos situaciones que merecen nuestra mención. En el caso de las situaciones especiales, la situación es compleja. Por un lado, la mayoría de las compañías que entraron en nuestro radar como consecuencia de la pandemia, presentan una valoración incluso superior a la de 2019. Esto se produce porque el mercado, al igual que nosotros, piensa que la demanda latente que lleva esperando dos años para volver a la normalidad, permitirá a los beneficios ser superiores a los de 2019 más pronto que tarde. Por otro lado, el riesgo de que la oferta y/o los márgenes no permitan a las compañías capturar toda esta demanda, es elevado, desde nuestro punto de vista. En lo que respecta a nuestras compañías de calidad, compañías en las que centramos la mayor parte de nuestra cartera, el primer trimestre nos permitió aprovechar las valoraciones para incrementar nuestra exposición, pero las revalorizaciones del segundo trimestre nos hacen ser algo más cautos. 

Seguiremos monitoreando el mercado para hacer los ajustes necesarios para generar los mayores retornos posibles en función del riesgo asumido.

Un saludo 

Javier Martín, CFA - Director de inversiones 

VER BEKA INTERNATIONAL SELECT EQUITIES