BNY Mellon IM - España
BNY Mellon IM - España
Brexit: Dos que fueron uno

Brexit: Dos que fueron uno

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

Después de que la Unión Europea (UE) aceptase prorrogar el plazo del Brexit británico durante seis meses (hasta el 31 de octubre), los críticos del Partido Conservador podrían alegar que los dos trimestres adicionales concedidos para alcanzar un nuevo acuerdo en realidad han sido uno, considerando que el primero se dedicó a la elección del nuevo líder de los conservadores.

Mientras las Spice Girls emprendían su gira de reencuentro, en el transcurso de la carrera por el liderazgo del Partido Conservador hemos visto cómo una decena de aspirantes se reducían a solo dos, y después a uno, tras coronarse Boris Johnson como primer ministro. Los políticos y afiliados conservadores que apoyaron a Johnson esperan fervientemente que no solamente propicie el reencuentro de un partido dividido, sino que además revitalice la estrategia del Brexit británico.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea es, sin duda, la cuestión más acuciante que debe abordar el primer ministro. Durante la carrera por el liderazgo, Johnson se jactó de su actitud de dureza comprometiéndose a sacar al Reino Unido de la UE a más tardar el 31 de octubre, posición que ha sostenido de manera congruente durante y después del referéndum de 2016.

Acentuación de la volatilidad

Mientras los mercados digieren las últimas noticias, lo más probable es que la volatilidad y la incertidumbre se acentúen, ya que las condiciones y las negociaciones del Brexit están marcadas por grandes interrogantes. Aunque no prevemos fluctuaciones masivas de los mercados (dado que Johnson era el claro favorito y su elección ya había sido prevista en gran medida), es de esperar que persista una mayor volatilidad en los mercados de la libra y de los bonos del Tesoro británicos en caso de agravarse la incertidumbre relativa al Brexit o si aumentan las probabilidades de un Brexit a las bravas.

El compromiso de Johnson de abandonar la UE como muy tarde el 31 de octubre podría tener un efecto ligeramente debilitador para la libra, salvo que pronuncie algunas declaraciones más conciliatorias acerca de las negociaciones con la UE. Por el momento, esto parece poco probable. El nuevo primer ministro se enfrenta a varios dilemas difíciles: aunque el no salir de la Unión Europea en la fecha prevista (o no salir en ninguna fecha) podría resultarle dañino políticamente, el Brexit a las bravas también podría ser muy perjudicial para la economía británica.

La economía manda

También es previsible una mayor volatilidad de los mercados si la UE rechaza negociar el acuerdo de retirada ya pactado. Desde una perspectiva monetaria, existe margen para que la libra siga cayendo. 

Aunque ya se debilitó considerablemente en las últimas semanas, también es posible que la divisa británica repita algunos de los mínimos históricos que registró justo después del referéndum de salida en 2016 en caso de que no haya movimientos en las posiciones de cualquiera de las partes para negociar la retirada. Dicho esto, en muchos aspectos la libra esterlina está barata, por lo cual su margen de apreciación sería probablemente mayor en caso de que un nuevo líder consiguiese orquestar un Brexit ordenado (o si consiguiese frustrar la hoja de ruta a un Brexit a las bravas).

Sin embargo, en general consideramos que el reciente retroceso de la rentabilidad de los bonos soberanos británicos se debe menos a la evolución del Brexit y más a tendencias económicas nacionales e internacionales más amplias. En los últimos meses, la rentabilidad de estos instrumentos ha venido cayendo igual que la de sus homólogos estadounidenses y alemanes. Así, mientras que desde una perspectiva de salida negociada o no el Brexit podría tener alguna repercusión sobre el rendimiento de los bonos, los principales factores son económicos: ralentización del crecimiento global, menor inflación y perspectivas de políticas monetarias más flexibles por parte de los bancos centrales.

 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User