BNY Mellon IM - España
BNY Mellon IM - España
El poder del interés compuesto

El poder del interés compuesto

0
Me gusta
4
Comentar
Guardar

Con independencia de sus objetivos de inversión concretos, muchos inversores en renta variable global reconocen el potencial del llamado ‘interés compuesto’ del beneficio a largo plazo. Este término técnico se emplea para describir el modo en que el beneficio, al reinvertirse, aumenta el potencial de generación de nuevos beneficios en el futuro.

El siguiente gráfico ilustra de forma simplificada cómo funciona el interés compuesto. En este ejemplo, un inversor compró 50 acciones de una empresa hace 30 años, cuando su cotización era de 10 €. Durante cada uno de los 30 años transcurridos desde la compra inicial, la empresa pagó un dividendo de 0,5 € por acción. El inversor utilizó la totalidad de los dividendos recibidos cada año para comprar más acciones de la misma empresa, pero no invirtió ‘dinero nuevo’ en ella, ni se hicieron reembolsos.

Por motivos de claridad, en este ejemplo asumimos que la cotización de la empresa se ha mantenido estática durante cada uno de los 30 años, y que el dividendo repartido cada año también ha permanecido inalterado. Además, el efecto de la inflación* no se ha tenido en cuenta, lo que tendría un efecto negativo en el valor de una inversión en el tiempo. En la realidad, las cotizaciones fluctúan continuamente y pueden tanto subir como bajar; de igual modo, los dividendos pueden mantenerse al mismo nivel durante periodos prolongados, pero la empresa también puede decidir elevarlos, recortarlos o incluso suspenderlos.

Ejemplo

  • El ejemplo muestra que el valor de la inversión aumenta desde los 500 € al comienzo del periodo hasta los 2.058 € tras 30 años, lo cual supone un aumento de 1.558 €.

  • En cambio, si el inversor hubiera optado por embolsarse el dividendo recibido cada año en lugar de reinvertirlo, hubiera recibido solamente 25 € en cada uno de los 30 años, por un total de 750 €.

  • A partir de lo anterior, puede deducirse que la decisión de reinvertir el dividendo recibido cada año potenció el valor total de la inversión en 808 €.

  • En otras palabras, el valor creado reinvirtiendo los dividendos fue superior al valor total de los dividendos recibidos de la inversión original de 500 €

El ejemplo habla de dividendos repartidos a los accionistas de una empresa teórica. No obstante, si una compañía retiene la totalidad o parte de sus beneficios (en lugar de repartirlos entre sus accionistas en forma de dividendo), es posible que dichos beneficios también generen una forma de crecimiento compuesto.

Ello se debe a que, habitualmente, una empresa retiene beneficio para invertir en su negocio con el fín de generar mayores beneficios en el futuro. A su vez, estos beneficios pueden reinvertirse nuevamente en la empresa con objeto de generar beneficios mayores en años siguientes, y así sucesivamente. No obstante, una noción generalmente aceptada es que la capacidad de una compañía para generar beneficios crecientes a largo plazo afectará significativamente a su cotización, y por lo tanto al valor de la inversión.

Otro factor importante a tener en cuenta es que, con el tiempo, la inflación (el ritmo al que suben los precios de los bienes y servicios en una economía) puede reducir el poder adquisitivo de una suma de dinero determinada. En otras palabras, un inversor necesitará que el valor de una inversión aumente con el tiempo para ‘absorber’ el efecto de la inflación, antes de que dicho crecimiento eleve el patrimonio del inversor.
 


  • Inflación: aumento generalizado y sostenido de los precios del mercado en el transcurso de un período de tiempo, generalmente un año. 

  • Ver glosario 

Información Importante
Esto es una promoción financiera y no constituye consejo o asesoramiento de inversión.
De no indicarse otra cosa, todos los pareceres y opiniones expresados corresponden al gestor de inversiones y no constituyen consejo o asesoramiento de inversión. BNY Mellon es la marca corporativa de The Bank of New York Mellon Corporation y sus filiales. BNY Mellon Investment Management EMEA Limited y cualquier otra entidad de BNY Mellon mencionada son propiedad de The Bank of New York Mellon Corporation. Walter Scott & Partners Limited está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido (FCA). Walter Scott & Partners Limited, One Charlotte Square, Edimburgo, Reino Unido, EH2 4DR. Registrada en Escocia bajo el número 93685. Este Fondo es un subfondo de BNY Mellon Investment Funds, una sociedad de inversión mobiliaria de capital variable (ICVC) con responsabilidad segregada entre subfondos. Registrada en Inglaterra y Gales, con el no IC27. El Administrador Corporativo Autorizado (ACD) es BNY Mellon Fund Managers Limited, registrada en Inglaterra y Gales con el no 1998251. Domicilio social: BNY Mellon Centre, 160 Queen Victoria Street, Londres EC4V 4LA Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido (FCA). Las inversiones no deben contemplarse a corto plazo y normalmente deben mantenerse como mínimo durante cinco años. En España, BNY Mellon Global Funds está registrada en la CNMV bajo el no 267. Emitido en España por BNY Mellon Investment Management EMEA Limited, BNY Mellon Centre, 160 Queen Victoria Street, Londres EC4V 4LA, Reino Unido, registrada en Inglaterra bajo el no 1118580. Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido (FCA). PC00478. Exp. 31 dic 2018. T6947 07/18

0 ComentariosSé el primero en comentar
User